Los Amantes Pasajeros: la estética de lo nuevo de Almodóvar

Los Amantes Pasajeros: la estética de lo nuevo de Almodóvar

Un fallo mecánico obliga a un avión en dirección a México a hacer un aterrizaje forzoso en Ciudad Real. Bajo este escenario se desarrolla Los Amantes Pasajeros, la última película de Pedro Almodóvar. La comedia transcurre dentro de un avión la mayoría del tiempo, y por lo mismo son pocas las ocasiones en las que dejamos de ver azafatas en la pantalla. Por lo mismo es que el consagrado director español quiso que tanto el uniforme de los auxiliares de vuelo, como los vestuarios de los pasajeros fueran piezas exquisitas y de estética recargada (tomando la estética una relevancia fundamental al igual que en la mayoría de sus cintas).

El máximo reto era que la ropa funcionara como en una fotografía, siempre a la perfección, pero sin agotar al espectador. Para Almodovar el vestuario es parte de la definición de un personaje, una herramienta para para la construcción que realiza el actor, pero en este caso debía funcionar de manera coral. De esta manera, Almodovar decidió trabajar de la mano de dos diseñadores: David Delfín y Tatiana Hernandez, quienes en conjunto levantaron la estética camp de la cinta.

Bvlgari se hizo presente en el avión enfundando a Cecilia Roth con joyas y complementos exclusivos tal como lo hicieran otras firmas para la misma actriz en trabajos anteriores junto al director español. Por su parte, David Delfín llevó a cabo un trabajo de lujo. Investigó en la historia de los uniformes aéreos para aprender de protocolo y diseño. “Los azafatos no paran, parece una olimpiada”; cuenta el diseñador, y continúa : “En algunos momentos están con las patas para arriba y, claro, las camisas estaban más tiempo fuera que dentro del pantalón, por eso las convertí en bodies”.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta