Entrevista a Thiare Román y Edgar Valdés, organizadores de la Harajuku Fashion Walk Chile

Entrevista a Thiare Román y Edgar Valdés, organizadores de la Harajuku Fashion Walk Chile

“Queremos incentivar la libertad de expresión, la libertad de poder usar la ropa que uno desee. Hacerlo sin barreras, sin censuras”, explican Thiare Román y Edgar Valdés, directores de @kawaiianarchy, la comunidad chilena dedicada al fashion street y cultura nipona, que se encarga de organizar la Harajuku Fashion Walk y que el pasado 27 de octubre celebraron la versión número trece.

En esta oportunidad, la dupla de organizadores llegó hasta el Eurocentro, punto de encuentro, con unos marcianos inflables de más de metro y medio de altura en colores verde y rosado, con los cuales guiaron el desfile hasta el Parque Forestal. Es que una de las diferencias y esencias de esta muestra fashionista, es que no se realiza sobre una pasarela, sino que en las calles de la ciudad. Así, algunas avenidas de Santiago Centro se transformaron en el escenario principal de aquellos que quisieron mostrar, una vez más, su moda y visibilizar el hecho de que es su vestimenta diaria y no simplemente un look preparado para la actividad.

Si bien en esta oportunidad el evento era temático y se invitaba a lucir un outfit inspirado en la galaxia, los aliens y las constelaciones, lo cierto es que no era obligación, ya que la idea de la Harajuku es “que las personas se sientan cómodas con lo que quieran vestir”.

-¿Cómo definirían la Harajuku Fashion Walk?
Esto es una marcha, en la que queremos demostrarle al mundo que existen modas distintas a las que se conocen y acostumbran ver. Es una novedosa manera de exponer gustos y estilos de vida. La Harajuku Fashion Walk representa una tarde en la que todos los amantes del japonés y cultura nipona pueden salir a lucir sus mejores looks. Además es una instancia para que todos los que amamos esto, podamos reunirnos y estar juntos, sobre todo al final de la caminata, ya que se genera un momento para compartir mediante los concursos que se hacen, los premios que se entregan o las sesiones fotográficas que se realizan.

-¿Por qué nace la idea?
Si bien esta idea viene de Japón y se inspira en los llamados a reunirse en la estación Harajuku y pasear por las calles de Tokio vistiendo atuendos diferentes, entretenidos y personalizados, lo cierto es que acá en Chile, el concepto se disfrutaba hace más de 10 años, pero por falta de comunicación luego de perdió. Después de un tiempo, unas amigas decidieron tomar esta onda y ver si la gente se unía. Finalmente tuvo un muy buen recibimiento y nosotros seguimos con el legado y estamos celebrando la actividad número trece.

-¿Cuál es el objetivo?
Que la gente se sienta cómoda y tenga un momento en el que pueda explayarse a través de la moda (siempre orientados a lo que es Japonés). Con la Harajuku en Chile, queremos visibilizar, que la gente del país, específicamente la de Santiago porque acá se realiza, conozca esta moda y se le comience a hacer cotidiana.

-¿Y por qué comenzaron con esto de las temáticas?
Si bien hay varios estilos metidos en esta cultura, hay góticos, visuales, kawaii, lolitas, gente más punk, decidimos hacer algo temático para ver si las personas quieren abrirse más a participar e integrar la comunidad. La verdad es que esta no es la primera vez en la que existe un tema, sino que la tercera. La vez pasada fue una Harajuku de polka dots, en las que las personas venían con sus tendencias habituales, pero incluían en estas los lunares y también existió una Yōkai, inspirada en la mitología japonesa, específicamente en sus bestias o criaturas.

-¿Para quiénes está dirigida? ¿existe una edad límite?
La verdad es que no. Acá verás tanto gente de 35 como niñas de 13. Generalmente vienen las mamás con sus hijos y les gusta. Por ejemplo hay una señora que acompaña a su hijo y que siempre nos agradece el que generemos estas instancia para las personas y específicamente para los adolescentes.

-Pese a la aceptación que tiene por parte de su comunidad, lo cierto es que Chile aún es muy clásico. Frente a esto, ¿cómo se toman las críticas o comentarios de la gente que pasa por al lado de ustedes y los mira raro o de frentón señala que están disfrazados?
Las tomamos como un desafío, porque eso es justamente lo que queremos terminar de erradicar. Las personas hablan o comentan en base a la ignorancia, más que por mala onda. Igual, antes era peor, porque la gente te atacaba e incluso te humillaba. Ahora las personas, muchas veces tímidamente, se acercan porque quieren saber y entender el contexto y preguntan ¿por qué están vestidos así?, ¿hay una fiesta? y nosotros les decimos la verdad, es decir, que nos vestimos así en el día a día. Cuando escuchan la respuesta, quedan loquísimos, anonadados.

Comentarios
Kevin Cortes
Kevin Cortes

Estudiante de Periodismo con mención en Comunicación Digital. Realizó su práctica profesional en Revista Mujer LT. Ama la moda y el styling masculino.

También te puede interesar

Deja una respuesta