Hiroshima Chic, la colección clave para entender a Rei Kawakubo

Hiroshima Chic, la colección clave para entender a Rei Kawakubo

En un mundo donde la moda rápida no cesa, pese a los esfuerzos de algunos por crear conciencia y donde la colección más exitosa equivale a la más vendida, tenemos pocas oportunidades de ver originalidad, anarquía y un sistema propio de éxito. Por eso, la gala/exhibición principal del MET de este año con Rei Kawakubo representa un hito, no solamente por tratarse de la segunda diseñadora viva en ser homenajeada, sino porque a diferencia de muchos de sus pares (quienes la respetan altamente), Kawakubo no le besa el trasero a ninguna revista o personaje. Para comprender su estilo, miramos al pasado con uno de sus grandes hitos: la colección S/S 1982, llamada popularmente “Hiroshima Chic”.

En numerosas entrevistas, Yohji Yamamoto ha relatado cómo la II Guerra Mundial se llevó a su padre Fumio, quien fue reclutado contra su voluntad por el Imperio. Su propio nacimiento también fue moldeado por la sombra de la bomba atómica que azotó Hiroshima en 1945, un suceso que además ha sido constantemente su inspiración en la moda, ya sea a través del “arrogante y discreto negro”, así como las siluetas y colecciones. Para Issey Miyake, la bomba fue aun más cercana: el diseñador tenía 7 años cuando cayó en Hiroshima, raramente destacando esta parte de su vida en entrevistas. Pero tres años después del hecho, su madre murió por exposición a la radiación y en una oportunidad, Miyake diría que “al cerrar los ojos, aun veo cosas que nadie debería ver”. Para Kawakubo, este background también representa su propia esencia, una que podría bien explicar el alma principal de los vanguardistas japoneses, los mismos que hacia fines de los años ’70 desembarcaron en Occidente llenando de nuevas ideas y formas la moda, transformándola para siempre.

Kawakubo lanzó en 1981 su primera pasarela en París, la cual consagraría la colección S/S 1982. Conjuntos en negro, siluetas deconstruidas, prendas con agujeros y gran volumen; así veía occidente el nacimiento de una revolucionaria que para la prensa mostraba a “cuervos”, un estilo inspirado en vagabundos y por supuesto, el concepto con el que apodaron a la colección, el de Hiroshima Chic. Ya no se trataba de dar con la última tendencia; para Kawakubo y el resto de sus compatriotas, la atemporalidad era tan importante en 1982 como ahora y el tener prendas duraderas que puedan llevarse 10 años después, también. La propia Rei –quien nunca quiso aprender a hablar inglés-, es un ejemplo potente sobre cómo lograr establecerse con fuerza, convicción y honestidad frente a un sistema que varias veces decepciona al más creativo de los artistas. Por eso y más, lo del MET es un hito más allá de los trajes que de seguro llevarán con incomodidad e incomprensión las celebridades en su gala.

Fotos: Victoria & Albert, MET, Pinterest.

Comentarios
Andrea Martínez Maugard
Periodista y Magister en Comunicaciones. Creadora de Martirio's Way, un blog donde une la moda, la música y el cine, temas que mezcla de vez en cuando a través de sus posts en Viste la Calle.

También te puede interesar

Deja una respuesta