El boom de los animales en estampados

El boom de los animales en estampados

Décadas atrás, el animal print se instaló como una opción “osada” de llevar prendas al estilo de leopardos, cebras o tigres en abrigos, pantalones, blusas y vestidos, aunque también se extendió a los accesorios. Como toda tendencia, polarizó a aquellas que amaron en exceso esta idea –léase “La Tigresa del Oriente”, por ejemplo-, y a quienes no se convencen de la elegancia o sutileza que pueda tener o no una prenda del estilo. Pasaron los años y el animal print se convirtió en algo más dentro de la moda, demostrando su versatilidad al ser adoptado tanto por señoras elegantes como por punks. Pero es hoy otro tipo de estampado animal el que se ha tomado blusas, vestidos, chalecos y mucho más; el protagonizado por caballos, renos y pájaros como parte de una nueva generación que siempre piensa en el pasado para vestir.

En los años ’60, fue la empresa textil Gant una de las primeras en introducir al mercado blusas femeninas con pequeños pájaros estampados. Pronto aparecieron otras marcas que dieron sus propias versiones, aunque el boom se instaló por completo décadas después, de la mano de Stella McCartney para Chloé; la colección primavera verano 2001 de la firma mostró vestidos cruzados y otras prendas con estampados de caballos, a modo de homenaje a la propia madre de la diseñadora, Linda McCartney, quien amaba estos animales. El resultado: locura entre las famosas y amantes de la moda, apariciones en series de tv y cine como “Sex and the City” y Kate Moss modelando épicamente el vestido turquesa de la colección en “Vogue”.

Hoy vivimos en pleno idilio entre la moda y las tendencias retro, y poco a poco se comenzaron a ver los mismos chalecos de los ’60 y 70’s con bordados de reno o pájaros, lo que para el verano u otra época del año se canalizó en vestidos y blusas. Para la temporada primavera verano 2010, la firma Miu Miu mostró en la pasarela un verdadero homenaje a los pájaros estilo ’60 en estampados sobre estampados, los que también fueron todo un éxito y ayudaron a que el estilo se masificara. No pasó mucho tiempo antes que Jonathan Saunders, Emma Cook y House of Holland dieran sus propias versiones, e incluso Alexa Chung para Madewell propuso estampar poleras con murciélagos. Hoy aparecen en todos lados, para gusto o disgusto de las consumidoras, aunque aun no sabemos hasta donde llegará la tendencia. Si quieres encontrar prendas de este tipo, en Asos, TopShop y Nostalgic las hay por montones, sin mencionar en la ropa usada.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta