VLC Man: Macaronis, moda británica del siglo XVIII

VLC Man: Macaronis, moda británica del siglo XVIII

Maraconi era llamado, a mediados del siglo XVIII, cualquier hombre que se vistiera y hablara de manera exageradamente amanerada. En la época, un macaroni era cualquiera que, además de vestir con exageración, amar la comida y los juegos de azar, viajara por Europa, sobre todo por Italia, en el Grand Tour —un itinerario de viaje por Europa emprendido por jóvenes de la clase alta europea—. Gracias a este viaje, los jóvenes británicos pudieron conocer los encantos italianos, quedando prendados de los macaronis, un tipo de pasta italiana muy poco conocida en Gran Bretaña durante la época.

Con el tiempo, los macaronis formaron el Macaroni Club, que aunque no era un club formalmente, sí adhería nuevos miembros basándose en la apariencia estética y los pasatiempos. El historiador británico Paul Langford escribe en su libro A Polite and Commercial People (1989) que “los macaronis se formaron a partir de una sociedad de entusiastas de la cultura italiana decididos a mostrar su desprecio por los valores representados por el Club del Bistec”. El Club del Bistec es el nombre que varios grupos de hombres le dieron a sus reuniones en las que celebraban el bistec de ternera como símbolo patriótico.

Al contrario de El Club del Bistec, los macaronis optaron por una forma de vida abiertamente europea. En términos de vestuario, el macaroni se caracterizó por vestir un traje elaborado, el que consistía en pantalones cortos y ajustados, grandes pelucas, zapatos delicados y pequeños sombreros. Sus pelucas eran tan grandes que el sombrero solo podía ser manipulado con espadas. Todo esto, sumado a sus maneras femeninas, les otorgó el desprecio de muchos. La Oxford Magazine de 1770, por ejemplo, escribió sobre ellos: “Es una especie de animal, ni hombre ni mujer, una cosa de género neutro, que últimamente ha estado entre nosotros. Se llama macaroni. Habla sin sentido, sonríe sin ser cordial, come sin apetito, cabalga sin ejercicio, y corteja muchachas sin pasión”.

Aunque la extrema pomposidad del macaroni le valió la aversión de la tradicionalista cultura británica, lo cierto es que su influencia tardía caló más hondo, siendo considerado el antecedente directo del dandy. Así que, aunque despreciados en su contexto, no hay duda de que los macaronis dejaron un legado importante, sobre todo tomando en cuenta su actitud opositora y rebelde al modelo masculino imperante en la época, que gustaba de juntarse en clubs para venerar la carne como símbolo patrio.

Imágenes: wikipedia.org/ tumblr.com/ fashion-era.com/ mrkash.com/ estherlederberg.com/ dandysme.eu

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta