La evolución del traje de Batman

La evolución del traje de Batman

Batman es uno de los superhéroes más famosos del siglo y, durante los últimos 30 años, se han producido varias producciones para la pantalla grande que muestran el constante interés de los directores por el mundo de ciudad gótica. Debido al reciente estreno de la última serie que ronda esta metrópoli, Gotham, hacemos un repaso por los trajes de Batman desde la primera producción de 1943, hasta nuestros días. 

El primer actor en interpretar a Batman fue Lewis Wilson. Batman (1943) es una serial compuesta de 15 capítulos, pero lanzada en formato película. En los capítulos, Lewis Wilson figura con el traje de Batman más rudimentario de todos: un traje de algodón gris cubierto por calzoncillos de terciopelo negro, detalles del mismo material, como el murciélago en el pecho o los guantes, y botas de gamuza. Además, un grueso cinturón color dorado en la cintura. Encima, una capa y un gorro con la forma de murciélago de un material no más elegante que el algodón.

Batman and Robin (1949) también está compuesta de 15 capítulos. En esta segunda versión, Robert Lowery interpreta a Batman. Sin embargo, el traje de este superhéroe no evoluciona desde la entrega anterior: tanto el diseño como los materiales son el mismo.

El primer gran cambio en el vestuario del personaje llega con la televisión a color. Adam West encarna a Batman en la serie de televisión homónima producida durante la década de los 60’s. La posibilidad de color le agrega vivacidad al traje de Batman, ya no compuesto solamente por colores oscuros, sino también por amarillo. El signo del murciélago al centro de la parte posterior es demarcado por un ovalo amarillo, y el cinturón destaca por la notoriedad del mismo color, junto con la elaborada hebilla dorada con la inscripción del murciélago. Otros cambios son que la máscara se diseña en goma, la capa es de terciopelo, y los detalles que antes eran negros ahora pasan a ser azul marino.

Mucho tiempo pasó para que una nueva adaptación del comic se viera en la pantalla grande. En 1989 se estrena Batman, la película dirigida por Tim Burton, cuyo rol protagónico lo toma Michael Keaton —repitiéndolo más tarde en Batman Returns (1992)—. Este es el primer traje de Batman elaborado con materiales más resistentes. El diseño de vestuario estuvo a cargo de Bob Ringwood, quien confeccionó un traje completamente de goma. El azul marino vuelve a ser reemplazado por el negro, pero el amarillo se queda en el signo del murciélago y el cinturón.

Pocos años después, Joel Schumacher toma la dirección de Batman Forever (1995), cuyo papel protagónico es interpretado por Val Kilmer. Bob Ringwood vuelve a estar a cargo del diseño de vestuario, esta vez ayudado por Ingrid Ferrin. Para esta versión, los detalles del cuerpo marcados en el traje se intensifican: el traje moldea el cuerpo del actor en toda su extensión. Los detalles del logo y del cinturón también se modifican: el murciélago aumenta el trazo de sus alas, y el cinturón se estiliza.

George Clooney toma el papel de Batman en la siguiente entrega de Schumacher Batman & Robin (1997). En esta cinta, Ringwood abandona la producción de vestuario y deja a Ingrid Ferrin y Robert Turturice a cargo. Ellos recuperan el brillo azulado del Batman de los sesenta. El traje de Clooney le quita preferencia a los detalles tan marcados en el cuerpo, modernizando el diseño. Tampoco sobrevive el amarillo: tanto el logo como el cinturón toman el color del traje, resultando en un diseño monocromo con relieves.

Probablemente el traje más moderno de todos haya llegado con la producción de Christopher Nolan. El vestuario de Batman —protagonizado por Christian Bale— estuvo a cargo de Lindy Hemming en las tres entregas consecutivas: Batman Begins (2005), The Dark Knight (2008) y The Dark Knight Rises (2012). Para este nuevo Batman, el traje experimenta varios cambios. Los detalles del cuerpo marcados en el traje se estilizan y pierden verosimilitud: ya no quieren asimilar un cuerpo tonificado, sino dibujar las líneas por donde irían las marcas, pero sin seguir el curso exacto. El murciélago se agranda, pierde la delimitación del óvalo, y pasa a ser un relieve sobre el pecho. El traje se vuelve más una armadura que un disfraz, como claramente estaba diseñado en las primeras producciones.

La evolución desde el primer traje hasta el último muestra el avance del trabajo que el diseño de vestuario ha experimentado duramente los años. El uso de materiales cada vez más elaborados expone el avance desde un traje rudimentario en telas básicas, hasta uno compuesto por un material lo suficientemente grueso como para ser considerado una armadura.

denofgeek.com/ imdb.com

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta