La exhibición “Birds of Paradise” en Bélgica: Un tributo a la elegancia de las plumas en el mundo de la moda

La exhibición “Birds of Paradise” en Bélgica: Un tributo a la elegancia de las plumas en el mundo de la moda

Hasta el próximo mes de agosto, el Museo de la Moda de la ciudad de Amberes, en Bélgica, estará exhibiendo su más reciente muestra dedicada a la historia de las plumas y su uso en prendas como vestidos, abrigos, zapatos, tocados, sombreros y accesorios de moda y alta costura. Desde los tocados de pluma de garza de Coco Chanel, hasta las plumas teñidas por Christian Dior y los emplumados voluminosos de Cristóbal Balenciaga, la muestra también incluye el trabajo de diseñadores como Yves Saint Laurent, Alexander McQueen, Anne Demeulemeester y las esculturas de la artista visual Kate MccGwire. Karen Van Godtsenhoven, la curadora de Birds of Paradise en Amberes, conversó con nosotros para explicar y describir un poco más acerca de esta colección que después de su despliegue en Bélgica viajará a Londres, al museo de arte de Bowes.

-¿Cómo te convertiste en curadora de exhibiciones de moda?

-Siempre me gustaron los libros, así que estudié Literatura… pero nunca hice un curso de modas. Siempre estuve interesada en los estudios sociales de género y en el mundo de la moda como fenómeno cultural. Básicamente amo los libros, las bibliotecas, los museos y por supuesto el mundo del vestuario, así que soy muy feliz de poder combinar mi pasión por la investigación con temas relacionados a moda.

-¿Qué simbolizan las plumas en el vestuario moderno y antiguo?

-En el diseño de moda de Europa Occidental –que es diferente al de Latinoamérica y África, donde este elemento se usaba como parte de vestimentas tradicionales–, las plumas se utilizan como un símbolo de estatus, riqueza y lujo por la reina Isabel I desde el siglo XVI. Después, en el siglo XIX hubo un resurgimiento por las prendas y accesorios que ocupaban este elemento, el cual llevó al límite el uso de plumas de avestruz. Como consecuencia, las aves silvestres fueron protegidas.

A principios de 1900 las plumas volvieron a ser utilizadas como un signo de elegancia gracias a los sombreros y tocados de Coco Chanel. En los ’30 fueron un signo de glamour de Hollywood y en los ’60 sinónimo de libertad y emancipación. Ahora las plumas destacan por su ligereza, elegancia y feminidad, y se usan principalmente en el mundo de la alta costura, por lo que continuan siendo un signo de estatus. A pesar de eso, también se pueden utilizar en un sentido un poco más humilde y cotidiano, como en las prendas de Ann Demeulemeester.

-¿Cuál es la importancia de los accesorios de hoy, en comparación con los que usaban plumas en las década de los año ‘20 y ’60?

-En los años ‘20 las boas de plumas eran parte importante de la vida nocturna y las noches de jazz; un signo de la frivolidad y baile desmedido que era parte de la década. En 1960, otra revolución similar remeció a la sociedad con la liberación de las mujeres y la libertad sexual, lo que implicó que las plumas pasaran a representar ligereza y elegancia femenina [como los abrigos, tocados y vestidos que usaba la actriz Marlene Dietrich]. Hoy día las plumas se usan en accesorios para dar otro testimonio: las plumas de gallo negro lucen más modernas y se usan hasta en collares; otras se pintan en bolsos o vestidos. Su utilización puede tener una gran variedad de significados; todo depende del tipo de pluma y la forma en que se use por el diseñador.

-¿Cómo preparas una exhibición como Birds & Paradise? ¿Cuáles fueron los pasos previos al montaje y la apertura en sí de la muestra, y cómo se sustenta en término de cuidado para las distintas plumas que visten los abrigos, accesorios y vestidos de la exposición?

-Tuve alrededor de un año para prepararla, pero en ese entonces estaba trabajando en otras exposiciones también, así que no fue un año completo. Lo que hice fue hablar con otros museos y casas de moda para ver qué piezas de plumas tenían, en paralelo con una investigación histórica sobre plumas basada en otras curatorías del mismo tema. También trabajé en conjunto con el arquitecto que diseñó la exhibición y con la artista Kate MccGwire, quien instaló sus esculturas en distintos espacios de la exposición. ¡En realidad fue un proceso muy diverso e intenso!

En cuanto al tratamiento de las plumas, lo que hacemos es cuidar los pelos y los elementos que sujetan la pluma a la prenda. Debido a que son productos de origen animal, estas piezas también necesitan pasar por un periodo de cuarentena por las infecciones que puedan generarse mediante el contagio con insectos. Además se cuecen al vapor –con vapor de agua fría– para refrescarlas. Este es el único tratamiento “cosmético” que pueden conseguir sin ningún daño.

Birds of Paradise: Plumes & Feathers in Fashion” cuenta con 120 piezas entre ropa como vestidos, abrigos y trajes, y accesorios como zapatos, tocados y sombreros. Su objetivo es elevar el sentido común y corriente que hoy se pueda entender por el uso de plumas en moda y rescatar el refinamiento, la elegancia y el romanticismo de épocas anteriores y demostraciones actuales, como los trajes de alta costura de Alexander McQueen y las esculturas de plumas de Kate MccGwire. Más información sobre este exposición se puede encontrar en el siguiente link.

Fotos cortesía del Museo de Moda de Amberes.

 

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta