Libertine, la marca de lujo rebelde

Libertine, la marca de lujo rebelde

Muchos saben que el proceso de selección de marcas para ingresar al inventario de Bergdorf Goodman es uno de los más exigentes del mundo. La famosa tienda de lujo neoyorquina de gran tradición, tiene a Linda Fargo como santa patrona de antiguas y nuevas marcas que aparecen aportando sus estilos al imaginario de la moda, donde se asoma una firma liderada por Johnson Hartig: Libertine.

Distinta al resto de las tradicionales marcas de lujo, Libertine tiene un estilo muy ecléctico en cuanto a texturas y estampados se refiere y no solo ropa femenina, sino también masculina. En las vidrieras de Bergdorf aparecen los sweaters pintados de Libertine, los vestidos manchados y combinados con sombreros de piratas o maquillajes corridos, varias iniciativas que surgen desde un pasado artístico.

Hartig fundó la marca el 2001 y colaboró con Damien Hirst, lanzó cápsulas con Target y se especializó en llamar la atención con su ropa, que fue apoyada por Anna Wintour y John Galliano. Hartig toma piezas vintage o se inspira generalmente en este imaginario para construir cualquiera de sus colecciones, sin esa nostalgia típica por el estilo; al contrario, lo hace mirando siempre el futuro y dejando en las pasarelas lo más original relacionado al lujo.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta