Entrevista a Andy Lin, el fotógrafo detrás de “The Self Portrait Project”

Entrevista a Andy Lin, el fotógrafo detrás de “The Self Portrait Project”

Colaboración desde Nueva York por Paola Pietrantoni y Manuela Donoso.

Andy Lin empezó su carrera como fotógrafo documentalista, para luego empezar a trabajar en el mundo de la moda. Fue a partir de estas dos experiencias que empezó el proyecto “The Self Portrait“, una interesante propuesta basada en la observación del cómo controlar tu propia imagen ante un auto retrato. El resultado es un trabajo en constante proceso de desarrollo, que busca capturar el espíritu de la época en Nueva York.

“The Self Portrait Project” se trata esencialmente de una especie de una cabina fotográfica que utiliza un gran espejo de dos vías, con una cámara montada en el lado transparente y el usuario situado al otro lado del espejo. Usando un disparador y el reflejo del espejo, cada persona decide cómo y cuándo sacar su propia foto. El modelo se transforma en el fotógrafo.

Darle a alguien que está acostumbrado a que le saquen fotos, la oportunidad de documentar su propios gustos bajos sus propios términos produce imágenes que abordan temas que van desde la vanidad hasta la inseguridad, el empoderamiento y la auto-conciencia, la superficialidad y la sustancia. El modelo que se transforma en fotógrafo y pulsa el disparador, es enteramente responsable de las imágenes que se crean de sí mismo.

¿Cómo nace la idea del proyecto?

El Proyecto Autorretrato comienza con una premisa metafórica: que para catalizar una inercia curadora y positiva en el mundo, primero hay que verse a sí mismo honestamente en el espejo, y luego, asumir la responsabilidad de lo que uno ve.” explica el fotógrafo. Fue básicamente una inspiración del momento, y hace tiempo venía pensando en la idea de trabajar la desnudez del retrato, la honestidad de la imagen: en el auto-retrato la gente controla su propia imagen.

La gran diferencia de trabajar en moda es que tú das las indicaciones de cómo moverse/posar a un modelo, en cambio, en el sefl-potrait tú controlas como quieres verte y quieres que te vean los demás. De hecho, las modelos con las que trabajo no les gusta el auto-retrato, porque no saben cómo moverse sin “direcciones”.

¿Te quedas a mirar a la gente cuando se auto-retrata?

Sí, porque la gente cambia radicalmente cuando se autoretrata, disfruto mucho viendo esa vulnerabilidad frente al control de su imagen, me siento como un cuidador que los observa a los lejos

Espacio/experiencia favorito donde has llevado el proyecto:

En el Museo de Brooklyn, tuve la suerte de tener una instalación interactiva, donde la gente autoretratada venía proyectada en una gran pared, la gente hizo fila para sacarse fotos!

¿Dónde y cuántas veces has hecho estas instalaciones?

El proyecto vive en constante itinerancia, ahora por ejemplo está en un bar recién inaugurado, “Passenger Bar” en Brooklyn. Hasta el momento he montado la instalación 209 veces. He colaborado con Carrie Parry construyendo su look book, y para Stella Mccartney en su fiesta de cierre de colección. Creo que el concepto puede ser llevado a distintas instancias.

¿Qué se viene en el futuro para Self-Portrait?

Me gustaría llevar el proyecto a lugares donde nunca antes se ha hecho algo similar, a través de la experiencia como documentalista me doy cuenta que el modo de cómo vemos a la gente en lugares de conflicto tipo político o religioso, es un fragmento de cómo la gente realmente es día a día. Me gustaría documentar esa realidad que no todos vemos, y darle un giro positivo, dar la posibilidad de auto-retratarse libremente, sin sentirse bajo el ojo de la prensa extranjera.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta