El debut de Alexander Wang en Balenciaga: WANGLENCIAGA

El debut de Alexander Wang en Balenciaga: WANGLENCIAGA

Cuando se nombró a Alexander Wang como el sucesor del popular Nicolas Ghesquière en la dirección creativa de Balenciaga, editores, blogueros y toda la industria se aventuró a dar sus propios pronósticos sobre el resultado de la llegada del neoyorquino a una de las casas de moda más tradicionales. Que un joven de 29 años no iba a poder con la tradición de una marca ícono, que la filosofía de diseño de Wang no se conciliaría con la de Balenciaga, etc. Los más optimistas auguraban que el instinto comercial de Wang vendría a renovar la marca, a hacerla más fuerte y continuar el trabajo de Ghesquière, quien había convertido varias piezas Balenciaga en hits del streetstyle. El día más esperado de toda la temporada de desfiles, el día crucial en que veríamos cuáles eran los pronósticos más acertados, llegó hoy y se materializó en un desfile íntimo en París, donde Alexander Wang mostró a un selecto grupo de editores de moda y compradores la colección Otoño Invierno 2013.

La colección fue discreta, limpia, correcta, modernizadora de la estética Balenciaga, pero con respeto por las raíces y elementos fundamentales de la marca. Wang tomó los códigos de la casa Balenciaga para reinterpretarlos de manera minimalista, incoporándole elementos de la silueta y filosofía de su propia etiqueta.

Todas las piezas de la colección son usables, nada de fuegos artificiales y diseño intrincado. Referencias deportivas, un juego sutil de volúmenes,  una paleta de colores dominada absolutamente por el blanco y el negro, fueron los elementos de una colección fuerte, pero al mismo tiempo femenina y elegante. Una inteligente primera colección que fusionó lo mejor de Balenciaga con bríos de la estética Wang.

 

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta