Entrevista a Diego Cajas, diseñador chileno: “Siento que no puedes crear algo sin saber a profundidad lo que estás contando”

Entrevista a Diego Cajas, diseñador chileno: “Siento que no puedes crear algo sin saber a profundidad lo que estás contando”

Foto: Jorge Valenzuela

Sin límites de género, diseñando con conciencia de una realidad propia y local que no muchos toman como referente y además, también ideando ropa infantil en el camino. Diego Cajas lleva poco tiempo como diseñador, pero en estos años ha conseguido hitos que acumula silenciosamente. El 2016 viajó a Brasil para formar parte de Casa de Criadores en el marco de ModaLab, instancia que permite que egresados de INACAP puedan mostrar su trabajo en esa reconocida pasarela. Paralelamente, Diego se nutre de una subcultura desencadenada en Chile gracias a House of Keller, algo que también aprovechamos de revisar a través de esta entrevista.

– ¿Cómo llegaste al Diseño de Vestuario?

Siempre digo que nunca quise estudiar Diseño porque en mi mente siempre fue tomar el camino de las Artes o la Fuerza Aérea, luego Arquitectura, Teatro y un montón de cosas. Diseño de Vestuario llegó a salvar mi vida después de haberme disgustado con el arte; entré a estudiar y me salí, no era lo mío y para ser milico ya era muy tarde. Mi otra opción era Vestuario; me costó casi un año el decidirme a entrar.

-Dentro de tu corta pero prolífica carrera, vemos por lo menos la creación de tres colecciones, las cuales siempre esconden un concepto y estudio muy profundo. ¿Cómo llegas a idear propuestas como las de Cierra la Puerta, pensando en niños con trastornos psicóticos y Anónimo, a partir de egocentrismo?

Llevo cuatro colecciones: Anónimo, Cierra la Puerta, O/I y Pabellón; ahora estoy trabajando en otra colección y paralelamente, en una colección cápsula colaborativa con Igor Ruz. Los motivos e inspiraciones para cada una vienen de vivencias, de momentos, de miedos y realidades vividas; todo nace desde mi experiencia. Siento que no puedes crear algo sin saber a profundidad lo que estás contando. Debes enseñar lo vivido, eso te hace coherente y real, no puedes pretender algo con sentimientos solo porque está en Internet. Cierra la Puerta es la primera y única colección que he hecho infantil, por lo general fusiono estados mentales propios con algún sentimiento que esté pasando por aquel momento. Desde niño, paso por periodos mentales así y me parecía apropiado tomarlo como inspiración cuando se dirigía a niños y eso lo fusioné con el estado actual de casas abandonadas. Anónimo nace simultáneamente con la marca, entonces es el golpe más fuerte de lo que significa mi marca, una persona con ganas inmensas de llegar a ser ermitaño y valorar el egocentrismo (DI-EGO CAJAS) como un amor propio. Luego, me fui encontrando con que había mucha más gente que se identificaba con estas ganas de estar solos y lejos de todo y todos.

-Si miramos hacia el diseño nacional, es difícil encontrar marcas que se conecten realmente con la herencia cultural propia. ¿Cómo ves tú esa conexión, ya sea con nuestra historia y con tu propia historia, a través de la ropa?

Mi manera de hacer moda local es principalmente contando mi experiencia como alguien formado y deformado en Santiago de Chile. Estoy orgulloso de esta tierra y de ser Parra, no de la gente que habita estas tierras.

-¿Qué te parece la nueva camada de diseñadores que siguen la corriente no gender en Chile?

Me parece más que fantástico que esta nueva generación de personas y diseñadores se tornen al no género. No nacimos con esto como la nueva generación, por lo que se nos ha hecho un poco mas difícil y ha sido una lucha constante de muchas personas, la cual como diseñador me siento con el deber de continuar y lograr, teniendo muy en claro que esta lucha no es por la moda, es una lucha social real.

-Hemos visto que también te relacionas con la escena del voguing nacional a través de distintos eventos organizados por House of Keller. ¿Qué te parece la unión tan potente entre la moda y las subculturas en general? ¿De qué manera te alimentas tú como creativo con estos pasos?

Partí con la HOK cuando recién se inició, luego me retiré y quedé como el stylist participando en las voguing balls realizadas. El voguing es una cultura nacida en Harlem, donde personas disgregadas socialmente como negros, latinos y queers se reunían para poder ser todo lo que el mundo les decía que no podían ser; era una instancia de libertad y alegría. Es fome que grandes marcas o artistas banalicen y comercialicen con esta cultura porque le quita el contenido, pasa de ser toda una gran historia a una prenda linda con un logotipo gigante encima. Es rico y fascinante cuando se hace con respeto y en forma de inspiración u homenaje, como con todas las culturas y subculturas se debería hacer al momento de inspirarse. Personalmente, el universo queer lo vivo y me encanta ver el atrevimiento y apuesta de cada cabeza loca andante, ir a una ball es entrar a un universo paralelo en donde el hecho de existir y estar es estar creando y soñando.

-Si hablamos de manera franca, en Chile el pituto es el que manda. ¿Crees que eso ya se ha dejado atrás en cuanto a moda?

Chuta, no, para nada, el pituto y el amiguismo aun predomina en la moda y en todo. Sin embargo, siento que Internet nos ofrece la oportunidad de mostrar nuestro trabajo como un gran foco de luz; si trabajas como corresponde, te puedes ir abriendo camino sin tener que ser amigo de todos o como lo hacen acá, hacerse el simpático con todos sonriendo y al darse la vuelta burlarse de cómo anda vestida la persona o hablar mal.

-Cuéntanos acerca de tu participación en Casa de Criadores, ¿cómo fue la experiencia y qué sacaste en limpio con ella?

Mi lugar de estudio me escogió para llevar parte de mis colecciones a un desfile de Casa de Criadores en Sao Paulo. Fue una experiencia fantástica, todo renombre correcto es una plataforma para que tu marca alcance y abarque mas lugares. Los latinos tenemos un diseño potente y es que tenemos tanto en que inspirarnos por esta parte del mundo.

-¿Qué diseñadores nacionales e internacionales admiras y por qué?

Admiro a Ignacia Zordán, es una chilena que a mi gusto ha sabido respetarse y ser coherente con ella misma. En materia internacional admiro mucho a Thom Browne, me gusta su monocromía y dramatismo.

-Uno de los puntos más importantes pero también difíciles de lograr como diseñador, es dar con una identidad propia. ¿Crees que ya alcanzaste esta etapa?

Me sentiría muy patudo respondiendo yo esa pregunta jajaja, trabajo día a día para mantener una identidad como marca clara y evidente.

-Por último, cuéntanos qué película, qué canción y qué icono te inspiran.

El Orfanato” y películas de romances gays de bajo presupuesto ambientadas entre los años ‘20 y ‘60; “Tiptoe through the tulips” de Tiny Tim y “Dominique” de The Singing Nun con sus ritmos me inspiran mucho y un icono, yo creo que Mr. Pearl sin duda.

Fotos: Diego Cajas.

Comentarios
Andrea Martínez Maugard
Andrea Martínez Maugard
Periodista y Magister en Comunicaciones. Creadora de Martirio's Way, un blog donde une la moda, la música y el cine, temas que mezcla de vez en cuando a través de sus posts en Viste la Calle.

También te puede interesar

Deja una respuesta