¿Qué sucede en Chile en la década del 70? (Segunda parte)

¿Qué sucede en Chile en la década del 70? (Segunda parte)

Continuamos revisando el estado del vestuario en nuestro país durante la década del 70:

-Este momento histórico se caracteriza particularmente por estar articulado a través de importantes hitos políticos, que generaron importantes  consecuencias económicas, las cuales repercutieron directamente en la producción textil y la confección de vestuario. Ante esto, se reconoce una fuerte escasez de materialidad que genera dos interesantes fenómenos: la reutilización y la autoconfección; sacos de harina utilizadas como el soporte de túnicas, cinturones de arpillera tejidos a mano, tejidos de punto construidos con retazos de lana, carteras de textil generadas a partir de restos, faldas de patchwork y bisutería en mostacilla son algunos ejemplos de aquello. También se observa el acto de generar gráficas propias en los textiles a partir de serigrafías o bien la técnica del teñido en olla. En Junio de este año, al cerrar la década de los 60, revisamos en este segmento el contexto general que origina estas tipologías en el siguiente artículo.

-El golpe militar el año 73 genera un estancamiento y retroceso en algunos casos, respecto de la liberación observada en el vestuario en la década del 60 y, sobretodo, desde el 70 al 73, que se observa mediante la disminución del uso del pantalón y la minifalda en la mujer. Entra fuertemente el uso de la pollera hasta la rodilla en el caso de las mujeres mayores y hasta el tobillo, para aquellas más jóvenes. En la mayoría de las revistas de moda se promueve un modo más “clásico y convencional” en el vestir femenino, un discurso atingente a los años 30, cargado de feminidad y (exagerada) elegancia. Las materialidades predominantes en este discurso son: seda, lana fría y pieles naturales.

-En el año 1976 reaparece fuertemente el uso del jeans o pantalón tejano, con la llegada del codiciado Levi’s fabricado en Argentina.

-El año 1978 el estreno de la película “Fiebre de sábado por la noche” y la apertura de la Discoteque Hollywood, generaron un replanteo respecto del vestuario joven que se manifestó a través de una propuesta bastante atrevida a través de su morfología y el material: blusas revestidas en lentejuelas, pantalones de raso, sandalias de charol en múltiples colores y cinturones de elástico, entre otras. La película chilena “Tony Manero” refleja de muy buena manera esta situación.

-El culto al cuerpo predominante a fines de los 70, impuesto por las culturas del extremo norte del globo, produjo que el vestuario deportivo se desplace desde el interior del gimnasio a la calle: la zapatilla, el polerón y el pantalón de buzo, comienzan a transformarse en revestimientos cotidianos.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta