Alba Prat: una nueva promesa

Alba Prat: una nueva promesa

Cuando por primera vez, conocí el trabajo de  Alba Prat (Barcelona) quién estudia en University of Arts (UdK) de Berlín, pude constatar que cada uno de sus trabajos mostraba con gran talento la unión entre inspiración y coherencia, denotando  la exploración de nuevas tecnologías y materiales de gran carácter vanguardista.

Así, para el verano del 2010 da a conocer su trabajo llamado “Los océanos sintéticos”. En esta pequeña colección,  representa la transformación de la vida marina y la invasión que ésta vive por la llegada de toneladas de plástico a diario, convirtiéndose en un lugar amenazado por la furia de una era industrializada. Las criaturas marinas son víctimas de un lugar contaminado y sin vida, donde los habitantes de este lugar deben sortear los obstáculos de adaptarse a estas nuevas circunstancias naturales. La colección transmite la presencia de un ambiente frío y oscuro, donde el uso del tejido de neopreno, material de base química, reafirma el sentido por una parte de la presencia del plástico y por otra, la protección que necesitan estos seres para sobrevivir a su ambiente, buscando en el mismo material que los amenaza su único refugio y resistir así el frío de las profundas aguas.

La línea cuenta con cortes limpios y formas de cubos sobre el material, donde la presencia del color gris y plata forman parte de la paleta de colores que integra la presencia de oscura y triste que inspira este trabajo. Donde la intersección entre naturaleza y mundo sintético, es la base de esta colección.

Este año Alba se encuentra en cuarto año y decide crear un trabajo inspirado en la película Tron, la cual es escrita y dirigida por Steven Lisberger en el año 1982, logrando conmocionar los cines de esos días ya que ésta es la primera película producida por Walt Disney usando técnicas de computación y gráfica. A pesar que esta producción no logró gran éxito marco muchas generaciones.

La presencia del high-tech  y el espíritu retro que acompaña esta película, fueron claves en la elaboración de estas piezas de marcado aire futurista, las cuales fueron formadas en compañía de materiales tradicionales como lana, algodón, madera para así dar fuerza a las siluetas y relieves con estampados geométricos.

Sin duda, la creación de una colección, no se basa tan sólo en agrupar un número limitado de prendas y echarlas a andar sobre una pasarela, tampoco se trata de hacer ropa impresionante o de fácil uso y combinación. Para crear una colección sólida e interesante, es necesario aferrarse a la inspiración pero además a un discurso que sustente lo expresado por medio de la tela, algo que Alba Prat aprendió y hoy despliega con gran maestría.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta