¿Se trata de atrevimiento?

¿Se trata de atrevimiento?

En recientes artículos hemos estado viendo el tema de porque vestimos de tal o cual manera, que los japos son desinihibidos y los número uno en experimentación, que los chilenos somos uniformados y nos restringe el que dirán.

No se trata de que todos en el fondo aspiremos secretamente a ser una Zandra Rhodes o una Lady Gaga, pero hay algo en esto de que al mirar la ciudad en general se vea gris, gris, gris y el factor vergüenza o miedo a las miraditas de pies a cabeza que te pueda pegar la gente es uno que definitivamente nos influye a la mayoría. A mi por ejemplo me pasa, que estando lejos de ser una vanguardista de la moda, a veces saco una que otra pilcha que podría ser un poco más llamativa, que mis medias caladas con mini o una chaquetita ultra colorida y floreada que hacen que la gente me mire como con cara de ¿Y esta de donde salió? o ¿Dónde cree que anda? jajaja Bueno en parte también es la imaginación de cada uno la que lleva hasta esos pensamientos, pero estoy segura que a muchos le ha pasado. Yo la primera media cuadra me siento un poco incomoda, pero después ya es como “filo, que tanto”, aparte tampoco es que ande disfrazada de payaso.

Pensé esto porque ayer iba en el metro con un amigo y me contaba que el próximo semestre haría un curso para aprender a hacer zapatos y me decía que ahora estaban full moda las plataformas bien altas transparentes y la expresión que uso para describirlas fue “esas que son como de puta” y justo se abrió la puerta del metro porque habíamos llegado a una estación y yo me imagine a una mina entrando con esos zapatos y de inmediato me imagine las miradas de todos, incluida la mía of course. Y bueno he ahí la cuestión, me di cuenta o recordé que somos muy buenos para estereotipar ciertas cosas, desde las personas hasta a la ropa, ciertos items de vestuario de antemano y sin darle oportunidad la podemos tildar de prendas para “puta” o para “vieja”, o para cualquier cosa x que hemos dejado nuestra sociedad más bien conservadora nos diga que es, sin ver que existen mil formas de combinar y usar una prenda.

Hoy miraba una selección de los 10 zapatos más raros que eligió Refinery29 y aunque probablemente son los más raros para cualquiera, menos para los japos, Lady Gaga y unos pocos más, pero me gustaría que estuviéramos más dispuestos a jugar, a expresarnos, a romper paradigmas, a hacer del paisaje humano algo más entretenido, a teñirnos el pelo del color que queramos, a raparnos si lo deseamos (siempre he querido raparme los costados), a usar traje aunque no haya un matrimonio de por medio, etc.

Hay muchas preguntas que me gustaría dejarles para que compartieran sus opiniones ¿Somos más bien aburridos para vestirnos porque no nos atrevemos? o ¿Simplemente somos así?, ¿Nos estamos direccionando hacia un futuro más innovador en cuanto a nuestras decisiones de vestuario o seguiremos siendo aburridos forever?. Aparte de que exista escasez de innovación hoy la elegancia pareciese tener mucho menos valor que en el pasado, en tiempos de nuestros padres o abuelos el buen vestir era casi que un acto de respeto y de educación, en cambio hoy nos encontramos en una situación totalmente diferente en que la informalidad es totalmente aceptada incluso en las ocasiones más importantes, ¿A qué se debe esto? ¿Es sólo la diversidad de opciones o hay alguna explicación psicológica, sociológica o cultural al respecto? Por mi parte no creo que ahora estemos mal, pero me llama mucho la atención el tema y debo aceptar que me gusta ver  a algunos abuelitos que sacan sus mejores ternos y boinas para ir a misa, o abuelitas con abrigos, zapatos y aros increíbles vitrineando por Providencia o por el centro. Para mi el valor está en la estética, en ver algo bonito y en como me entretengo viendo las elecciones de las personas.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta