The fashion show, o como inspirarse en Project Runway

The fashion show, o como inspirarse en Project Runway

A principios del ’00 apareció el reality Project Runway, donde diferentes diseñadores desconocidos buscaban la fama mientras un panel liderado por Heidi Klum los juzgaba en cada capítulo y el mundo de la moda se abrió ante la posibilidad de mostrar todos sus matices a través de la t.v. Desde ahí han aparecido una serie de programas, que si bien no sólo se han inspirado en el show de Tim Gunn y compañía han recogido elementos de otras fuentes como El diablo viste a la moda: mostrar la realidad de una revista, de un trabajo “glamoroso”, de una vida asistiendo a los diseñadores.

 

En el canal de cable Fashion TV apareció uno de los últimos inventos que suena y se ve lo más parecido posible a Project Runway: The Fashion Show. Un puñado de diseñadores no famosos, al mando de un diseñador reconocido (Isaac Mizrahi), con una figura femenina también conocida (Kelly Rowland de Destiny’s Child) y un panel con invitados y personalidades fuertes de la moda, peleándose en una batalla campal por el mejor diseño arriba de la pasarela final en cada episodio. O sea, lo mismo que han profesado los capítulos de la idea original, pero ojo, que sus creadores son los mismos de BravoTv, la señal que originalmente emitía con éxito Project Runway y que tuvo que conformarse cuando el show negoció con otra cadena televisiva.

Además, la mezcla de personajes es demasiado similar. Cada uno tiene su carácter para endulzar la historia: está el excéntrico a lo Jay o Austin Scarlet (en este caso se llaman Reco, Merlin o John-Paul), el tipo discreto con buen gusto a lo Daniel (Keith) y el grupo de féminas que se parecen entre sí pero que tienen aires vintage o rebeldes. Además, también hay un panel que los juzga después de cada programa, donde seleccionan lo mejor y lo peor dentro del grupo definiendo al ganador del desafío y al que se va para la casa.

Y con respecto a las diferencias, en The Fashion Show la pasarela se torna cada vez más protagonista al ser rodeada de diferentes jueces invitados y público que infiere en la votación final de los jueces. Porque en este caso, las opiniones externas sí importan y pueden influir en quien se va o quien gana. Cada diseño ganador, además, es vendido a través de Internet luego de cada capítulo, algo que en Project Runway se conseguía sólo en algunos desafíos. Y en cuanto a la calidad de los diseños, tengo la sensación que en este caso se respira un aire más “haute couture” que en el show original de BravoTV. Y siendo la ropa el punto más importante de ambos casos, ¿le ganará la copia al original?

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta