Las pasarelas de Chanel

Las pasarelas de Chanel

iceage2010

De un tiempo a esta parte, la tradicional casa francesa nos tiene acostumbrados a shows apoteósicos. Desde la temporada primavera 2009, cuando el Gran Palais de Paris albergó una réplica de la tienda de la “rue Cambon 31”, pasando por la colección de primavera 2010 donde el mismo recinto fue acondicionado como una granja por donde desfilaron las modelos al son de la música en vivo de Lily Allen, hasta llegar a la última colección de Invierno en el mismo Gran Palais, ahora en un escenario nórdico: un Iceberg que sirvió de marco para el desfile; todas sus pasarelas están inspiradas en un tema distinto y ninguna de ellas escatima en indumentaria.

Coleccion Primavera 2010

La calidad creativa de Karl Lagerfeld está fuera de tela de juicio, la capacidad de reinventarse temporada tras otra es innegable. La pregunta es ¿que tan beneficioso puede resultar un show de esta envergadura respecto de la colección misma que podría verse opacada por estas megalómanas puestas en escena? Según el “Kaiser”, la idea de traer un iceberg hasta el Gran Palais apareció en sus sueños. ¿Habrá sido también resultado de sus fantasías oníricas el desfile de Fendi -a cargo del mismo Lagerfeld- en la Gran muralla China en la temporada otoño invierno 2007-2008? ¿Es Lagerfeld, además de un diseñador de excepción, un especialista en marketing de primera categoría?

Colección Primaveraa 2009

Desde luego que pasarelas tan llamativas como estas son una buena manera de publicitar cada colección. Los periodistas de moda no pueden sino comentar estos shows tan grandilocuentes. Pero, ¿necesita realmente Chanel este tipo de publicidad? Cada colección de Chanel es exquisita. Lagerferld está siempre buscando nuevas inspiraciones que finalmente se convierten en colecciones muy coherentes, que difícilmente merecen una mala crítica. Pero los fuegos artificiales que desplega en su pasarela hace a veces difícil que la calidad artística de su creación sea apreciada a cabalidad. Más de alguno podrá argüir que se trata de un complemento, que una cosa no necesariamente es contraria a la otra. Efectivamente, Chanel ha demostrado que siempre el tema de la colección va de la mano con el escenario en que se presenta, pero solo digo que tal vez sería bueno ver por parte de Chanel pasarelas más depuradas, sin tanta parafernalia que desvíe nuestra atención de lo más importante: el arte de Chanel.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta