Lo que aprendí en Project Runway

Lo que aprendí en Project Runway

17308

No veo mucha tele, porque por lo general no me queda mucho tiempo para ello. Menos aún para ponerme a ver realities gringos. Pero la otra noche me quedé pegada con un capítulo de Project Runway, ese reality donde concursan diseñadores de moda, y me dejó pensando.

Lo primero que me quedó dando vueltas es cómo la existencia de un discurso lleno de referencias rimbombantes no son suficientes para dar solidez a un diseño. Uno de los creadores descalificados hablaba de Duchamp, de grandes artistas, y era bastante coherente todo lo que decía. Tenía el típico discurso que es para los periodistas como la miel para las abejas: la cita citable perfecta. Pero su ropa, fome, fome. Conclusión: la cultura ayuda, pero no garantiza. El discurso también, pero no es suficiente. Al final, lo más importante es que la propuesta sea coherente.

Nina Garcia 1

Luego, recordé que hace no mucho me tocó entrevistar a Nina García, parte del jurado del programa. Le pregunté cómo puede identificar, entre tanta propuesta que se ve en las pasarelas, la que será un hit. Y me dijo: “Es un feeling colectivo que se da entre todos los editores de moda. No se puede explicar mucho, no se puede medir ni evaluar con parámetros objetivos. Es como el arte. Una vez que ves algo grande, lo sabes”.

Toda la razón, le encontré. Porque he estado en desfiles de esos que te paran los pelos. No sé bien porqué los paran, pero los paran. A lo mejor no hay que explicarse tanto las cosas y dejarse encantar nomás.

17308

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta