Entrevista a Axel-Maarten Heilenkötter, diseñador chileno : “Es el textil el que me lleva a la forma y no al revés”

Entrevista a Axel-Maarten Heilenkötter, diseñador chileno : “Es el textil el que me lleva a la forma y no al revés”

Sus prendas aparecieron sobre la pasarela de Budapest Fashion Week 2014, gracias a la selección que realiza cada año la revista Marie Claire mostrando nuevos talentos; pero además, acaba de lanzar el lookbook de su colección “Greyfriars Kirkyard”, el cual creó en conjunto con el fotógrafo Pepo Fernández mientras está radicado en Copenhague, dedicado a su práctica con la diseñadora Anne Sofie Madsen. Axel-Maarten Heilenkötter es uno de los últimos talentos nacionales que ha deslumbrado con su trabajo en el exterior, el cual une su gusto por el Diseño en general y las texturas que lo llevan a concebir sus propuestas. Luego de hacer una práctica con Yiqin Yin y ahora en la marca de la diseñadora danesa, despega con su propio trabajo en una industria que no fue su primera opción profesional.

¿Cómo llegaste al mundo del Diseño de Vestuario? ¿Cuáles eran tus primeras perspectivas mientras estabas en Santiago, antes de aventurarte?

-Desde chico quise estudiar Teatro, pero en el último año de colegio pensé que Diseño podría ser una carrera interesante. Mi hermana, que es Diseñadora Industrial y de Espacios, seguía estudiando en aquel entonces y ver sus trabajos y observar su proceso creativo fueron algunos de los factores que me hicieron reflexionar sobre esto. Así decidí partir a París, pero no a trabajar en Moda, sino a estudiar Diseño de Espacios en Ecole Boulle. El primer año se trató de nivelación y orientación previa a la carrera, donde se impartían clases de diferentes tipos de Diseño (de objeto, espacio, gráfico y textil). Ese primer año fue primordial, pues me di cuenta que hacer maquetas y diseñar espacios no era lo mío y que de verdad me fascinaba el universo textil. Fue así como postulé a la Escuela Superior de Artes Aplicadas Duperré, una escuela estatal reconocida principalmente por las carreras de Diseño de Vestuario y Diseño Textil.

-¿Cómo ha sido tu experiencia en ESAA Duperré y por qué decidiste estudiar en París y no en otra capital de la moda?

-El estudiar en un colegio francés en Chile y rendir el bachillerato francés, originó la idea de partir a París de manera natural. Como lo dije anteriormente, en un principio mis planes no eran entrar al campo de la moda, por lo que eso no fue lo que me llevó a esa ciudad.

Duperré ha sido, sin duda, una gran escuela para mí. Fue aquí donde descubrí la importancia de desarrollar un universo creativo personal, de no caer en moldes y de siempre desafiarme. El equipo docente nos entrega todas las herramientas físicas e intelectuales para tratar de crear algo con un sello único. Cabe decir que Duperré es una de las pocas y raras escuelas en Francia donde se le da una enorme importancia al Diseño Textil, el cual está siempre en primer plano. Aquí las telas y diferentes materiales no se compran y se usan en sus condiciones originales, siempre hay que trabajarlos a través de diferentes procesos, o crear algo a partir de cero. En mi caso, la concepción de una forma o de la indumentaria se da luego de una extensa experimentación textil; es el textil el que me lleva a la forma y no al revés. Es una escuela que impulsa a los estudiantes a experimentar y a hacer investigaciones sobre la materia, sobre diferentes procesos químicos y artesanales, entre otros, y a aplicarlos para ir más allá de la simple confección de un objeto para cubrir el cuerpo. El tiempo que he pasé ahí me ha hecho adquirir una lógica de trabajo y un proceso de creación que a mi parecer son muy eficaces.

– ¿De qué manera llegaste a trabajar con Yiqing Yin y Anne Sofie Madsen? ¿Cuáles han sido las principales diferencias que has observado en ambos lugares? (en cuanto a labores o quizás proceso creativo de las firmas, etc.)

-Llegué a trabajar con Yiqing Yin y Anne Sofie Madsen luego de solicitar una práctica de forma espontánea en las dos casas. Envié mi curriculum, mi portafolio y al tiempo después, estaba dentro.

El proceso creativo de las dos marcas es bastante diferente. Yiqing Yin es una casa de alta costura, con siluetas muy femeninas, donde predominan los trabajos de plisados y los bordados a mano sobre telas delicadas. En aquel entonces era un estudio de creación muy pequeño, con diez personas trabajando en conjunto. Todo se desarrollaba en un mismo espacio, la producción del desfile, la producción de las piezas de prêt-à-porter, incluso las actividades de Marketing y Comunicación, lo que me llevó a sumergirme en todos los aspectos de esta joven casa de costura. Los horarios de trabajo eran bastante intensos y tuve que hacer de todo un poco, pero pasé gran parte de mi tiempo desarrrollando textiles, principalmente bordando. Aunque todos debíamos cooperar con ciertas tareas de vez en cuando, cada uno tenía un rol específico; diría que aquí existía menos espacio para la experimentación. Se trataba más de alguien dictando y el resto cumpliendo.

En Anne Sofie Madsen, todo funciona diferente. Las responsabilidades son grandes, ella confía en su equipo de trabajo y nos da libertad al momento de crear, libertad que ella dice haber experimentado en sus tiempos como parte del equipo de Alexander McQueen y John Galliano, que cree fundamental para el desarrollo de un proyecto interesante. Existe un gran sentido del trabajo en equipo, todos nos complementamos y nos ayudamos los unos a los otros.  Nuestro equipo de trabajo es extremadamente flexible y polivalente, a veces podemos tener hasta siete tareas al mismo tiempo. A Anne Sofie le gusta que tengamos la cabeza en más de una pieza o un proyecto al mismo tiempo, para así mantener un ritmo de trabajo dinámico. En la mañana puedo estar trabajando en un abrigo, en la tarde diseñando los zapatos para la colección y finalmente desarrollando bordados. A diferencia de Yiqing Yin, las labores de Marketing y Comunicación, al igual que la producción de las piezas comerciales, se encuentran en otros locales y esto transforma al estudio en un lugar de pura creación. Las siluetas de Anne Sofie son el polo opuesto; ella viste a una mujer que asume su parte de masculinidad, que prefiere una moda experimental pero funcional, lo que para mí es un retrato de la mujer danesa contemporánea. Esta es una casa de moda donde se le da un espacio muy importante al desarrollo textil y la innovación. De forma simple, podría decir que el trabajo textil es propio a la alta costura, pero es aliado a formas muy funcionales y sport. A mi parecer, tiene el balance perfecto entre alta costura y prêt-à-porter, entre femenino y masculino.

-Leí por ahí que vives en Copenhague, ¿piensas establecerte en ese lugar luego de terminar tus estudios?

-Ahora mismo estoy viviendo en Copenhague, exclusivamente para hacer una práctica con Anne Sofie Madsen, incluida en mi programa de estudios. Ha sido una gran experiencia, he podido conocer a mucha gente y observar el ritmo de una ciudad y de una industria de la moda que funcionan de una forma un tanto diferente al circuito París-Londres-NYC-Milán. Es una ciudad y una cultura muy poco pretenciosa, lo que vuelve todo muy espontáneo y más digerible. Sin embargo, no tengo pensado establecerme aquí luego de finalizar mis estudios.

-¿Cómo llegaste a participar en el desfile Marie Claire en Budapest Fashion Week y cómo fue esa experiencia?

-Marie Claire organiza cada año en Budapest un evento llamado “Fashion Days”, que en realidad es la Semana de la Moda en Hungría.  El cuerpo editorial de la revista elige una ciudad influyente en el campo de la moda e invita a diseñadores de las escuelas más reputadas de esa ciudad. Esta idea comenzó en el 2013, cuando seleccionaron e invitaron a seis estudiantes de Central Saint Martins, Royal College of Art y London College of Fashion. En el 2014 fue el turno de París, donde las escuelas elegidas fueron Duperré, Arts Déco y Atelier Chardon Savard. Eramos dos estudiantes por escuela; un día recibí un llamado de mis profesores diciendo que querían que yo fuera a representarlos, junto con otro compañero y así fue como terminé en Budapest.

Fue una experiencia increible. Se trataba de un evento de tres días, muy bien organizado, donde se presentaban principalmente diseñadores locales.  Tuve la oportunidad de participar en una producción real y seria, donde estaba la prensa y también compradores. Luego del desfile, hubo una conferencia donde la gente acudía para conocer nuestras experiencias e informarse sobre los métodos de trabajo en las escuelas parisinas. Para nuestra sorpresa, había muchísima gente. Todo esto se siguió a través de una publicación en el número de diciembre-enero de Marie Claire Hungria, así como en el número de enero de Marie Claire Brasil. Fue muy interesante ver el trabajo de diseñadores húngaros y de Europa del Este que no conocía, así como también recorrer la ciudad, la cual es muy ecléctica y fascinante. Diría que Budapest está entre las tres ciudades más entretenidas, vibrantes y lindas que he tenido la oportunidad de conocer.

– ¿Cómo te proyectas a corto plazo en la moda? ¿Piensas organizar algún desfile o lanzar colecciones en Chile, o tu objetivo es completamente internacional y distinto?

-Luego de la práctica que estoy realizando en Anne Sofie Madsen, pretendo finalizar mis estudios en el Institut Français de la Mode (IFM Paris), la gran escuela parisina conectada al grupo LVMH. Posteriormente, no tengo claro lo que haré. Soy de ideas nómades e impulsivo. Un día me levanto con la idea de querer trabajar en Londres, otro día con ganas de partir a recorrer Australia y otra veces con ganas de probar suerte en Brasil o Japón. Hay tantas posibilidades y no me cierro a nada. Sin embargo, si visualizo la creación de una marca personal en algún momento, me gustaría poder mostrar parte de mi trabajo en Chile. Otra idea que se me ha pasado por la cabeza es la de enseñar en algún momento, potencialmente también en Chile. Sentando cabeza, creo que lo más probable es que luego de mis estudios me integre al equipo de trabajo en alguna casa de modas en París o Londres, para seguir aprendiendo más y más.

¿Cuáles son los diseñadores actuales que te inspiran o cuáles nuevos talentos has conocido en el camino que pueda sindicar como aquellos a tener en cuenta?

-La palabra inspiración nunca me ha gustado; hablo de referentes y referencias. Si bien no soy devoto del trabajo de nadie, me parece interesante –ya sea por forma, textil o  ambos al mismo tiempo en algunos casos–, Anne Sofie Madsen, Jun Takahashi, Proenza Schouler, Jonathan W. Anderson, Juun J., KTZ y Nicomede Talavera. Punto aparte es Alexander McQueen, referente indiscutido.

-Por último, dinos una canción, ícono y película que te gusten

-Una canción, Ziggy Stardust de David Bowie. Una película, Dune de Jodorowsky, la que jamás fue realizada pero dejó un gran legado. Un ícono, nadie en particular. Me interesa la vida y obra de mucha gente, pero no me gustaría resaltar a nadie.

Fotos: Instagram diseñador.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta