Lisa Lovatt Smith: La editora de Vogue que renunció a todo por ayudar a niños de África en riesgo

Lisa Lovatt Smith: La editora de Vogue que renunció a todo por ayudar a niños de África en riesgo

Lisa Lovatt-Smith es de aquellas personas que cumplió muchos sueños en un corto período de tiempo. Con el récord de haber sido la editora gráfica más joven de Vogue UK —proeza que alcanzó teniendo tan solo 19 años—, para luego pasar a Vogue USA siendo la mano derecha de Anna Wintour, plantar los cimientos de la actual Vogue España y ser enviada a París como corresponsal de prensa. En un corto período de tiempo, Lisa había logrado alcanzar muchas de las metas que nunca pensó, razón que la hizo sentir que el universo le regalaba mucho al darle tantas oportunidades. Pero toda la situación cambió hace poco más de una década. Específicamente el 2002, cuando Lisa realizó un viaje a Ghana donde visitó un orfanato y algunos centro de acopio, lo cual cambiaría para siempre su manera de ver el mundo y sus objetivos de vida, tomando una extrema decisión: renunciar a todo para ayudar a los niños y niñas en situación de riesgo en África.

Actualmente con presencia en seis países, Lisa es fundadora de OrphanAid Africa, una ONG que maneja desde la comunidad Ayenyah en Ghana, y que por el momento ayuda a más de 5.000 niños en constante exposición a enfermedades o riesgos de desnutrición. A 12 años de la decisión que cambió su vida escribió el libro “Who Knows Tomorrow” (Quién Sabe Mañana), en el que narra la manera en que ha cambiado su forma de ver el mundo desde que se aventuró a dejarlo todo atrás. Cuenta que la primera vez que visitó Ghana la acompañaba uno de sus bolsos Chanel favoritos, pero al momento de ver la situación de la ciudad y de su gente, sintió que era casi una falta de respeto mostrar tanto lujo y ostento existiendo ese nivel de pobreza y necesidad en el mundo.

Los africanos están estigmatizados de antemano por toda la sociedad. Toda la gente en Ghana trabaja bajo condiciones que no se pueden ni imaginar… El Ébola solo lo hace peor”. Esto llevó a Lisa a no solo querer ayudar, sino que a quedarse y generar cambios desde ahí. Con el paso del tiempo y gracias a las grandes amistades y contactos que hizo durante su pasada por Condé Nast, hoy son varios los rostros de la industria de la moda, diseñadores y editores lo que se encuentran comprometidos con la causa, creando un vínculo que le permite a Lisa sacar algo positivo de su rol anterior en América y Europa.

Imágenes: VibeGhana / CashAndRocket

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta