De la mano de El Museo, la marca de accesorios de Ann Ernández

De la mano de El Museo, la marca de accesorios de Ann Ernández

Colaboración por Andrea Urdaneta

Audaz e inspiradora. Así es Aniella Ernández, la diseñadora e ilustradora venezolana que actualmente vive entre Maracaibo y Nueva York, que hace poco lanzó su primera colección de accesorios bajo el nombre “El Museo” . Conocida por sus amigos como Ann, la diseñadora inserta su proyecto como parte del movimiento que busca convertir el arte en piezas funcionales y utilizables, conocido como wearable art, para generar elementos que permitan trasladar las obras artísticas a accesorios o prendas de ropa que pueden llevarse en el cuerpo. Este concepto se ha ido transformando y evolucionando desde sus orígenes en los años 30’, y cada vez se amplía más, incluyendo ejemplos tan extremos y surrealistas los vestidos eléctricos de la artista japonesa Atsuko Tanaka, o los extravagantes atuendos de las diseñadoras neozelandesas Tatyanna Meharry y Natasha Meharry.

Organizamos una pequeña entrevista con la diseñadora venezonala para que nos contara sobre qué trata este hermoso proyecto, y esto fue lo que nos dijo…

-¿Qué es “El Museo” y cómo surgió la idea para realizarlo?

-El Museo es una marca multidisciplinaria cuyo objetivo es crear arte funcional o wearable art. Todo surge de mi incesante búsqueda por crear. Desde hace mucho que hago ilustraciones, pero siempre quise llevar mis aptitudes al siguiente nivel y producir piezas que no sólo sirvieran para guindarlas en una pared.

Lo primero que pensé cuando El Museo aún era una idea remota, era que quería que todo el proceso fuese una experiencia, es decir, desde admirar las piezas hasta el servicio de compra: que el cliente se sintiera especial; tal cual como que cuando visitas un museo y compras una obra de arte.

-La marca está dando sus primeros pasos, ¿qué te impulsó a llevar a cabo esta iniciativa?

-Quería experimentar con una nueva forma de crear, presentar productos y empujarme a mi misma fuera de mi comfort zone. Siempre es un reto sentarme a crear una pieza nueva, y eso me gusta. Todo lo que hago es único, y creo que no hay muchas opciones así en Venezuela, o en el mundo, ya que es algo que está reservado exclusivamente para el arte.

-¿Trabajas con fuentes de inspiración? Cuéntanos un poco cómo es el proceso a la hora de crear cada pieza.

-Como diseñadora gráfica, todo me inspira. Es algo que aprendes muy rápido en la carrera: a observar lo que te rodea y reciclarlo para crear cosas nuevas. Sin embargo, para esta primera colección de accesorios, mi mayor inspiración fue el arte folklorico mexicano. Todo empezó cuando vi el cuadro de Frida Kahlo “Autorretrato dedicado al Dr. Eloesser”, donde ella lleva un zarcillo en forma de mano –mejor conocido como “milagro”– que le regaló Pablo Picasso.

-¿Qué parte de este proceso es el que más disfrutas y por qué?

-Honestamente, me gusta todo el proceso, desde los moodboards hasta fotografiar el producto final. Pero ya que todas las piezas son únicas, lo que más disfruto es diseñarlas, pues siempre es como empezar de cero. A mí me encantan las comienzos… y los retos.

-¿Dónde se pueden encontrar tus productos?

-Por ahora los encuentras en mi etsy shop, o escribiéndome un mail a [email protected], para recibir el catálogo si estás en Venezuela.

-¿Qué podemos esperar para el futuro de “El Museo”?

-Pueden esperar una expansión a muchas otras formas de “arte funcional”, no sólo accesorios. Quiero seguir creando e innovando.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta