Horst P. Horst, fotografía de alta sociedad

Horst P. Horst, fotografía de alta sociedad

A principio del siglo XX nació uno de los fotógrafos de moda más famosos que ha habido en la industria: Horst P. Horst. Durante sus 60 años de carrera, Horst se dedicó a fotografiar a famosas modelos vistiendo las creaciones de Chanel, Schiaparelli y Vionnet, además de haber trabajado también en arquitectura y jardines.

Aunque nació en Alemania, Horst pasó casi toda su vida fuera de su país natal. Vivió en París y en Estados Unidos, donde falleció a los 93 años. Su vida estuvo cargada de emoción y desafíos. Estudió artes en Hamburgo y estuvo muy ligado a la arquitectura durante sus primeros años de trabajo. Pero cuando se mudó a París, su vida cambió. Conoció a Le Corbusier y a Coco Chanel, y en 1937 comenzó a ser el fotógrafo oficial de la famosa firma francesa, relación que mantendría por más de 30 años. Pero incluso antes, cuando conoció a Cecil Beaton en Inglaterra —que en ese momento trabajaba para Vogue UK—, había empezado a trabajar para Vogue. Por eso, en 1931 tomó su primera fotografía para la revista de moda en su versión francesa, donde figuraba una modelo en vestido de terciopelo negro sosteniendo una botella de perfume Klytia.

Desde ahí, el mundo se le abrió por completo. Su trabajo figuró en revistas tan prestigiosas como en The New Yorker al mismo tiempo que se dedicaba a fotografiar distintas figuras de la moda, las artes, la cultura y la realeza, entre las que destacan Bette Davis, Noël Coward, Yvonne Printemps, Lisa Fonssagrives, el Conde Luchino Visconti di Madrone, Cole Porter, Elsa Schiaparelli, y muchísimos otros. Incluso, desde la década del 60 —y alentado por Diana Vreeland—, el fotógrafo emprendió un proyecto de fotos ilustrativas del estilo de vida de la alta sociedad internacional, entre las que sobresalen Yves Saint Laurent, el Duque y la Duquesa de Windsor, y varios nombres más.

El trabajo fotográfico de Horst es muy particular. Este artista no cambió el ámbito de las artes de manera radical. Su principal aporte al medio, sobre todo a la industria de la moda, fue su concepción de belleza. Horst había estudiado artes y tenía muy claras las proporciones corporales en las esculturas griegas y de la pintura tradicional, sobre todo, desde una perspectiva surrealista. Por eso, sus retratos muestran cuerpos bien proporcionados en un balance que incluye una justa medida de la perspectiva artística.

Con el tiempo, Horst siguió trabajando para la industria de la moda, pero también incluyó trabajos para la revista House & Garden en Estados Unidos. Además, cuando se enlistó —durante la II Guerra Mundial— en el ejército estadounidense, Horst se transformó en fotógrafo militar y sus trabajos fueron publicados en la revista Belvoir Castle.

Varias son las razones para que Horst P. Horst sea considerado uno de los más relevantes fotógrafos a nivel mundial. Sus aportes a la industria de la moda incluyeron retratos de las personalidades más destacadas del medio, con las que compartió y generó lazos de amistad. A finales de este año, el museo inglés V&A expondrá una muestra del trabajo del genio alemán, en una exhibición que tendrá las mejores fotografías del artista junto a otras no publicadas, raras y vintage.

Imágenes: vogue.co.uk/pleasurephoto.wordpress.com/ horstphorst.com/ pleasurephoto.wordpress.com/ fansinaflashbulb.wordpress.com/ mymodernmet.com

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta