Santiago Albanell, fotógrafo de moda argentino: “En la fotografía hay que entender look, modelo y estilo”

Santiago Albanell, fotógrafo de moda argentino: “En la fotografía hay que entender look, modelo y estilo”

Estuvo hace pocos días en Santiago fotografiando las campañas otoño-invierno para iO y Ash. Es un recurrente de la revista Harper’s Bazaar de Argentina, tanto para editoriales como para portadas, y también se desarrolla en el mundo comercial. Su carrera partió desde muy pequeño, rodeado por hermanos fotógrafos y una pasión por la investigación. En París se enamoró de Helmut Newton, fotógrafo alemán que introdujo los desnudos y el erotismo en revistas como Vogue y Vanity Fair. Aquí comenta sobre su vida, su estilo, cómo es en términos de trabajo ser fotógrafo en Argentina y cómo nos ve a nosotros los chilenos.

¿Cómo te iniciaste en el mundo de la fotografía de moda?

Empecé a los 15 años, cuando encontré una cámara análoga en la casa de mis padres, pero desde los 5 ó 6 que revelaba rollos en blanco y negro con mis hermanos. A los 17 me puse a estudiar fotografía con Lucila Bodelón y después entré a la universidad para cursar Arquitectura y Bellas Artes. Finalmente me quedé con Bellas Artes y comencé a retratar personas. En ese tiempo fui asistente de dos fotógrafos de publicidad –algo que no me gustó–, pero ahí conocí una estilista que me introdujo a la fotografía de moda. Empecé a investigar, a probar y testear modelos. A esa altura ya sabía más de manejo de cámara e iluminación.

A los 20 años viajé a Paris, me compré libros, fui a museos, junté todas las revistas de moda y si me gustaba un fotógrafo lo investigaba a fondo. En ese momento empecé a estudiar a muchos de los ochenta y noventas, como Helmut Newton y Cartier Bresson, entre mucho otros artistas de la cámara. Finalmente, cuándo quise dedicarme a la fotografía trabajé durante un año como modelo publicitario para juntar la plata suficiente y comprarme los equipos.

¿Qué es lo que más te gusta de la fotografía?

En la fotografía hay que entender look, modelo y estilo. Lo que me gusta es que es un reflejo de la sociedad y de cómo son las personas. ¿Por qué en Rusia la moda es de una manera y en Argentina o Chile de otra? Ahí está lo interesante, el entender la belleza de cada lugar. Eso, más allá de sacar fotos, fue lo que más me atrapó del rubro.

¿Cuál fue tu primera producción importante de moda?

Para mi todas fueron importantes, desde la primera, hasta la que hice con iO. Trabajo mucho por las emociones y le doy importancia a cada trabajo que hago, sea un catálogo, una editorial de moda… siempre lo veo como un desafío nuevo.

¿Cómo definirías la estética de tu trabajo?

A mí me gusta mucho la frescura, la belleza, lo espontáneo y lo originario. Ilumino mucho con luz natural, con el objetivo de sacar lo más bello de cada mujer. Lo que me pasa cuando trabajo con las modelos es que me enamoro de ellas en ese día y en ese momento. Les veo lo más lindo. Yo trabajo mucho con actrices y con chicas que no son modelos, pero eso no me importa, porque descubro lo mejor de esa chica en ese momento. Una vez la editora de Harper’s Bazaar en Argentina me dijo “vos le sacás la flor a cada persona”, y eso lo creo.

¿Hay algún mensaje implícito o explícito que quieras entregar con tu trabajo?

Sí, trato de traspasar diversión, disfrute y placer. Si me respetan y me dejan disfrutar y ser libre, sale lo más lindo de mi.

¿Si pudiésemos hablar de artistas (fotógrafos o no) que sean los referentes de tu trabajo, quiénes serían?

Me gusta mucho Pablo Picasso, todo el Art Decó me inspiró muchísimo. En París, la Nouvelle Vague me abrió la cabeza. Me inspira mucho en fotografía Helmut Newton porque abrió una forma de ver las cosas increíble en la moda. Hace dos años en Paris vi un documental que hizo su esposa. Resulta que mientras sacaba fotos, el tipo se disfrazaba y autorretrataba… ¡vestido como mujer! Para hacer las fotos se mataba de la risa y le hacía chistes a la modelo, contándole historias. Eso me parece increíble… la magia del momento, que al final es lo más importante de todo.

¿Cómo es hoy ser fotógrafo de moda en Argentina? ¿La crisis económica ha afectado la industria?

No somos muchos los que trabajamos en moda constantemente, pero está bueno. Tenemos buenas ideas y modelos, hay un criterio por la estética que está bien. También hay una historia de moda. Tenemos mucha influencia francesa, italiana, española y eso se ve en el tango, en la Boca y San Telmo. En Argentina, aunque la gente esté o no involucrada en moda siempre se ve elegante; preocupada por detalles como pueden ser el perfume, el peinado y la estética en general. A mí eso me encanta. Es cierto que a veces tenemos pocas herramientas, pero eso hay que transformarlo en un desafío. En lo que más afecta ahora es en las marcas que están abaratando un poco las telas, pero mi trabajo es hacer que se vean igual de buenas.

¿Cómo proyectas tu carrera?

Disfruto mucho el momento, me divierte mucho conocer gente y viajar. Eso me encanta. Si me preguntas cómo me veo en 10 años, me veo trabajando en esto, pero no es lo que define mi vida. Me encantaría seguir siendo fotógrafo de moda, pero también haciendo otras cosas, como irme a vivir a París o Berlín.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar en las campañas de Ash e iO?

Me encantó, los looks están buenísimos, me sentí muy respetado y valorado. Estoy muy agradecido por la oportunidad. Es rico saber que afuera te conocen y valoran tu trabajo.

¿Qué idea tienes de la industria en Chile?

Para mí tienen un nivel de imagen que está más asociado a la publicidad. Lo bueno de Chile son los recursos de producción y locaciones. La locación de ayer para la campaña de Ash estuvo increíble. Encontrar eso en Argentina es posible, pero difícil.

 

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta