13 nombres imprescindibles de la moda (reconocidos y no tanto)

13 nombres imprescindibles de la moda (reconocidos y no tanto)

La Alta Costura fue la cuna de la como la conocemos, aun cuando existen grandes nombres de su historia que no siempre son reconocidos. A través de nuestros cursos online en VisteLaCalle -desde ‘’ hasta cualquiera de los módulos de ‘Historia de la Alta Costura’-, indagamos precisamente en cómo se formó el sistema y quiénes han sido los más importantes de acuerdo a las décadas, asegurando transformaciones, contribuciones y estilos que desembocaron en el llamado prêt-à-porter. Aunque también incluimos un nombre semi olvidado de la moda chilena, pionero en triunfar en París.

  • CHARLES FREDERICK WORTH

Fue un británico el que plantó la semilla del patrimonio de bordados, telas y confecciones que guarda Francia a través de la moda. Charles Frederick Worth ideó las bases de un oficio cuidado, lleno de prácticas como desfiles, modelos y eventos de sociedad para mostrar sus vestidos, incluyendo el vestir a celebridades de la era (tal como la pionera Rose Bertin y María Antonieta). Hacia fines del siglo XIX, Worth se convirtió en el primer couturier oficial e implementó incluso la creación de una entidad protectora que derivaría en la Chambre Syndicale de la Haute Couture, hoy dividida por especialidad y con invitados internacionales.

  • JACQUES DOUCET

Convirtió un negocio familiar de lingerie en una casa de Alta Costura a principios del siglo XX. Jacques Doucet no solo aportó a la modernización del negocio, sino también con ideas inspiradas en su gusto por lo refinado y práctico: en 1913 lanzó el primer traje femenino de dos piezas o tailleur, mezcló las mangas gigot con la sastrería y el art noveau, considerando bordados de abejas mucho antes que Gucci. Sus ideas vistiendo a famosas del teatro también incluyeron ir más allá del corset: en 1908 lanzó sus versiones de vestidos de cintura alta, todo inspirado por los trajes griegos.

  • PAUL POIRET

Aportó a la revolución de siluetas de principios del siglo XX, dejando de lado corsets, crinolinas y polizones para dar paso a pantalones harem, abrigos kimono y vestidos corte imperio, fantasías inspiradas en su amor por el Ballet Russes y los diseños de Leon Bakst para la danza. Junto con imaginar nuevos estilos, pudo desatar su extravagancia adornando looks para mujeres que se atrevieron a llevar sus diseños y a pesar de su aporte que permanece en los mejores museos del mundo, murió pobre y olvidado, solo ayudado por su amiga Elsa Schiaparelli.

  • JEANNE PAQUIN

A menudo se señala a Chanel y Poiret como los revolucionarios que dejaron atrás el corset femenino en pos de un estilo más cómodo. Sin embargo, Jeanne Paquin fue una diseñadora importantísima en la materialización de una nueva silueta, una que lanzó a la par de Poiret tanto en vestidos de corte imperio como en abrigos de inspiración oriental y japonismos. Paquin fue una de las primeras mujeres en pensar en la moda como un negocio que exploró de manera internacional: Londres y Buenos Aires formaron parte de sus aventuras fuera de París y se convirtió en un icono utilizando sus propios diseños antes de Coco Chanel.

  • GABRIELLE CHANEL

El nombre más reconocido y también repetido de la moda tiene de dónde agarrar su fama: Gabrielle Coco Chanel fue una verdadera rebelde que terminó revolucionando la moda. Y lo hizo revalorizando elementos ya existentes para introducirlos en la Alta Costura: ell traje tejido de punto como parte de la elegancia, el negro de luto como símbolo de la sofisticación y el pantalón formaron parte de su presentación por allá por la década de los ‘20. Pero fue su little black dress y los trajes de dos piezas andróginos los que aportaron enormemente a lo que hoy seguimos llevando en nuestros closets.

  • ELSA SCHIAPARELLI

La moda también tiene sus telenovelas y en este caso, bullada es la que protagonizaron Elsa Schiaparelli y Coco Chanel, rivales de la moda en París. Entre documentales y entrevistas dedicadas al tema, lo que sí podemos decir es que ambos estilos eran completamente opuestos y complementarios: mientras Chanel vestía a la nueva mujer en su vida diaria, Schiaparelli la imaginaba en celebraciones y momentos especiales, recurriendo al , sus amigos surrealistas y las piezas más originales que siguen siendo copiadas. Fue la primera en pensar en colecciones conceptuales y divertirse con la Alta Costura pese a que fue superada hacia el fin de la II Guerra Mundial por su rival. Sembró el camino que hoy goza Daniel Roseberry a través de su casa, uno que irónicamente se ha transformado en el más popular en la actualidad versus el letargo de Virginie Viard en Chanel.

  • CRISTÓBAL BALENCIAGA

Para muchos, el más grande diseñador de todos los tiempos y no por sus piezas escultóricas extravagantes o su artesanía; simplemente, el español Cristóbal Balenciaga ideó casi todas las siluetas que utilizamos hoy. Fue un artista que pensó en vestir a la mujer antes de asentarse en la Alta Costura parisina, cuando aún era un niño de una pequeña localidad de pescadores. Influenciado por el japonismo, lanzó colecciones que no se ajustaban al cuerpo y se inspiró en famosas obras de sus artistas favoritos para ello. Por si fuera poco, fue capaz de formar a algunos de los más grandes nombres de la Alta Costura, todos con distintos estilos y sin ser necesariamente copia del couturier. Incluso el vestido baby doll de su autoría vive hoy un revival apoyado fuertemente en las redes sociales, tutoriales y marcas de retail que lo han coronado como tendencia.

  • CHRISTIAN DIOR

Otro nombre imperdible de la moda corresponde al del francés Christian Dior. Talento tardío pero estudioso, se mantuvo como asistente de varios couturiers antes de lanzar su propia casa a los 42 años. Con la primera colección Corolle, cambió el giro de 1947 y la década posterior al recurrir a la nostalgia por ajustar la cintura casi como homenajeando la sensualidad del corset. A pesar que mantuvo detractores dentro de la Alta Costura, Dior se transformó en ícono, las editoras lo alabaron y todo lo que mostraba en sus desfiles se transformaba en tendencia. Falleció joven y acompañó con sus propuestas grandes imágenes de la fotografía de moda; formó además a un talento sin igual llamado Yves Saint Laurent.

  • SERGE MATTA

Podríamos haber incluido a Hubert de Givenchy, Lucien Lelong o Christian Lacroix; pero no sería artículo especial si no reconociéramos el talento de un pionero local en la Alta Costura parisina. Serge Matta -si, hermano del pintor Roberto-, no solo se aventuró a instalarse en la cuna de la moda sino también se convirtió en el primer chileno en ser Director Creativo de una casa de larga tradición como Maggy Rouff. Hizo bocetos para Elsa Schiaparelli y lanzó además su propia casa con éxito en los años ‘60, colaborando con otros couturiers como Jean-Louis Scherrer en 1969. Su historia no es muy reconocida y sus diseños se encuentran en fotos de archivo de difícil acceso en Internet, L’Officiel y otros pequeños registros online.

  • PIERRE CARDIN

Justo en una época donde vivimos tapándonos la boca y el rostro para lograr inmunidad cotidiana ante la pandemia, la profecía del recientemente fallecido Pierre Cardin parece encontrar su lugar. Dueño del concepto del futurismo, aludió a sus trajes espaciales, la androginia y la Alta Costura recién a fines de los años ‘50 y como buen visionario, su actitud rebelde lo hizo aportar al camino de las colaboraciones asequibles, lo que le valió ser expulsado de la Chambre Syndicale. Pero Cardin pensaba en grande: como arquitecto viajó a Japón, siguió el camino de la influencia oriental que empezaron Poiret y Balenciaga y decidió monetizar su marca en exceso, siendo castigado por la elite pero reconocido a través del documental que se estrenó el año pasado, ‘House of Cardin’.

  • PACO RABANNE

Balenciaga y Antonio Castillo fueron dos de los españoles que se aventuraron con éxito en la Alta Costura, pero fue otro compatriota el que consiguió un cambio revolucionario en cuanto a materias primas y estructura: Paco Rabanne. Francisco Rabaneda es el nombre de este diseñador que llegó justo en un momento tan álgido y rebelde como sus colecciones; los años ‘60 lo acogieron, sus vestidos metalizados y esculturas para el cuerpo femenino marcaron una era y le dejaron el camino abierto a creaciones como las de Versace en los ‘80. Françoise Hardy, Jane Birkin, Brigitte Bardot, Jane Fonda y Audrey Hepburn fueron solo algunas de las famosas que sucumbieron al oro, la plata y los metales mezclados con cuero, plásticos y otras locuras del llamado joyero de la moda, que hoy sigue en espíritu pero alejado de su casa liderada con éxito por Julien Dossena.

  • ANDRÉ COURRÈGES

Blanco, minimalista y sport; a pesar de esta sencilla descripción, las prendas de André Courrèges no tienen nada de discretas. No solo forma parte del debate sobre quién inventó la minifalda -sus diseños cortos se remontan a 1962-, sino también impulsó junto a otros la revolución espacial de los años ‘60. Courrèges fue uno de los privilegiados discípulos de Balenciaga, de quien aprendió la buena confección y la calidad de la silueta, además de su amor por los diseños desde la arquitectura. El francés lanzó ideas para el youthquake, propuso estilismos distintos, lentes atrevidos que llevaron hasta Javiera Mena y calzado tipo tabi anticipándose a Margiela. Sus ideas han sido imitadas y su casa sigue sin él, esperando revivir de manera correcta ahora con un nuevo joven diseñador, Nicolas di Felice.

  •  YVES SAINT LAURENT

Uno de los grandes nombres del diseño comparte la contemporaneidad con otros que también podríamos haber incluido: Karl Lagerfeld, Emanuel Ungaro y los posteriores Thierry Mugler, Claude Montana, Issey Miyake y mucho, mucho más. Pero es inevitable pensar en moda y no reconocer ese mini vestido de cuadros de colores en homenaje a Mondrian, el traje oscuro llevado por una modelo fumando en blanco y negro o imaginar a Veruschka con un vestido escotado de lazos cruzados. Yves Saint Laurent representa esa última gran revolución, una que se inspiraba en temas polémicos y que sin duda es madre del destape oscuro de Alexander McQueen y el viaje multicultural a través de las pasarelas de John Galliano. Nostalgia, vanguardia, sensualidad, colecciones que están a punto de cruzar la apropiación cultural -o quizás presentadas hoy ya lo habrían hecho-, pero necesarias en cuanto a ver cómo la moda es capaz de tomar cualquier temática y transformarla en trajes e inspiración para nuevas generaciones.

Para conocer más y seguir inspirándose, los invitamos a participar de nuestros cursos. Más información siempre en nuestra cuenta oficial de Instagram, @vistelacalle.

 

Comentarios

Andrea Martínez Maugard
Andrea Martínez Maugard
Periodista y Magister en Comunicaciones. Creadora de Martirio's Way, un blog donde une la moda, la música y el cine, temas que mezcla de vez en cuando a través de sus posts en Viste la Calle.

También te puede interesar