Entrevista a Fernanda Urrejola: “Hoy me siento bien, muy tranquila, contenta, fuerte, con ganas de más, curiosa; me siento súper curiosa y lista para enfrentarme a algo nuevo”

Entrevista a Fernanda Urrejola: “Hoy me siento bien, muy tranquila, contenta, fuerte, con ganas de más, curiosa; me siento súper curiosa y lista para enfrentarme a algo nuevo”

 

Probablemente, si preguntamos ¿quién es ?, las personas recordarán al menos uno de los personajes que ha interpretado en televisión, su participación en algún programa o los integrantes que componen su familia. Pero más allá de los escenarios, de la pantalla y de lo que creemos saber sobre la actriz, quisimos que fuese ella quien respondiera esa pregunta.

Ahondamos en esa búsqueda de conexión con su ser, esa que la llevó a dejar Chile y que le permitió reconectarse con su esencia, sacar el personaje que tenía de ella misma y redescubrirse. Esa que la condujo hasta el amor, uno que según nos cuenta llegó en un momento en el que se estaba cuestionando y a la vez, trabajaba en la respuesta a la interrogante sobre quién era ella o quién debía ser.

“Ahora vivo en Los Ángeles, una ciudad súper abierta, donde hay mucha diversidad en la calle, pero aun así soy una minoría: mujer inmigrante, latina y ahora gay. Entonces me he tenido que enfrentar a una nueva visión de mí y ha sido muy desafiante e interesante.Tuve la suerte de estar viviendo esto en compañía de toda la humanidad, de un despertar social global y eso me llena de fuerza”. 

Por estos días, y tras un año cargado de dificultades laborales, comienza a ver una luz de mejoría. Esto tras una propuesta que la hará ser parte de dos proyectos con los que está muy contenta: uno como guionista y el otro como actriz. 

“¡SOY!”, dice una de las bajadas de tus fotos de Instagram, en la que celebras días de reconexión y profunda transformación. Así que partamos con la pregunta más general y probablemente la más difícil de contestar: ¿Quién es Fernanda Urrejola? 

Sin duda es la pregunta más difícil de todas, porque estamos en constante expansión. Podría responder de la manera más obvia: soy mujer, hermana, hija, amiga, compañera, actriz, ahora escritora y guionista. Pero creo que soy más que eso y me acuerdo perfectamente cuando escribí ese texto porque estaba en una conexión total con la naturaleza, en uno de esos momentos en que realmente te sientes uno con el universo. Me gusta pensar que todo lo que vemos afuera, todo lo que percibimos es para ayudarnos a crecer y que estamos viendo una parte de nosotros mismos que no queríamos ver para seguir expandiéndonos. Porque así como el universo se expande constantemente, nosotros también ¡Soy! Es mi mantra favorito.

Y claramente eres una mujer decidida. Te la jugaste por lo que querías, te fuiste de Chile y resultó, ¿no?

Sí, resultó. Y ese mensaje me gustaría compartir siempre, porque obviamente me fui muerta de miedo y con un montón de cosas en contra. Porque yo ya estoy grande, ya no puedo decir que soy una niña, porque estoy lejos de serlo y esta es una carrera en la que el tiempo biológico corre y hay todo un periodo, sobre todo con las actrices, donde se les hace más difícil. 

Me fui en una época en la que estaba todo pasando en Chile. Era de las pocas actrices que nunca dejó de tener trabajo y me seguían ofreciendo; sin embargo, tenía un llamado del alma que era moverme a cambiar, lanzarme al vacío y explorar algo nuevo y lo hice con mucho miedo, pero lo hice. No puedo decir que ha sido fácil, porque crecer nunca es fácil, pero sí es hermoso y me ayuda a vivir desde un lugar mucho más pleno.

¿Sientes que este cambio, que llegó a quebrar esa estabilidad que tenías en Chile, te sirvió para reconectar contigo y mirar las cosas desde otra perspectiva?

Sí, fue exactamente lo que hizo, ocurrió en un momento muy necesario. Yo tenía una zona de confort hermosa en Chile, con un grupo de amigos que son fundamentales para mí. Tenía una casa que yo había construido y era mi templo, un lugar increíble. Irme fue soltar todo y llegar a un departamento enano y en una ciudad desconocida. Pero el cambio me ayudó mucho a reconectarme con mi esencia, a sacarme el personaje que tenía de mí misma o el rol que cumplía dentro de mi grupo chiquitito dentro del país y redescubrirme. Ha sido mágico. Y vuelvo a decirlo, crecer nunca es fácil, pero he logrado encontrar la belleza en esa dificultad.

Ya llevas varios años en Estados Unidos, ¿cómo es ser inmigrante, mujer y latina en Los Ángeles?

Cuando era deportista en mi etapa escolar, viajé mucho a Estados Unidos a entrenar y en esa época el racismo era aún más fuerte y me costó mucho. Yo ahora vivo en Los Ángeles, que es una ciudad súper abierta, donde hay mucha diversidad en la calle, pero aun así soy una minoría: mujer inmigrante latina y ahora gay. Entonces me he tenido que enfrentar a una nueva visión de mí y ha sido muy desafiante e interesante. Tuve la suerte de estar viviendo esto en compañía de toda la humanidad, porque hoy cada vez más se habla de las minorías para que dejen de serlo o para que tengan el espacio que realmente merecen. Entonces me enfrenté a esto con la ayuda de un despertar social global y eso me llena de fuerza. Es más, ahora también pertenezco a un grupo en Estados Unidos que busca empoderar a la mujer latina y es grandioso sentir que no estoy sola en esto.

¿Y cómo es ser actriz allá? ¿Hay más garantías, más apoyo, más oportunidades, más cultura?

Es súper distinta la industria, mucho más grande que la chilena. La diferencia está en que nosotros, para poder hacer algún proyecto que tenemos -aunque es mínimo un apoyo estatal-, existen fondos. De hecho, es muy difícil para alguien que quiere hacer una película en Chile, financiarla sin esos fondos. En cambio acá es todo lo contrario, todo se hace desde lo privado o bien perteneciendo a un gran estudio y ahí generalmente te coartan tus ideas y el estudio termina siendo el dueño del proyecto. Entonces tienes esas dos aristas, por un lado hay muchas más posibilidades, porque hay más dinero y gente que sabe cómo funciona la industria y que quiere aportar. Pero por otro lado, siento que la autoría es más difícil de ver que en el cine latinoamericano.

Y ser actriz… Bueno, aquí en Los Ángeles el 99% de las personas trabaja en la industria y te podría decir que el 80% son actores, entonces es súper competitivo. A veces te sientes sobrepasada por cómo funciona y también pasa que por ejemplo a mí me llegan audiciones para papeles que no me interesan. Entonces también me he dado cuenta que ahora necesito sacar mi voz como artista y no solo como intérprete. 

Ha sido súper interesante esa nueva forma de verme y de tratar de contar mis propias historias. Creo que estamos viviendo un momento en el que estamos pobres de cultura pero por lo mismo, hay un movimiento subterráneo que busca sacar la voz y un movimiento social que no se va a quedar de brazos cruzados, viendo cómo los gobiernos minimizan la cultura. 

Además de muchas oportunidades laborales, -Narcos, Party Of Five y por ahí algunas películas-, encontraste el amor…

Sí, encontré el amor, un amor nuevo, un amor que llegó en un momento en el que yo estaba cuestionando y trabajando todas las formas en mí y con eso me refiero sobre todo a la idea de quién era yo o quién debía ser yo a la edad que tenía, en ese momento cuando la conocí. Entonces estaba viviendo un proceso súper profundo de observarme y de liberarme de muchos conceptos preconcebidos, ideas que arrastraba a lo largo de mi vida, que a lo mejor no eran ni siquiera mías y eran culturales o familiares. Llevaba un rato soltera, de pronto aparece esta persona en mi vida, que al instante en que nos conocimos supimos que teníamos una conexión profunda y que íbamos a ser amigas para toda la vida. Las dos estuvimos en negación un rato, antes de darnos la posibilidad de explorar desde el ámbito de pareja y ha sido un mega descubrimiento; no solamente se me abrió la perspectiva desde la mente, sino que también el corazón.

“Somos mucho más que nuestra sexualidad”, sostuviste hace algún tiempo en una . Y así es, no somos una etiqueta, ni menos lo que la gente quiere que seamos, la mayoría del tiempo somos lo que sentimos. Por lo mismo, ¿Cómo te sientes en este minuto?

¡Sí, no más etiquetas! Esto es parte de un trabajo personal mío desde hace rato. Me gusta ir liberándome de las ideas y encontrar respuestas nuevas. Es un desafío que me pongo constantemente, porque como te respondí en la primera pregunta estamos expandiéndonos todo el rato y hay un mundo desconocido que crece y que está tratando de revelarse todo el tiempo. Y yo, ¿cómo me siento? Me siento bien, muy tranquila, contenta, fuerte, con ganas de más, curiosa, me siento súper curiosa y lista para enfrentarme a algo nuevo.

Siempre has estado en una búsqueda profunda de conexión con tu ser y este año ha sido una prueba grande para todos. ¿Cómo vives este proceso?

Vivo este proceso con mucha esperanza. No niego que a ratos me agobia todo lo que está pasando, toda la politización global en la que estamos sumergidos. Vivimos algo nuevo para todos, lo que generó mucho miedo e inseguridad, pero también nos permitió sentarnos un rato a reflexionar. Y si bien van cuatro años desde que salí de Chile, cuatro años viviendo  en incertidumbre, este año, esta incertidumbre fue colectiva y pude conectar mucho más profundo con personas que están lejos. La distancia en mi caso se hizo mucho más pequeña o nula quizás, porque estábamos todos encerrados en nuestra casa. No fue fácil desde muchos puntos de vista, o sea perdí trabajo como todo el mundo, estaba con deudas y cesante pero no dejé que eso me detuviera. Obviamente, tengo mis necesidades básicas resueltas, lo que me pone en un lugar muy privilegiado y me permite darme el tiempo de reflexionar y de querer sacar lo mejor de esta situación. Entiendo que no es la realidad de todo el mundo, pero sí creo que los que estamos con nuestras necesidades básicas resueltas tenemos una responsabilidad de seguir expandiendo amor y de compartir luz en vez de miedo.

Durante la cuarentena, te hemos visto acercar tu mundo espiritual a la gente a través de lives en los que conversas sobre astrología, sanación y prácticas de meditación. ¿Qué te motivó a crear estos espacios para mover energía, compartir y reflexionar?

Todo esto nace en mí, porque son herramientas que me han funcionado para sentirme bien y estar feliz. Además, al ser como te contaba parte del grupo de las privilegiadas, sentía una responsabilidad y me he dado cuenta que la mejor manera de ser un aporte, siendo una persona conocida, es ser lo más honesto posible para que la gente que esté viviendo algo similar a lo que me tocó vivir, pueda conectar y usar mi experiencia. Puse el foco en la salud mental porque es algo a lo que culturalmente no le damos la importancia que merece, sino que solamente enfatizamos el ser exitoso y estar produciendo. Y bueno, en ese momento todos nos vimos obligados a detenernos y nuestras ideas y planes cayeron a pedazos. Entonces, era la oportunidad de conectar y lo hice desde la herramienta que tengo más cercana que es Instagram, conectando con personas que tenían mucho que compartir y que saben más que yo sobre el tema. Además, sirvió para derribar mitos como el que la meditación no es para todos. 

¿Te gustaría hacer o formar parte de algún proyecto relacionado con estas áreas?

Sí, tengo varios proyectos que van de la mano con esto. Creo que una persona que es capaz de conectarse consigo misma es un mega aporte para su comunidad; creo que la fuerza de alguien alineado es mucho mayor que un ejército de un millón. Yo le doy mucha fuerza e importancia a que cada uno se conecte con su propia verdad y que esa verdad sea expresada, porque por algo somos todos seres únicos y estamos en este planeta. A mí me costó harto entenderlo porque tenía una autoestima bastante baja, y todavía hay momentos en el que me enfrento a esas voces internas, antiguas, que te tiran hacia abajo o que te hace sentir menos. Pero cuando estoy alineada, cuando estoy en mí, realmente puedo bajarle el volumen a esa vocecita y puedo seguir expandiéndome. Yo sé que si puedo y pude, todo el mundo puede, no importa de dónde vengas, no importa cuál es tu realidad, todos somos seres ultra mágicos. El cambio que necesitamos como humanidad es partir de la valoración personal; saber que somos co-creadores y capaces de cualquier cosa, si estamos desde la energía correcta. Suena súper idealista y soñador, pero estoy segura que es así. Dentro de todos los proyectos que tengo para el futuro está alineada esta idea. Todo lo que estoy creando, escribiendo o incluso los personajes que me toca actuar lo hago ya desde esta perspectiva. Por ejemplo, ahora me toca hacer un personaje que es alguien súper perdido, malo entre comillas, pero aún así soy capaz de entrar en esas grietas del por qué alguien puede actuar de esa manera, y en el momento en que me toque después hacer una entrevista respecto del personaje, bueno, puedo meter también estos temas.

Hace algunos días visitaste Chile. ¿Te veremos de regreso en la pantalla nacional? 

Desde que me fui de Chile nunca he cerrado la idea de volver, todo lo contrario, me encanta nuestro país y me encantaría trabajar en una producción nacional; de hecho, casi lo hago el año pasado, pero no me coincidieron las fechas. Estoy siempre viendo la posibilidad de volver, solo que ahora que está todo despegando aquí, siento que sería un poco irresponsable conmigo y con mi propósito abandonar el buque, aunque se haga cuesta arriba. Creo que todavía tengo que estar aquí y allá, y si aparece un proyecto que me llame mucho la atención, voy feliz a hacerlo. 

¿Y en lo internacional? ¿Hay algo por ahí que nos puedas adelantar?

No hay nada que pueda adelantarles todavía, pero estoy terminando este año con dos proyectos que me tienen muy contenta y que acaban de aparecer. Estoy recién recuperándome de este año de dificultades laborales y económicas y empezando a ver que algo está mejorando. Me aparecieron estos proyectos súper entretenidos, que me tienen muy feliz: uno como guionista y el otro como actriz. Así es que estoy contenta y ya pronto los voy a poder contar.

Has interpretado varios personajes y por ende has lucido diferentes vestuarios. ¿Cómo desarrollas la estética de los personajes? ¿Te involucras en esa búsqueda de identidad y estilo?

Dependiendo del proyecto, a veces tengo más libertad y otras menos, pero siempre trato de involucrarme. Me imagino el personaje antes de llegar a conversar con los vestuaristas. Es súper importante el tema del vestuario y la estética de un personaje, ya sea súper plano, sencillo o algo totalmente elaborado, único y excéntrico. Habla mucho de las personas el cómo nos vestimos y cómo nos expresamos, habla mucho de un país incluso. Por eso es hermoso ver cómo en Chile ahora hay más expresiones en las calles. Aquí en Los Ángeles, todo el mundo tiene su propio estilo y como es una ciudad de show se exacerba aún más eso y esta diversidad de las calles es demasiado rica. 

Y lejos de los sets, ¿qué pasa en ese sentido con tu estilo, se ha visto alterado por algún personaje, o tal vez inspirado?  ¿Cómo lo definirías actualmente?

Hoy mi estilo no sé si tiene tanta definición, creo que después de este año de cuarentena, el estilo comodidad es lejos lo más importante. Soy fanática de los enteritos, por mí viviría en enteritos y sin sostén por el resto de mi vida. Eso sí, muchas veces también me gusta arreglarle más, buscar verme más guapa, más exótica, pero en el día día comodidad ante todo.

Para terminar, ¿qué te gustaría decirle a quienes están en la búsqueda de su ‘yo’ y a quiénes están detrás de sus sueños?

Decirles que esa búsqueda mientras estemos vivos va a seguir en pie, la búsqueda continúa; sean lo más honestos consigo mismos. Muchas veces, o van a ir en contra de las ideas familiares o incluso en contra de su grupo de amigos, pero es tan gratificante escucharnos, escucharte en esa búsqueda y ser lo más honesto posible para que aparezca tu verdadera voz y, recordarte que esa voz es fundamental para el proceso de toda la humanidad. Así es que decirles que nunca dejen de encontrarse, que nunca dejen de hacer ese camino hacia dentro y después expresarlo afuera. No están solos nunca. Así que denle con todo, ¡sino pa’ qué!

Fotografía: Javiera Eyzaguirre @javieyzaguirre @estudiofe
Maquillaje: Ale del Sante
Vestuario: Pau poblete @pau_poblet_ / @Espaciomagmacl
Asistente de vestuario: @spicyrebequita
Arte: Valentina Caiozzi @arte.valentia
Booking & Management Fernanda Urrejola: @agenciaversus
Asistente: Patricio Miranda @sabbator
Retoque: @retouchmanugarte
Entrevista: Kevin Cortés @xkevincortes
Producción para RevisteLaCalle @vistelacalle

Comentarios

Kevin Cortes
Kevin Cortes

Periodista con mención en Comunicación Digital. Ama la moda y el styling masculino.

También te puede interesar