Entrevista a la marca afro-chilena de vestuario Amooti: “Las telas africanas, en calidad, no han logrado ser igualadas por la industria china”

Entrevista a la marca afro-chilena de vestuario Amooti: “Las telas africanas, en calidad, no han logrado ser igualadas por la industria china”

Cuando Francisca Droguett viajó a África, conoció y se encantó de una realidad totalmente nueva para ella, una en la que la sastrería y las telas son protagonistas de diversas tradiciones. “Cuando llegué a Visitar a Eddie, un ugandés, descubrí que existía la cultura de mandar a hacerse ropa, con telas africanas, para un evento en especial. Hecho que a su vez es sinónimo de estatus y una tradición que aún se mantiene activa allá, y desde hace muchos años”.

El descubrimiento de esta tradición y sus ganas de que le hicieran a ella algunas prendas, terminó por ser el inicio de @amooti_africanstories, una marca afro- chilena que toma la cultura africana y la adapta al modelo y cuerpo chileno. En ella podrán encontrar coloridas prendas, entre las que destacan camisas, blazers, vestidos, faldas, pantalones, camisas, tops y shorts. Tanto para mujer como para hombre, y todas fabricadas por modistos en Uganda, para quienes ha sido un verdadero desafío el adaptar las medidas con las que regularmente trabajan a cuerpos de una cultura totalmente distinta. 

Por estos días la vida de la ‘Fran’, se divide entre Chile y África, y en uno de sus tantos viajes nos contó un poco más sobre el proceso de confección, los desafíos de llegar con una ropa que rompe con el vestir tradicional del chileno, los valores de su marca, entre otras cosas. 

¿Por qué telas africanas?

Las telas africanas tienen arraigada la cultura, han sido por muchos años sinónimo de varios significados africanos. Desde regalos de lujo para momentos importantes hasta significados de los diferentes colores y estampados. Las telas africanas en su calidad no han logrado ser igualadas por la industria china, más que en los estampados. Esto las hace ser más características, más únicas y exclusivas. 

¿Quién realiza la confección de las prendas?

Hemos estado trabajando constantemente con un grupo de modistas desde el principio, alrededor de siete personas entre mujeres y hombres mayores de edad que buscan mejorar sus ingresos mes a mes. Y en mayo de este año, fuimos a Uganda, donde integramos a dos nuevos grupos de modistas, alrededor de 10 personas más, con ellos estuvimos compartiendo nuestras forma de trabajo para luego poder llegar a la calidad y prendas que buscamos.

¿Qué tan difícil ha sido la exportación?

Para los modistas exportar a otro país es algo nuevo y emocionante, no lo habían hecho antes. Adaptar las medidas a otros cuerpos de otras culturas diferentes ha sido un desafío para ellos y para nosotros como marca. De todas maneras hemos ido adaptándonos unos a otros y seguimos mejorando en esto. 

¿Cuáles han sido los principales desafíos que han tenido que asumir como marca para lograr este proyecto?

Llevamos recién un año y sentimos que hemos tenido que cruzar varias barreras, geográficas, culturales y lingüísticas, para poder hacer que esto resulte. Por un lado la mayoría de los chilenos somos muy convencionales, y poco a poco hemos empezado a usar color, y ese es nuestro público, el valiente que no le tiene miedo a vestirse colorido y el que valora las cosas hechas a mano que tienen un significado más allá de una simple camisa. Por otro lado África ha sido estigmatizado como un continente donde no hay más que pobreza de dinero, y nosotros como marca pretendemos mostrarles a los chilenos la realidad que se vive, que África es un país muy rico culturalmente. 

A propósito de los desafíos ¿Cómo ha sido adaptar esto al vestir del chileno?

Es un desafío, algo nuevo para muchos y algo que muchas personas estaban esperando. A pesar de que nuestras prendas son 100% coloridas, la idea es combinarlas con un color neutro que haga resaltar el color y aún así seguir viéndose elegante y diferente. 

La personas cada vez están más atrevidas y valientes en salir de lo convencional, se están atreviendo cada vez más y eso es bueno para lo chilenos, ya que estamos acostumbrados a los colores apagados sobre todo en invierno. Y nos pasa mucho que creen que nuestras prendas son sólo para el verano, pero tenemos varios modelos coloridos y abrigados para esta época.

 

¿Cómo ha recibido el público masculino estos estampados tan llamativos?

A varios les gusta mucho y no dudan en vestirse con nuestras prendas, otros no están muy seguros todavía, pero todo es poco a poco. Finalmente esto es parte del proceso de cambio que estamos viviendo los chilenos.

En una época en la que está siendo muy criticada la industria textil por las noticias de explotación y semiesclavitud ¿Cuáles son los valores que ustedes como marca tienen y proyectan con sus trabajadores?

Trabajamos en conjunto, transparentamos el proceso de manufactura lo que más podemos, mostramos quién hace qué en Amooti, a través de material audiovisual y etiquetamos cada prenda indicando a cada persona que la hizo, así se genera una mayor relación modista-usuario. También a medida que los clientes van entregándonos fotos con sus tenidas vamos entregándoles feedback a los modistas, lo que les entrega más motivación de saber que en otra parte del mundo se está valorando su trabajo. Económicamente, pagamos el precio que nos piden por prenda unitaria, a veces el precio de cada producto nos cuesta mucho más haciéndolo allá que si trajéramos las telas para hacerlo aquí, pero apostamos por el valor agregado que es entregar ingresos y valorar lo que los modistas hacen allá con sus propias manos.

¿Cuáles son las prendas que se pueden encontrar en la marca? ¿existe la posibilidad de hacer pedidos o trabajo personalizado?

Tenemos prendas de mujer y hombre, en un principio hacíamos de niños pero la llevamos solo a ferias de diseño. Tenemos para hombres camisas, blazers y ternos. Para mujeres tenemos vestidos, faldas, chaquetas de invierno y todo clima, pantalones, camisas, tops y shorts, entre otros. Unisex tenemos chaquetas bomber abrigaditas. Trabajos a pedido si se pueden hacer, sólo que toma más tiempo por los procesos que se requieren.

¿Qué se viene este 2019 para Amooti Store?

Recién este mes cumplimos un año consolidados como marca, nos gustaría participar de más ferias de diseño y poder expandir más la marca. Queremos activar full la página web, que no ha sido nada fácil, ya que al ser todas nuestras prendas casi exclusivas, el manejo de stock en web es difícil. Por esto esperamos de aquí a fin de año poder tener un muy buen sistema de ventas online, para poder llegar a más personas a nivel nacional e internacional. 

Comentarios

Kevin Cortes
Kevin Cortes

Periodista con mención en Comunicación Digital. Realizó su práctica profesional en Revista Mujer LT. Ama la moda y el styling masculino.

También te puede interesar