Hablando de estética con la cantante Celeste Shaw: “No pienso en el look como algo superficial, porque para mí, también es un lenguaje con el que puede dar contexto”

Hablando de estética con la cantante Celeste Shaw: “No pienso en el look como algo superficial, porque para mí, también es un lenguaje con el que puede dar contexto”

Zapatillas, ropa negra y aros grandes, son tres prendas que no pueden faltar en el clóset de Celeste Shaw (@celeste_shaw), la cantante que se popularizó con la interpretación de “Amo como Soy” -canción con la que colaboró para la campaña de una multitienda-, y que por estos días brilla en la escena nacional. Música soul, pop y rhythm & blues y hip hop, son algunas de las especialidades vocales que explota en sus distintas presentaciones y que explora en cada uno de sus temas. Sencillos, que en su mayoría, están cargados de experiencias personales y potentes mensajes, que busca acentuar, aún más, y contextualizar con su imagen. “Con el tiempo ha ido aumentando mi interés en la estética, como complemento de mi trabajo y de lo que quiero llegar a proyectar. Además siento que es parte del proceso creativo. Finalmente la estética es todo: lo que digo, desde dónde, cómo y cuándo”.

Pero llegar hasta donde está hoy, no fue fácil. Desde su rol de música, compositora, cantante y rapera, asegura que insertarse en la industria es complejo y más si eres solista y mujer. Por ello, para alcanzar el éxito que le permitió cruzar la cordillera, llegar a grandes escenarios y que hoy la tiene preparando un nuevo disco -que muy pronto verá la luz-, ha tenido que perfeccionar su técnica, tocar muchas puertas, arriesgarse, preocuparse más de ella y de su estilo urbano. Pero por sobre todo, tuvo que recorrer un camino lleno de estereotipos, comparaciones y creencias populares que lucha día a día por desmitificar. “Las mujeres no vendemos menos, no somos menos bacanes ni tenemos menos público, es un problema histórico que hay que erradicar”

¿En qué minuto decides dejar los coros e iniciar una carrera como solista?

No dejé un día para otro de hacer eso, pero cuando empecé a grabar mi primer disco solista (publicado el 2012), eso se convirtió en una prioridad y lo ha sido desde entonces. Aquí es donde canto mis letras, mis canciones, me expreso con plena libertad. Aún hago coros, en lo que considero un proyecto más colectivo, como el de Latin Bitman donde canto algunos temas como “voz principal”. Somos varios músicos que estamos en la misma, con proyectos personales y que también vibramos compartiendo escenario.

 

¿Cómo fue tu acercamiento con el rap?

De muy chica me llamó la atención y mis inicios creativos fueron a través del rap. Escribiendo letras, rimando, improvisando, jugando a hacer beat box. Es un mundo apasionante, empoderador, donde me sentí libre de escribir sobre cualquier tema. El rap es una herramienta tremendamente expresiva. Mi hermana mayor, con quien siempre hemos compartido gustos musicales fue muy importante en este acercamiento. Desde que yo me vine a Chile (nací en Londres), siempre nos mandábamos correos con mixtapes y ella me mostró varios artistas o temas que se convirtieron en mis favoritos.

¿Sigues el estereotipo de rapera en cuanto a look?

Podría decir que sí, porque a veces me subo al escenario con zapatillas y prendas más deportivas, uso trenzas y las argollas más grandes que tenga. Pero no me limito, ya que si me dan ganas me pongo un vestido y quizás eso se puede ver “muy rapero”… Al final siento que es la actitud la que te define.

¿Cómo es ser mujer y hacer rap en Chile?

Si bien no me defino como rapera, porque es más amplio que eso, soy música, escribo mis canciones, canto y rapeo. De todas formas es tremendamente difícil. Tu talento y tu opinión son muchas veces subestimadas. Basta con revisar los pobres porcentajes de música liderada por mujeres en radios o nuestra participación en festivales. Es una larga pelea que hay que dar, un problema que hay que visibilizar y nos merecemos el espacio tanto como los exponentes masculinos. No vendemos menos, no somos menos bacanes ni tenemos menos público, es un problema histórico que hay que erradicar.

A propósito de lo que mencionas, eso de que muchas veces subestiman el talento de las mujeres, ¿Cómo tomas las comparaciones con Ana Tijoux?

He trabajado mucho tiempo en esto y siento que mi música tiene un sonido propio, una identidad y lo que lo hace única son mis experiencias de vida, las fusiones de todo lo que he escuchado, con quienes trabajo, etc. Pero las personas parecemos tener una necesidad de etiquetar, clasificar, comparar, como una manera de ordenar nuestras cabezas y darnos cierta seguridad. Y por eso entiendo que cuando uso el rap en mis canciones, se haga una asociación con esa voz femenina reconocida en Chile, que por lo demás, admiro muchísimo.

 

¿Cómo definirías tu estilo musical?

Siempre he estado más cerca de la música urbana o black music, me paseo entre el funk, soul, hip hop, puedo coquetear con sonoridades más jazzeras o a veces ando más popera. Pero lo que viene en mi próximo disco está más cargado al hip hop y al nu-soul, podría decir que es un rap melódico.

¿Y cómo definirías tu estética?

Tiene mucho que ver con la música que hago, urbana o street style, totalmente.

¿Crees que ser artista es sinónimo de preocuparse de la imagen y de ser fiel a ese estilo que buscas proyectar?

No diría que es sinónimo, pero en lo personal forma parte de lo que quiero proyectar. Es un todo: lo que digo, desde dónde, cómo y cuándo. La estética es históricamente parte de la música, puede no ser nada y eso también ser parte de la música. Desde cómo te vistes, una foto, video, tipografía, color, etc., son herramientas de expresión que para mi gusto hoy en día son totalmente necesarias e importantes.

 

¿Desde que pasaste de los coros a ser solista y protagonista, ha aumentado la preocupación por tu imagen?

Con el tiempo ha ido aumentando mi interés en la estética en general como complemento de mi trabajo. También es parte del proceso creativo y lo disfruto mucho, no pienso en el look como algo superficial, porque para mí, también es un lenguaje, con el que puede dar contexto, es arte.

¿Cómo se viste diariamente Celeste?

Me gusta combinar básicos en mis prendas y que se luzcan más las zapatillas. Pantalón a la cintura, un crop top con camisa amarrada y una bandana que puedo usar como cintillo o en el cuello.

¿Existe una diferencia entre Celeste Cantante y Celeste en su día a día?

Para el escenario, fotos o videos me gusta dedicarle más tiempo a mis looks, puedo usar prendas que me pongo para salir a dar una vuelta pero mezcladas con algo más entretenido o llamativo. Juego con el maquillaje y especialmente con mi pelo.

Justamente parte de la estética tiene que ver con el cabello, ¿te gusta innovar con tu pelo?

He sido mala para innovar con mi pelo, porque lo he tenido largo toda la vida. Pero como señalaba, le doy harto protagonismo y me hago todo tipo de trenzas y colas altas. Además desde hace un par de años que lo tengo morado y lo he ido complementando con el uso de chasquilla. Patricia Pinto (@elbookdepatricia) me lo cuida y me hace unos peinados amados. Ahora me está intentando convencer de cortar y dejar melena, estoy viendo si me atrevo.

Además de Patricia, que ve el tema capilar, ¿alguien te ayuda a pensar en tus looks?

No mucho, me gustaría hacerlo más, porque es un aporte tremendo la mirada de alguien “experto”, que sea capaz de potenciar tu estilo para darte a entender de manera más directa. La última colaboración que hice fue con Misster Clothes (@misster.clothes) y sus chaquetas increíbles para una sesión de fotos.

¿En qué momento de tu carrera estás?

Trabajando en la etapa final de un EP de cinco canciones, que muy pronto verá la luz con su primer single. El productor musical y con quien compartimos el trabajo creativo es Gabo Paillao, que además de hip hop aporta armonías más jazzeras, un espíritu bolerístico y unos loops pianísticos de alma antigua. Hacer un disco es un trabajo intenso y este año he estado muy enfocada en eso, estoy muy entusiasmada con este nuevo camino que se viene.

¿Y qué es lo que se viene?

¡No parar!, este nuevo disco, aunque esté dentro de estilos que he visitado desde siempre, es distinto a todo lo que he mostrado antes y es volver a mis raíces, a lo que siempre tuve ganas de hacer y finalmente encontré un partner con el que llegamos al sonido que me imaginaba y con la energía precisa. Entonces, puedo decir que se viene un nuevo comienzo.

 

 

 

 

Comentarios

Kevin Cortes
Kevin Cortes

Periodista con mención en Comunicación Digital. Realizó su práctica profesional en Revista Mujer LT. Ama la moda y el styling masculino.

También te puede interesar