Entrevista al diseñador brasileño Igor Dadona: “Los hombres están abriendo sus mentes ante la experimentación del vestuario y eso es maravilloso”

Entrevista al diseñador brasileño Igor Dadona: “Los hombres están abriendo sus mentes ante la experimentación del vestuario y eso es maravilloso”

Traducción: Murilo Yamanaka

No solo sus prendas bordean los colores más oscuros, sino también sus conceptos. Igor Dadona es uno de los nuevos diseñadores de Brasil, una de las industrias más importantes del mundo en cuanto a moda, y la más significativa en Latinoamérica. Así, bajo una perspectiva potente con discursos totalmente atípicos pero que se traducen en un prêt-a-porter más que destacable, Dadona se mueve entre pasarelas como Casa de Criadores –la más importante en cuanto a nuevos talentos de su país-, llegando a ser destacado por Lilian Pacce, una eminencia en cuanto a moda en Brasil. Y aunque diseña vestidos, su fuerte es la ropa masculina, que estrena ya su temporada de otoño/invierno 2014.

-¿Cómo y por qué decidiste estudiar Vestuario?

Cuando era chico me gustaba dibujar personajes de videojuegos, lo que no pude dejar de hacer mientras crecía. En un momento comencé a idear mis propios dibujos, hasta que mi familia se dio cuenta de cómo valoraba la ropa y los detalles que podía tener una prenda. Así comencé a investigar acerca de vestuario, leyendo libros, revistas, sitios web; no realicé ningún estudio sobre moda hasta que ingresé a Universidade Anhembi Morumbi el 2008, donde me gradué el 2011. Decidí comenzar inmediatamente a trabajar porque siempre me interesó dibujar y lo único que me faltaba era comprender sobre técnica y el proceso creativo. Así me di cuenta que el mundo de la moda era mi lugar.

-Tu estética parece oscura y andrógina. ¿Cuáles son tus referentes a la hora de diseñar?

Puede parecer cliché pero todo lo que me rodea, mis pensamientos y deseos son mis referencias. Tengo una visión oscura acerca de todo, así que me gusta ver la belleza de las cosas que no son evidentes a primera vista. Tal como le dije una vez a Silvana Holzmeister en una entrevista, creo en la moda es un universo donde puedo recolectar y mantenerme protegido de todos y de todo. Cuando vuelvo de ese universo, traigo conmigo todas las experiencias que me ofrece y las muestro para que las personas las vean con sus propios ojos. La moda debe hacer que tu pelo se erice, que no todo sea comercial sino también un deseo de soñar y pensar que no existen límites, que todo es posible. Así creo en este sueño o pesadilla que se transforma en uno, rodeado de mi trabajo sin pensar en un límite como parte de él.

-Si tuvieses que escoger a una persona de cualquier época para vestir, ¿quién sería y por qué?

Escogería a Marilyn Manson. Me gusta su personaje, es muy agresivo pero al mismo tiempo parece un niño indefenso que solo quiere llamar la atención. Hoy es un poco más sobrio visualmente hablando, pero me gusta desde los años ’90, cuando no podía ser definido ni como hombre o mujer y era hermoso a su propia manera; ese tipo de contraste me encanta.

-Hoy hemos visto una evolución en el vestir masculino con muchos hombres que se atreven incluso a llevar falda en la calle. ¿Cuáles podrían ser los nuevos básicos?

Los hombres están cada vez más abiertos de mente acerca de las novedades que les ofrece la moda. No es muy común ver hombres con faldas o blusas de encaje en las calles pero hay varios ejemplos dando vueltas. Apostaría a que los nuevos básicos se componen de un kilt, skort (falda/short) y prendas más ajustadas al cuerpo.

-En tu última colección, los modelos tenían el rostro cubierto con detalles. ¿Por qué crees que esta área se ha transformado en foco de intervenciones e incluso máscaras en la pasarela últimamente?

Quizás vivimos en una generación donde las expresiones no son suficientes para demostrar sentimientos; los adornos faciales ayudan entonces a hacer todo más evidente. El rostro es la tarjeta de presentación de cualquiera, pues así comienza nuestra lectura sobre alguien cuando lo vemos por primera vez. Creo que en cuanto a moda interior y exterior, la cara siempre será el punto focal para mostrar el camino directo a nuestros corazones.

-Una de las cosas que más me llamó la atención en Sao Paulo fue que muchos hombres se atreven a usar faldas en su vestir cotidiano. ¿A qué se debe este fenómeno que por ejemplo, se extiende a famosos como Kanye West?

Creo que es una manera de demostrar que son libres y también que los tontos prejuicios que existen acerca del guardarropas masculinos se están quebrando. Por supuesto que existen muchas personas que aún son prejuiciosas acerca de hombres llevando falda, pero creo que se convertirá en algo común a medida que pase el tiempo. La mayoría de mis clientes buscan faldas masculinas, sin importar la edad y mucho menos género; los hombres están abriendo sus mentes ante la experimentación del vestuario y eso es maravilloso.

-Tu primera colección, con la cual te graduaste, se llama Asphyxia. ¿Por qué escogiste ese concepto como base para una propuesta?

Desde hace un tiempo comencé a leer acerca del mundo del fetiche, principalmente sobre sadomasoquismo porque creo que está lleno de misterio y riqueza, me encanta. El año que me gradué pensé acerca de cómo incluir el concepto como tema de mi colección, decidiendo explorar aun más allá lo de mi propia vida. Estoy fascinado con la muerte y decidí unir esos dos universos, el sadomasoquismo y la muerte por asfixia erótica. Muchos de los que practican sadomasoquismo usan la asfixia como forma para llegar al placer, pero en algunos casos todo se sale de control y terminan asesinando a la otra persona sin darse cuenta.

-Cuando hablamos de diseñadores, siempre tomamos en cuenta que durante la etapa de estudios forman su identidad. ¿Crees que eso fue lo que pasó en tu caso o siempre has tenido un estilo determinado?

Siempre he mantenido una identidad, una manera de ver el mundo. Me gusta la soledad y ver cosas desde su lado más oscuro. Todo y todos tienen un lado oscuro, pero muchos no lo ven y creo que es mágico llevar un poco de este universo a través del vestuario para que todos puedan verlo con sus propios ojos.

-Por ultimo: una canción, una película o un ícono que te identifiquen.

Me gusta la canción Unravel de Björk; la tengo tatuada en mi piel. La canción habla sobre el amor que termina, nos destroza por dentro pero vuelve, y cuando lo hace, podemos tener un nuevo amor. Creo que el amor es así; sufrimos por muchas cosas que parecen intratables, pero luego llega algo nuevo que sana lo que sentimos antes, lentamente pero lo hace. Es acerca de renovarse, de cambiar y tener esperanza.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta