Futurismo sutil: Los accesorios de Sarah Angold

Futurismo sutil: Los accesorios de Sarah Angold

Dicen que quedarse en la zona de confort poco alienta la creatividad y el encuentro de un camino propio, algo que bien sabía Sarah Angold, diseñadora de origen inglés que ha ido contra la corriente probando y explorando cuanta disciplina se pusiera frente a ella para ser hoy una de las diseñadoras de joyería más destacadas del último tiempo por sus inusuales e hipnotizantes piezas.

Los intereses de Sarah difícilmente podrían limitarse a un área en particular, a pesar de que en sus años estudiando en el Royal College of Art así lo querían. Hambrienta por explorar más allá de los textiles se introdujo en la mayor cantidad de disciplinas posibles, lo que la llevó a trabajar como diseñadora para la marca Toyota en Japón, y luego a cursar una residencia sobre diseño de iluminación en el Design Museum (museo del diseño) en Londres.

Sin embargo, fue a través de su trabajo decorando las vitrinas de Selfridges que su carrera como joyera tuvo inicio, pues el encargo fue realizar accesorios de gran tamaño que simularan luces. El resultado fue el interés inmediato de un amplio público por comprar una colección que aun ni siquiera existía.

Inspirada por películas de ciencia ficción, estructuras matemáticas y formas gráficas, sus piezas destacan por ser únicas, versátiles y complejas, siendo una mezcla perfecta entre tecnología y trabajo manual, técnicas como impresión 3D, corte láser y grabado ácido y trabajo hecho completamente a mano. Sus colecciones han sido vendidas en retailers como Lane Crwford y Luisa Via Roma y cuenta con clientes de la talla de Hussein Chalayan. Además ha colaborado diseñando una línea de joyas para Topshop -que fue un éxito de ventas-, con el diseñador de moda David Koma, para la línea de zapatos de Liam Fahy, y ha realizado intervenciones en el Design Museum, entre otros. Un ecléctico recorrido y una prometedora carrera que esperamos seguir de cerca.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta