Entrevista a Loui Foo de la banda danesa Giana Factory

Entrevista a Loui Foo de la banda danesa Giana Factory

Colaboración desde Nueva York por Paola Pietrantoni y Manuela Donoso. 

Esta semana estuvimos con Louise Foo, integrante de la banda danesa que ha liderado la escena Indie rock en Copenhagen desde hace un par de años con su primer disco “Save The Youth”. Louise Foo (voz y drum pads), Sofie Johanne (bajo & sintetizador) y Lisbet Fritze (guitarra) conforman el trío destacado por su sonido pop experimental, con una mezcla de ritmos Indie electrónicos y algo de psicodelia de los años 60′ y 70′. Fueron catalogadas como “Noir Pop” (pop negro) por una revista danesa, mientras que nos dan a conocer temas como “Rainbow Girl” “Heart Thief” y “Trippin”.

Louise, Sofie y Lisbet han hecho giras por Europa y compartido escenario con grandes bandas como Autolux, The Raveonettes y The Asteroid’s Galaxy Tour. Actualmente están terminando de grabar su segundo disco en Copenhagen. Te dejamos con las respuestas que nos dio la vocalista de esta banda para este entrevista.

¿Lou qué estás haciendo en Nueva York?

Estoy haciendo un Máster en Telecomunicaciones Interactivas en la Universidad de Nueva York. Ahí trabajo con nuevas tecnologías como lenguajes de programación, circuitos e instalaciones interactivas. Estoy muy interesada en las nuevas maneras de hacer música, nuevas maneras de hacer performances y nuevas formas de distribución musical. Pienso que sería bueno poder ver más proyectos de música interactiva como “Biophilia” de Bjork.

Estoy también en una clases que se llama Nuevas Interfaces para la Expresión Musical, donde diseño mis propios instrumentos, y con profesores como Morton Subtonick, pionero en música electrónica. Él comparaba el tocar un instrumento con el proceso de hacer una pintura. Esta idea poética se relaciona mucho a las cosas que quiero explorar en mis proyectos .

¿Cómo se formó Giana Factory?

Nos conocimos en una escuela de música hace diez años. En esos tiempos escuchábamos música de mujeres de los años 60′ y armamos una banda inspirada en esas canciones que nos solían gustar. No era una declaración del poder femenino, solo pasó que éramos amigas y tocábamos juntas. Pero sí puedo decir que el hecho de ser solo mujeres haciendo música nos hizo sentir más seguras que tocando con hombres. Puede ser porque fuimos criadas en una sociedad donde las expectativas para una chica era no hacerse notar ni ser competitiva, tocando en una banda con chicos no nos daba el mismo espacio para cada una como cuando estábamos solo las tres. Empezamos a escribir nuestras canciones desde el principio y experimentábamos para encontrar nuestro propio sonido y universo, que ha ido cambiando a través de los años.

Hablando de mujeres que te influenciaron en tu proceso musical, ¿cómo te ha influenciado tu hermana Shanon y su carrera en The Raveonettes?

Mi hermana siempre ha sido una gran inspiración para mi, me ha hecho creer que es factible tener una banda y hacer de eso una manera de vivir, es posible si se trabaja duro y si eres talentoso. He ido de gira con The Raveonettes muchas veces y de distintas formas en estos años. La primera vez, cuando tenía 18 años, los acompañé vendiendo merchandising, y también fui fotógrafa de la banda. Cuando mi hermana quedó embarazada me pidió que la reemplazara, así que estuve de gira cantando para The Raveonettes todo un verano por Europa. Eso me hizo superar mi pánico escénico.

¿Cómo describirías tu música a alguien que nunca lo ha escuchado?

Música electrónica a base de sintetizadores, guitarra y bajo. Mi voz podría decir que es lánguida o algo así como opuesta a una voz estridente. Creo que el sonido es bien escandinavo con un poco de elementos Club y atmósfera melancólica. Los largos inviernos y el clima frío tienen influencia en el sonido de la música que sale de estos países del norte. El nuevo álbum va a ser menos denso que el primero, aunque todavía tiene algo de esa melancolía nórdica. Hay temas que me recuerdan canciones desde Joy Division a los principios de Depeche Mode y The XX. El blog indie Pitchfork escribió que nos especializamos en una gélida electrónica minimalista.

¿Cómo fue la respuesta del público en Europa con el primer disco “Saving the Youth”?

En Europa nos recibieron muy bien. Especialmente en Francia donde tocamos en un festival por diez diferentes ciudades. También fue increíble tocar en UK, Alemania, Suiza, Finlandia, Suecia, Bélgica, Noruega y Dinamarca. Nos gustaría tener la oportunidad de tocar al otro lado del Atlántico algún día.

¿Cual ha sido tu show favorito hasta ahora?

Puede ser que el mejor show haya sido el festival Roskilde en Dinamarca, fuimos invitadas a tocar en frente de miles de personas antes de ni siquiera tener un disco. Fue un concierto especial porque es un festival al que íbamos cada año desde que éramos adolescentes, es donde escuchamos nuestros primeros conciertos en vivo. Para ese show usé un vestido de Palestina que mi mamá se compró en el primer festival que hizo Roskilde en los 70′.

¿Dónde consiguen el vestuario para arriba y abajo del escenario?

Me gusta la ropa suave y con sentido del humor, algunas cosas vintage y las telas de buena calidad. Consigo mucha de mi ropa entre mis amigos, nos juntamos y hacemos remates e intercambios. Me gustan materiales como la seda y la lana, y últimamente he estado usando mucha ropa como con teñidos en batik. Encontrar ropa es como cuando te atrae alguien, es difícil de explicar por qué te atrae… si te gusta cómo se ve, te queda bien y se siente bien.

En el escenario hemos tratado diferentes trajes y máscaras, otras veces lo hacemos más bajo perfil y no pensamos en el vestuario. Mis diseñadores favoritos son los daneses Moon Spoon Saloon y Henrik Vibskov.

Nos gustaría verlas algún día tocando en Chile. ¿Algún plan de venir?

Me encanta Chile, crecí escuchando acerca de su historia política. También escuchando canciones como Till Allende (Canción para Allende) de una banda danesa de la generación de mis padres que se llama Røde Mor (Roja Madre). Hace unos días también vi la película NO, me pareció muy buena. Me interesa la historia política de Chile y me intriga ese flaco país. Me encantaría que nos invitaran a tocar allá algún día.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta