La evolución de Michelle Williams

La evolución de Michelle Williams

Desde 1998 hasta el 2003, la televisión juvenil se definía a través de las historias, el drama y el estilo que mostraban los protagonistas de series como “Dawson’s Creek”. En este panorama, emergió una rubia de nariz respingada que tiempo después se reinventó para transformarse en una de las mejores actrices de su generación y en todo un icono de moda: Michelle Williams.

 

La recientemente anunciada modelo de la marca Louis Vuitton –cuya campaña aparecerá oficialmente en septiembre-, pasó de llevar pantalones plásticos y blusas ajustadas psicodélicas hasta llegar a personificar con éxito al máximo mito sexual de nuestra historia –Marilyn Monroe-, pero antes pasó por varias etapas. Con un look juvenil desde su primera película importante “Dick” (1999), hasta su búsqueda alternativa en el cine independiente.

No fue hasta “Brockeback Mountain” que el público y sus pares comenzaron a notar su talento. En la filmación de esa película comenzó su historia de amor con Heath Ledger, el fallecido actor con el que estuvo hasta el 2005 y con quien tuvo a su hija Mathilda. Pero para ese entonces, Williams ya llevaba vestidos de Vera Wang, Chanel, Chloé, Miu Miu, Lanvin y por supuesto, Louis Vuitton. La sexualidad siempre presente de Williams en Dawson’s Creek llegó a nuevos niveles con “My week with Marilyn”, la película donde interpretó a la rubia diva, mientras sus roles siguientes la tienen entre la fantasía, los dramas Indie y la alta costura siempre retro.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta