Entrevista a Carmen Haid, creadora de Atelier Mayer: “El vintage es el futuro”

Entrevista a Carmen Haid, creadora de Atelier Mayer: “El vintage es el futuro”

Foto: Michelle Bobb-Parris

Al igual que otras como Marisa Berenson, crecer junto a una abuela diseñadora puede darte las llaves para comprender el mundo de la moda desde otra perspectiva. Así lo vivió Carmen Haid, creadora de Atelier-Mayer y titulada de Fashion Management en el London College of Fashion. Haid maneja una de las más reconocidas tiendas de ropa y antigüedades de lujo del mundo; para ella, el vintage va más allá del revival o la influencia que mantiene en la moda, pues sus adorados tesoros de Yves Saint Laurent, Paco Rabanne o el impulso de marcas como Rafael Lopez vienen de la mano de su amor por el concepto. “Algo vintage forma parte de la historia, es eco friendly y además es coleccionable, tal como una pieza de arte”, asegura.

Nos encantaría saber de dónde sacas esas piezas vintage, que van desde Balenciaga hasta Schiaparelli y ¡¿cómo haces para no quedarte con todo?!

Busco piezas por todo el mundo; la mayoría provienen de colecciones privadas, vendedores de piezas vintage, ferias y a veces, de subastas. Todo involucra muchos viajes pero también la noticia va de boca en boca, lo que ha provocado que cada vez más personas nos contacten si piensan que poseen algo especial e interesante para vender. Es difícil separar las emociones cuando compras una pieza, a veces me quedo con alguna. Siempre tengo a mis clientes en mente cuando estoy buscando algo en cualquier rincón del mundo, lo que adoro hacer especialmente cuando lo puedes llevar a cabo de manera online. Lo vintage sobrepasa tendencias; a veces termino encontrando piezas y casualmente calzan justo con las tendencias.

-¿De qué manera podrías describir el legado de tu abuela, la diseñadora austríaca de los años ’30 Klaudia Mayer?

Mi abuela se dedicaba a la alta costura en Viena durante el periodo de secesión en los años ’30. Principalmente, se especializaba en trajes de noche y cóctel que eran llevados por damas de la alta sociedad en Austria, Suiza y Liechtenstein. Pasé muchos veranos en su atelier ayudando en las pruebas de vestuario y en sus shows de pasarela. Mi abuela dejó una gran impresión en mí como artista y también con sus habilidades al confeccionar ropa; era una dama muy elegante y su legado es de exquisita calidad y estilo, herencia y sofisticación.

-¿Quiénes son los clientes de Atelier Mayer y de dónde vienen?

Tenemos muchos clientes de todas las edades: madres e hijas, hombres que compran para sus parejas o ellos mismos, amantes de la moda, coleccionistas de artículos vintage e incluso museos de todo el mundo.

-¿Cuándo te diste cuenta de la importancia del concepto vintage y cómo visualizas el futuro de la ropa del estilo?

He estado coleccionando ropa vintage y objetos de arte desde que tenía tres años. Mi mamá me llevaba a mercados y ¡nunca quería dejar de ir! Era una ávida coleccionista en ese entonces y nunca me detuve. Mi objetivo es convertirme en una líder dentro del rubro de la moda vintage de lujo online y hacerla accesible para que cada vez más personas se interesen en ella, llevarla a lugares donde no necesariamente tienes acceso a tesoros vintage. Es un nicho de mercado en crecimiento en un mundo lleno de lujo masivo. Algo vintage es cada vez más visto como una pieza de colección, algo así como el arte en la moda. Es también una pieza de historia y completamente eco friendly. El vintage es el futuro.

-De acuerdo a tu opinión, ¿cuál es el artículo más especial en el catálogo de Atelier Mayer y por qué?

Es difícil escoger porque hay tantas piezas exquisitas en la colección Atelier Mayer…En particular, atesoro un vestido de alta costura de Paco Rabanne de los años ’60, fabricado completamente con piezas de metal tejidas. Fue diseñado para

una actriz en la época y es muy pequeño, ojalá pudiera haberme quedado bien así no lo vendería jamás. Hay otras piezas que me encantan como prendas de Yves Saint Laurent y Lanvin de los años ’60 y ’70, Pierre Cardin, Alaïa, Galanos, Chanel, Hermès, Ungaro, Dior, Blass, Givenchy, de la Renta, Clark, Halston y Pucci por nombrar solo algunos.

-¿Qué opinas, como amante del vintage, que cada vez más diseñadores crean colecciones semejantes a piezas de otras épocas?

A menudo puedes ver cómo diseñadores nuevos están cada vez más influenciados por piezas vintage; creo que es interesante ver de qué manera la moda está en constante reinterpretación.

-Me encantaría conocer la colección privada de tu abuela, ¿podrías describirnos algunas piezas?

Tengo varias de sus piezas, junto a su colección de guantes que adoro y paraguas de cocodrilo. Mi abuela me diseñó el vestido para el baile de debutantes cuando cumplí 16 años (en Austria realizan una gran temporada de bailes que va desde noviembre hasta marzo). El traje era un sueño de tul blanco, satín y bordados a mano; me sentí como una verdadera princesa, al estilo Sissi o Leopoldina.

-¿Qué aconsejarías a alguien que ama la ropa vintage pero no tiene suficiente dinero para adquirir piezas de diseñadores?

No todo debe tener una gran etiqueta; existen muchas piezas sin firmas en el mercado con excelente calidad y diseño, lo que encuentro sumamente inspirador. Busquen alta calidad en piezas vintage y no se equivocarán. Confíen en sus instintos; si no están seguros, no compren.

Atelier Mayer también mezcla lo vintage con nombres actuales del diseño, como Rafael Lopez. ¿Cómo seleccionas a estos diseñadores?

Tenemos colecciones cápsula de diseñadores contemporáneos creadas exclusivamente para Atelier-Mayer.com inspiradas en el vintage, tal como la colección de encaje de alta costura de Rafel Lopez o los broches de Katherine Alexander. Siempre busco diseñadores que se que están directamente inspirados por el pasado, pero usando técnicas modernas para crear piezas contemporáneas e interesantes.

-De acuerdo al vintage, ¿cuál sería tu época favorita?

Me encanta particularmente los años del Space Age en los ’60, los salvajes ’70 así como los revolucionarios ’20. El buen vintage tiene que ser moderno; particularmente, amo YSL y Lanvin de los ’60 y ’70.

-Por último: un diseñador, un icono, una canción y una película que te inspiren

Amo a YSL; era un genio y estoy muy feliz de haber trabajado para él durante varios años. Me inspira la arquitectura y los muebles de Josef Hoffman, quien creó alguna de las más increíbles piezas durante la época de la secesión de Viena. Era tan revolucionario y su opinión y diseños eran tan modernos, ¡fue capaz de imponer estampados de lunares en el año 1900! Era el Damian Hirst de su tiempo.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta