Ricardo Domínguez: “Es chévere ser el modelo andrógino colombiano”

Ricardo Domínguez: “Es chévere ser el modelo andrógino colombiano”

Fotógrafos y diseñadores adoran el androginismo, esa condición especial de algunos pocos que conjugan en una sola persona características femeninas y masculinas. Su versatilidad hace que sean muy demandados hoy en día, en un mundo en donde la línea de lo femenino y masculino se difumina con rapidez. En el Poblado de Medellín, lugar bohemio de la ciudad colombiana del mismo nombre, Ricardo Domínguez recibió la primera oferta para hacer fotos. 

Foto de portada: Ace Amir

Los artistas, fotógrafos y diseñadores que frecuentaban el lugar ya habían puesto la mirada en este chico alto y delgadísimo y adivinaban su potencial. Paulatinamente, fue adquiriendo notoriedad en el medio colombiano y empezó a hacer fotos y pasarelas con frecuencia. “Yo creo que todo comenzó oficialmente cuando hice una campaña para una marca que se llama Alado en 2011, luego después de eso vino mi primera Colombia Moda y mi primera editorial para una revista impresa”. Hace cuatro meses y con 19 años, Ricardo se mudó de Medellín a Bogotá, firmó con Contacto Básico, su primera agencia, y está decidido a trabajar duro por hacerse aún más conocido. Es Ricardo Domínguez, el Andrej Pejic latinoamericano.

Foto: Ace Amir

 ¿En tus inicios posabas como hombre o mujer?

Al principio, las primeras cosas eran como chico, pero ya en la campaña de Alado empecé a explotar mi lado andrógino. La otra campaña que hice, la de Patricia Mejía, también fue de chica. Las fotos de las editoriales que he hecho han sido en su mayoría masculinas.

El mercado de la moda en Colombia tiene cierto grado de desarrollo, pero como país latinoamericano es aún bien machista. ¿Cómo ha sido insertarse en el medio desde la androginia?

Por más que sigamos siendo un país cerrado, es chévere ver que las personas se fijan más en la calidad de las fotos que si estoy posando como hombre o como chica. La magia de mis fotos es la versatilidad. Muchas personas me han dicho que les gustan mis fotos porque son diferentes, que tienen algo especial que no hay acá. Es chévere ser el modelo andrógino colombiano. 

Foto: Marisol Castaño

¿Cómo reaccionaron las marcas, los clientes con tu irrupción en la escena del modelaje colombiano?

Me ven como el modelo que parece chica, con la mirada arrolladora, al que se le mueve al cabello de manera especial. Todo ha sido positivo, nunca he recibido un comentario negativo.

Has hecho pasarelas tanto femeninas como masculinas, cómo ha sido aprender a caminar como mujer?

Da mucho miedo, por los tacones. En fotos es muy distinto, brinco, corro y todo, pero en la pasarela me da un poco de miedo el caerme.

Foto: Walter Acosta

 Se ha dicho que eres el Andrej Pejic latinoamericano, ¿te gusta la comparación?

Es muy chévere que las personas consideren algo asi, pues Andej Pejic es alguien que ha logrado muchas cosas y reconocimientos en la moda. Ser considerado el equivalente colombiano o latinoamericano de eso es algo muy positivo, sin embargo considero que aunque la androginia sea muy significativa en mi, no es lo mas grande. Está bien que me conozcan como el modelo andrógino, pero que después vean también que no soy sólo eso.

Foto: Marisol Castaño

Aparte de androginia, ¿cuáles crees que son tus herramientas, entonces?

Mas que todo la versatilidad que logro proyectar. También algo que rescato mucho en mi es la personalidad, la calidez humana que hay que tener. No se trata sólo de ser una persona bonita y posar bien, sino también ser una persona positiva e influir en las cosas con buena energía. No soy sólo andrógino, también puedo ser muy masculino si se necesita, es una dualidad interesante.

Foto: Marisol Castaño

¿Por que desmarcarse de la etiqueta de andrógino?, ¿por que no explotar al máximo tu principal característica?

Quiero llegar a ser un modelo completo. Muchas personas dicen que yo soy un modelo que encajo mejor en lo editorial que en lo comercial. A mi me encanta que me reten, entonces quiero demostrarle a las personas que puedo hacer bien ambas cosas. Una de las maneras de ser comercial, es dejar un poco atrás la faceta de hacer tantas fotos como chica y decirle a los fotógrafos que también puedo ser un chico rudo, deportista, vampiro, lo que sea. Antes era muy divertido y era un reto hacer las fotos como chica, pero llega un momento donde no es tan desafiante. Quiero nuevos retos y metas, aunque también entiendo que esto del modelo andrógino está recién comenzando, sólo que es bacano abrirme a las dos cosas y no sólo cerrarme a una. Tampoco el mercado acá en Colombia da para hacer tantas fotos de chica, tal vez en otro país da para explorar mi lado andrógino mucho más.

Foto: Marisol Castaño

¿Cómo tus estudios de teatro influyen en tu desempeño como modelo?, ¿te da herramientas para hacerlo mejor?

Yo no pensé que mis estudios de actuación fueran tan relevantes, pero mi booker siempre le recalca eso a los clientes, que mi histrionismo es por mis clases de actuación. Siempre me ha gustado la actuación y es lo que quiero que sea mi vida. Ya son cinco años de clases y la verdad me ayuda a cambiar en un segundo emociones, miradas y movimientos. Gracias a la actuación he conocido mejor mi cuerpo y a sentirme mejor en él.

Foto: Marisol Castaño.

Ricardo busca proyección en el mercado internacional y ya está sondeando posibles destinos donde hacer carrera. Sueña con las pasarelas europeas y asiáticas. “Creo que afuera puedo explotar mejor mi potencial”, dice con la misma sonrisa que lo acompañó durante toda la entrevista.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta