Lauren Hutton y el primer contrato millonario de una modelo

Lauren Hutton y el primer contrato millonario de una modelo

Janice Dickinson acuñó el término  en los ’70, cuando decidió que una modelo que trabajaba tanto como ella era “super”. Dovima, Twiggy y Jean Shrimpton viajaban por el mundo posando como nadie y todos las conocían por su nombre, pero Lauren Hutton fue quizás la primera supermodelo al convertirse en millonaria: en 1974, la compañía de cosméticos Revlon fue la primera en contratar de manera exclusiva a una modelo –Hutton-, pagándole más de seis cifras por año.

Lauren Hutton no era otra rubia más en un mar de bellezas típicas; su personalidad y su indiscutida marca de dientes separados la llevaron a otro nivel. No se conformaba con posar y ganar dinero; siempre quiso sobresalir, y para ello trabajó como conejita Playboy de un club, al igual que Deborah Harry. En 1966 llegó a Nueva York, donde Diana Vreeland la descubrió y la dejó en la portada de Vogue a cargo de Richard Avedon, quien se emocionó al ver que la chica sabía moverse.

Mientras negociaba editoriales, decidió actuar en el cine. Apareció al lado de Yves Montand, Marcello Mastroianni y por supuesto Richard Gere, en su rol más recordado en “American Gigolo”. Pero su contrato con Revlon en 1974 le abrió los ojos a otras modelos, quienes pronto perseguían lo mismo. Ya no se trataba solo de portadas –aunque Hutton ostenta el record de Vogue con 25-, sino también de ser reconocida por el nombre, crear una marca con la imagen y además, ganar varios contratos exclusivos; ese era el futuro de las supermodelos que Hutton pavimentó.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta