Impresoras de ropa: el proyecto de diseño del futuro

Impresoras de ropa: el proyecto de diseño del futuro

La posibilidad de reutilizar ropa vieja para hacer nuevas prendas con ellas es una solución que ya muchos han decidido tomar. Pero si a esto proceso de reciclaje le agregamos una impresora 3D, elegiríamos un diseño de alguna marca o diseñador, y en tan solo algunos minutos, lo podríamos elaborar e imprimir al instante desde la comodidad de tu casa. Esta alternativa empieza a sonar cada vez más a un cuento de ciencia ficción, sin embargo, un producto con estas características podría estar más cerca de la realidad de lo que esperamos, o al menos alguien ya la pensó por nosotros.

El diseñador industrial de origen estadounidense Joshua Harris, junto a un grupo de colegas, ha ideado una impresora de ropa que permitiría llevar la producción de prendas desde las fábricas hacía las casas. Preocupados por la re utilización de materiales, pero por sobre todo de la creciente urbanización y reducción de los espacios de las viviendas actuales y futuras, este grupo de diseñadores pensó este proyecto como una solución para eliminar clósets, lavadoras y secadoras, lo cual permitiría un ahorro de espacio significativo. Por otra parte, esta iniciativa permitiría una reducción en los gastos de envío, así como los desechos generados por las industrias textiles y el Retail.

Pero ¿cómo funcionaría una máquina con estas características? Las impresoras 3D que actualmente existen utilizan hilos de plástico para crear las figuras y estructuras deseadas, hilos que en el caso de esta impresora serían de algodón. La idea de un artefacto doméstico con estas características permitiría jugar con la inmediatez de una manera insospechada hasta hoy, generando nuevas oportunidades para la industria de la moda, así como para el reciclaje. Por medio de una tienda Online, diseñadores, tiendas de ropa y grandes marcas podrían vender sus diseños en un formato digital, el cual sería inmediatamente impreso por sus consumidores utilizando cartuchos con el material específico requerido y que ellos mismos proveerían. Además esta impresora permitiría la re utilización de hilos, telas y tejidos de vestuario ya existente, los cuales al introducirse en la máquina, serían descompuestos e introducidos como hilos dentro de los cartuchos.

El proyecto quedó entre los semifinalistas del concurso Electrolux Desing Lab 2010, y aunque hoy no existe propiamente como tal, las tecnologías para que éste lo sea ya existen y podrían ser desarrolladas a nivel masivo si las condiciones se muestran favorables en un futuro próximo. Tal como Joshua Harris plantea, esta impresora textil ha sido diseñada pensando en el año 2050, por lo que aún queda tiempo para dejarnos sorprender y ser testigos de una posible revolución de la industria de la moda y el textil, en donde la necesidad de adquirir las nuevas tendencias vendrían de la mano de una propuesta ecológica y de re utilización.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta