No Trends: La tendencia de 2013

No Trends: La tendencia de 2013

Hubo un tiempo donde inmediatamente finalizados las más importantes semanas de la moda del orbe, los expertos -incluso los no tanto- podían adelantar cuáles serían las tendencias que reinarían en la temporada siguiente. Ese tiempo parece haber llegado a su fin. Los analistas de las compañías de forecasting hablan que 2013 será un año difuso en lo que a tendencias se refiere. Nada muy fuerte en términos estéticos que pueda definir lo que se vendrá el año que sigue. 

¿Alguien volvió alguna vez a escuchar el clásico “three is a trend”? Hoy por hoy, los desfiles parecen ser una muestra de la individualidad estética de su diseñador, más que un eco de la tendencia imperante. Tiempo atrás, las pasarelas estaban todas teñidas por un cierto aire de uniformidad, al menos en lo que a inspiración se refiere. Las musas solían ser la misma para un puñado de casas de moda. Hoy, los referentes son tantos, la información que procesar es tan basta, que los diseñadores han hecho de ello una potente forma de desarrollar sus individualidades al máximo.

Reemplazamos el “three is a trend” por el “it pants, it shirt, it bag”, etc., lo que demuestra que las tendencias desde ya hace algún tiempo se han vuelto un terreno díficil de abordar y errático de pronosticar, hoy se apuesta por piezas, más que por un total look  inspirado en una pasarela o tendencia en particular. Evidentemente, el internet y el streetstyle tienen mucho que ver en todo este fenómeno. Con la llegada de las tiendas virtuales, las marcas ya no tuvieron que optar por exhibir el pantalón a la cintura o el pantalón a la cadera, el problema del espacio fìsico ya se había solucionado. El streetstyle por su parte es proveedor de vital información a las marcas respecto a que está pasando en las calles, para luego llevarlo a las pasarelas. Como la información que viene de la calle es tan amplia y diversa, las pasarelas son igualmente heterogéneas.

Así las cosas, el 2013 se anuncia como un año escaso de grandes tendencias que vayan a uniformar las vitrinas de los retailers y casas de moda. Tímidas proyecciones adelantan que la oferta se moverá entre looks inspirados en menswear (nada que no hemos visto antes) o looks más ladylike. Los colores más presentes serán los colores audaces y vivos, pero también veremos los clásicos negro y blanco y colores neutros. En las telas predominarán las sedosas y seductoras, pero también habrá espacio para texturas más rígidas.

¡Qué jugada, precisa y acotada predicción!

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta