10 años de Alber Elbaz en Lanvin

10 años de Alber Elbaz en Lanvin

Todo comenzó cuando el diseñador marroquí Alber Elbaz fue despedido luego de una temporada a cargo de Yves Saint Laurent, a fines de los ‘90. Aunque su elegancia era evidente, no llenó las expectativas del grupo Gucci –a cargo de la firma francesa- ni de Tom Ford, quien finalmente se hizo cargo en paralelo de ambas marcas; pero todo hacía prever que el destino de Elbaz sería escrito de mejor manera en Lanvin, marca a la que llegó el 2001.

En marzo de 2002, el diseñadpr debutó con gran acierto en la casa de moda que fundó Jeanne Lanvin en 1909, que tuvo gran éxito durante los años ’20. En esa era, Lanvin se convirtió en sinónimo de elegancia y modernidad, además de perfumería fina y belleza. Décadas después, el ascenso de Elbaz como Director Creativo de esta casa trajo consigo una frescura que pocas veces permanece tanto tiempo, de la mano de colores brillantes, una nueva identidad corporativa a través del azul y ropa más juvenil pero siempre inspirada en lo elegante.

Este año, Elbaz cumple 10 años al mando de la casa Lanvin, lapso en el cual ha podido reinventar el estilo propio de la casa de manera clara y rotunda, sin necesidad de bulladas polémicas a lo Slimane o Simons. Es casi uno de los únicos diseñadores que además de ser alabado por los críticos es querido por sus clientas y fans de la marca, mientras la elegancia para él no se trata de mantenerse al margen de la diversión –¿recuerdan el video donde bailaba reggaeton?-, sino hacer lo que más le gusta. Desde los vestidos con escotes en vuelo hasta la incorporación de modelos de todas las edades, Elbaz ha sabido manejarse en un negocio donde muchos tambalean por la presión.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta