París Fashion Week primavera/verano 2012-2013: Balmain

París Fashion Week primavera/verano 2012-2013: Balmain

Balmain es sin duda una de las marcas favoritas de todas las que se presentan en la pasarela de París Fashion Week, dado el carácter rockero y a la vez muy chic que el ex director creativo, Christophe Decarnin, supo dar a la casa hasta el año pasado. A principios del 2011, el joven y talentoso diseñador Olivier Rousteing releva a Decarnin y se hace cargo de las colecciones  prêt-à-porter de hombre y mujer, cosa que no ha hecho nada de mal. 

La visión más moderna y extrema del diseñador de 27 años ha logrado marcar una antes y después en Balmain, destacando sobretodo con sus propuestas femeninas que realizó para la temporada P/V 2012, O/I 2012 y esta vez, en la que presentó hace unos días la colección primavera-verano 2013. Para esta propuesta, marcada por la silueta masculina y poderosa de los años ’90, Rousteing se inspiró en Cuba. Dos elementos del país caribeño llamaron su atención: el suelos de baldosas con rombos en blanco y negro y el entretejido de mimbre del respaldo de las sillas. Estos dos elementos, muy comunes para todos, fueron trabajados de forma inusual en la colección, con estampados de rombos y con tejidos del mismo material de las sillas, haciendo de algunas piezas prácticamente objetos de arte.

Varias prendas siguieron la línea del diseñador, empeñado en crear vestidos rígidos, recargados visualmente y chaquetas sastre, largas y ajustadas, muy propias de Balmain. Con siluetas alargadas y finas, con hombros prominentes y cuadrados, con escotes en V y con cinturas marcadas, la colección dio paso a prendas de mezclilla, más holgadas y cómodas que dieron un vuelco positivo a la propuesta.

Paralelamente al trabajo estoico realizado con las estructuras tejidas en mimbre, las mangas tipo raglan, unidas a los costados por una sisa muy baja y que mantiene el brazo pegado al cuerpo, dieron una sensación de rigidez que no llama mucho la atención a la hora de querer usar una de esas prenda realmente. Pero sin lugar a dudas, los colores amarillos, blancos, negros celestes y nude y las diferentes texturas que nos llevaban de un liso extremo con cueros relucientes hasta enmarañados tejidos de mimbre, hacen de ésta una colección difícil de olvidar.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta