Los mejores looks de Mujer Bonita

Los mejores looks de Mujer Bonita

Julia Roberts, la “America’s Sweetheart” por excelencia, se encargó en 1990 de conquistar el mundo con un rol que marcaría la historia del cine: la irresistible prostituta californiana Vivian Ward en “Pretty Woman”. Con solo 23 años, los dotes de la actriz, que combinan frescura, espontaneidad, naturalidad y una belleza envolvente, se transformaron en un imán para los amantes del séptimo arte y por qué no decirlo, de la moda. Si bien su historia es más bien escabrosa, la Visa Oro Ilimitada en las tiendas de Rodeo Drive la hacen un sueño que todas quisiéramos vivir por un día.

Al principio de la década de los ’90, los looks del personaje llegaron a convertirse en una referencia estilística para muchas. A través de éstos, era posible reconocer el recorrido e historia del personaje y su evolución a lo largo de la película. Si bien al principio del largometraje, Julia lleva con orgullo el traje prostituta, compuesto por un minivestido de dos piezas blanco y azul, unidas por una argolla metálica, unas largas botas negras de charol y una chaqueta Oversize roja, luego evoluciona al icónico vestido que utiliza cuando Edward (Richard Gere) la lleva a un partido de polo. Aquí aparece el conocido vestido café con lunares blancos al mas puro estilo Polka Dot.

Pero ni uno de estos trajes logra el nivel e impacto que el memorable vestido rojo para la ópera logró causar en los espectadores. Diseñado por el estilista de la película, Marilyn Vance, con un escote en “V” y hombros caídos, el vestido se transforma en el look más sofisticado y recordado de la película. Combinado con unos largos e impecables guantes largos de seda blanca y una garantilla de diamantes y rubíes, la mezcla nos lleva a vestidos dignos de alfombra roja, e incluso al vestido John Galliano para Christian Dior que Mónica Bellucci se encargó de lucir en el festival de Cannes del 2009.

El vestido representa el apogeo de su transformación en una señorita de alta alcurnia. Es brillante, llamativo, con un color impactante y accesorios despampanantes y sofisticados que la hacen ver emblemática pero a la vez sexy y poderosa. Vivian es una representación de una metáfora, el paso de una mujer por variadas situaciones y escalas sociales y todo esto se ve reflejado en su vestuario a lo largo de “Pretty Woman”.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta