El rosado rebelde de las “Pink Ladies”

El rosado rebelde de las “Pink Ladies”

El rosado. El color femenino por excelencia. Delicadeza, sutileza, femineidad y dulzura. Si nos ponemos a pensar, desde que nacemos se nos es presentado de esta forma, pero en algún momento de la historia, allá por 1978 para ser más específica, aparecía un grupo de 4 mujeres en la pantalla grande que venía a romper con el paradigma: Rizzo, Frenchy, Jan, y Marty, las icónicas “Pink Ladies” de Grease llegaban para imponer fortaleza, rebeldía y sensualidad de la mano del color rosa.

Es cosa de preguntarle a cualquier mujer contemporánea a esa época, luego de ver el musical de Randal Kleiser, ¿quién no quiso ser parte de las “Pink Ladies”? Siempre bien vestidas, llamativas, deseadas y poderosas. Hoy, millones de películas han tomado el concepto del “grupo de chicas malas y populares” y lo han replicado para armar sus dramaturgias, pero las originales provienen de los años ’70, y dejaron en la historia una nueva visión sobre lo que el delicado rosa podía hacer. Las “Pink Ladies” son nada más que entretención y sensualidad sacudiendo la preparatoria Rydell High.

Las icónicas chaquetas usadas por estas chicas son hoy leyenda. Con el nombre de su grupo bordado en negro y el rosa de fondo en raso brillante, la prenda se transformó en un must de la época, a pesar de estar basada en una moda 20 años anterior al estreno de la película,  influenciadas por el estilo de Elvis Presley. Cuellos levantados, peinados altos y estilizados, calzas negras de cuero, calcetas a la vista y zapatillas: el look se transformaba en una mezcla perfecta entre femineidad, poder y sensualidad.

La pregunta es ¿por qué este icono queda incrustado en la sociedad de la manera que lo hace? Este grupo de chicas aparece en una época en la que los adolescentes estadounidenses comienzan a buscar su estilo propio, diferente e independiente del de sus padres. La búsqueda del estilo se ve enfrentada entonces a 4 chicas que llegan a imponer una forma de ver el mundo, de revelarse contra la sociedad y de demostrar que los límites de la sensualidad no se atribuyen solo a los vestidos, las faldas y los zapatos de taco.

Las Pink Ladies de esta manera son un paradigma de la moda de la época, una influencia en las películas actuales, y las iniciadoras de un movimiento que pretendía sacar a la mujer de su rol pasivo y secundario para entregarle el poder que merece y la sensualidad que posee, todo de la mano del color que le es conferido desde el nacimiento: el rosa.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta