Documental: Helmut Newton, Frames from the Edge (1989)

Documental: Helmut Newton, Frames from the Edge (1989)

El año 2010, la dupla de fotógrafos Mert Alas y Marcus Piggott decidió bordear los límites de la moda al incluir una serie de fotografías de modelos famosas en la portada de la revista Love, completamente desnudas. Lara Stone, Kate Moss, Naomi Campbell, Natalia Vodianova, Amber Valetta, Daria Werbowy y otras más posaron en fotografías en blanco y negro. Sin embargo, esta iniciativa no fue más que un homenaje o reinterpretación del trabajo de quien se atrevió a desnudar y sexualizar la moda desde los años ’60: Helmut Newton, el mismo que aparece como sujeto principal del documental “Frames from the Edge” (1989).

Un verdadero maestro de la fotografía erótica que le enseñó el camino a Guy Bourdin, Chris Von Wangenheim e incluso a Terry Richardson, Newton condensó a fines de los ‘80 su serie de mujeres desnudas bajo el título “Big Nude Series”, la misma obra que aparece en el documental de Adrian Maben. “Me encanta Los Ángeles, no así tanto San Francisco, que parece una ciudad preocupada de mostrar cultura. Me importa una mierda la cultura”, señala el fallecido artista alemán durante sus primeros diálogos en cámara, en una cruzada que además de mostrar entrevistas intercaladas nos muestra la opinión de amigos y colegas de la moda. “El trabajo de Helmut es el que más se puede reconocer entre todos los fotógrafos, más que Avedon o Bourdin”, dice Karl Lagerfeld en una escena.

Catherine Deneuve, June Newton, Charlotte Rampling, Robert Evans, Sigourney Weaver, Faye Dunway y otros personajes se mezclan con muestras de su trabajo en los 95 minutos de documental, donde lo que importa es conocer el mundo de uno de los primeros fotógrafos en incluir desnudos en revistas como Vogue o Vanity Fair. “La mayoría de los fotógrafos son aburridos, creen ser Rembrandts o que están filmando obras de arte”, asegura Newton, quien a fin de cuentas se roba el metraje con sus frases e intervenciones. Y por supuesto, este trabajo incluye muchas sesiones de fotografías donde varios aseguran que Newton calculaba hasta el más mínimo movimiento para transmitir esa fuerza erótica que rodeaba su trabajo, el que aun podemos reconocer en diferentes archivos.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta