Los Westmore: La realeza del maquillaje Hollywoodense

Los Westmore: La realeza del maquillaje Hollywoodense

La familia Westmore puede ser considerada en nuestros días como una de las más impresionantes dinastías de Hollywood, codeándose con otras importantes familias del negocio de cine como los Barrymore, los Huston, los O’Neal, los Culkins y los Baldwin. Los Westmore son el único apellido de la centenaria historia de Hollywood que se extiende por décadas y está implicado en una enorme cantidad de producciones a través del maquillaje. 

Seguramente no los reconoces tan fácilmente, y más probablemente aún, no tienes idea de quiénes son. Pero te sorprenderá saber que ya has visto el trabajo de la familia Westmore en más de una ocasión. El comienzo del negocio Westmore (hacia el año 1917), coincide con la fundación del primer Estudio de maquillaje de Hollywood. En una época en la que las películas aun no eran habladas, George Westmore, el patriarca del negocio, identificó la necesidad de maquillar los protagonistas y todo el equipo de actores para crear lo que ahora conocemos como las estrellas de Hollywood. George implantó que las actrices debían adoptar una imagen que las hiciera ser reconocibles para el público y que les permitiera destacar entre la multitud.

Hasta ahora ya han sido cuatro las generaciones de la familia que se han dedicado a servir a Hollywood como maquilladores. Seis fueron los legendarios y escandalosos hijos de George: Perc, Ern, Monte, Wally, Bud y Frank, los cuales muy prontamente eclipsaron el trabajo de su padre haciéndose acreedores del éxito del negocio. Hacia 1926, Monte, Perc, Ern y Bud habían entrado en la industria para convertirse en los principales artistas del maquillaje y de las prótesis de los más importantes estudios de Hollywood.

Desde “Lo que el viento se llevo” hasta “El planeta de los simios”, y pasando por “El jorobado de Notre Dame”, “Star Trek” y los looks de Bete Davis, entre muchos más, los Westmore son los reyes de la transformación facial. De hecho, Universal, Warner Bros., 20th Century Fox, Paramount, todos estos grandes estudios del cine yanqui los han llamado a ser parte de sus creaciones, y de forma especial les han encargado la confección de mascaras, prótesis y segundas pieles de diferentes personajes de ciencia ficción. Todo esto los llevó a acreditarse una estrella en el paseo de la fama.

La familia, en conjunto, construyó el “Salón Westmore”, que se dedicó a servir tanto a estrellas como al público en general. Las generaciones posteriores a George y sus hijos han perpetuado el apellido, y entre ellos están los hermanos Miguel y Marvin, que se han destacado con la creación de efectos especiales de maquillaje en películas como Blade Runner, La máscara y Toro Salvaje. Además, algunos de los Westmore de la generación actual se han convertido en prominencias del arte del maquillaje, no solo trabajando en películas u obras de teatro, sino también en maquillaje terapéutico para victimas de quemaduras faciales, enfermedades y accidentes. De esta manera, el apellido Westmore se instala en Hollywood como un sinónimo de “arte de maquillaje” que no parece darse por perdido al menos por unas décadas más.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta