Hablando de estilo con los hermanos Santiago y Cristóbal Rodríguez Costabal, los protagonistas de la nueva película de Alberto Fuguet, “Cola de Mono”

Hablando de estilo con los hermanos Santiago y Cristóbal Rodríguez Costabal, los protagonistas de la nueva película de Alberto Fuguet, “Cola de Mono”

Fotos: @pabizq, Instagram actores, IMDB.

La quinta película de Alberto Fuguet se estrena hoy en los cines chilenos y se titula “Cola de Mono”. Ambientada en 1986, sigue el estilo coming-of-age en medio de la represión familiar y social chilena, convirtiéndose en un cuento erótico de tintes queer. Los hermanos Santiago y Cristóbal Rodríguez Costabal encarnan a Vicente y Borja. Mientras el primero tiene varios créditos a su haber, es el debut del segundo en la actuación y quisimos aprovechar este momento para hablar de la cinta, de estilo y también de influencias estéticas, aprovechando la época en la que se ambienta la película.

-Primero, cuéntennos cómo se vincularon al cine y cuáles fueron sus primeras películas favoritas.
S: Mis primeros recuerdos con el cine se vinculan a salidas familiares a ver películas de Disney; creo que “Blanca Nieves” fue la primera película que ví. Luego se fue haciendo costumbre ir todos los fines de semana con mi papá a ver alguna película a cines que hoy en día ya no existen. También el famoso Blockbuster, arrendamos muchas películas que vimos y nos repetíamos. Recuerdo harta película noventera hollywoodense como “Jurassic Park”, “Abracadabra”… mi favorita era “Mi pobre angelito 2: Perdido en Nueva York”, que veía con mis hermanos y primos una y otra vez cada Navidad donde mis abuelos. Mi abuelo había grabado un VHS con la película de Canal 13 y nos sabíamos los diálogos de memoria. Recuerdo también que me provocaban fascinación y un poco de miedo las películas de Tim Burton, “El extraño mundo de Jack”, “Beetlejuice” y “El joven manos de tijera”…
C: Desde muy niño, con mi papá y mis hermanos íbamos religiosamente al cine todos los sábados en la mañana, logró ser una linda tradición. Mis primeros recuerdos en el cine los asocio a películas como “El Rey León”, “Star Wars” o “Space Jam” (película favorita de la niñez). En esa época no era tan fan del cine como lo soy ahora, andaba más pendiente del fútbol que de otra cosa. Me gustaba más la experiencia de ir al cine que las películas mismas, pero recuerdo que la primera película que me perturbó y me dejo tarea pa la casa, por así decirlo, fue Taxi Driver. La vi una vez y no me gustó tanto, la vi por segunda y ahí fue bien power la experiencia.
 
-En Cola de Mono, viven como personajes ambientados en los años ’80. ¿Cómo es su relación con la estética de esa época?
S: Mi relación estética con los ’80 creo que la tengo más que nada por fotos y recuerdos. Yo nací el 88, por lo que me acuerdo con más facilidad de todo lo que tuvo que ver con los ’90. Pero de los ’80, tengo clavadas algunas imágenes… las hombreras que usaba mi mamá, los shorts cortitos de mi papá.. También peinados y alguna que otra música.
C: Me pasó que en la prueba de vestuario para la película me quería llevar todo, porque era ropa muy estilosa. Me gusta la ropa de época, uno piensa en las fotos de nuestros papás cuando eran jóvenes y es muy divertido. También en ciertas películas con ese look, como “Boogie Nights”.
 
-¿Cuáles serían según ustedes las diferencias de estilo entre Vicente y Borja?
S: Vicente es más controlado, ordenado, metódico, organizado que Borja. Estudia Arquitectura, por lo que su look es algo más perno y formal. Borja es más idealista, soñador, por lo que viste un look más infantil. También Vicente es más recatado y pudoroso, por lo que no le gusta mostrar mucho su cuerpo, viste más con poleras y camisas. Borja no tiene problemas en andar semi desnudo o con musculosas de la época.
C: El estilo de Borja es más extrovertido y más directo que el de Vicente. No le interesa encajar, no se deja llevar por modas. Borja tiene miedo, pero no siente culpa. Vicente siente culpa, pero no tiene miedo.
-Hemos visto proliferar hermosas historias alrededor del mundo acerca de la homosexualidad y la exploración del amor y lo sensual. ¿Cómo creen que ha sido la relación de Chile con películas de temáticas queer?
S: Creo que el cine chileno ha abordado en el último tiempo con mayor profundidad y sensibilidad las temáticas queer o historias vinculadas a las minorías/disidencias sexuales. Quizás en el pasado, se abordaba más desde el arquetipo al homosexual… mostrar al travesti pobre, recordando por ejemplo la película “B-happy”. Hoy en día hay mayor variedad y distintividad en las historias que se cuentan. Destaco la película “Mi último round”, “El pejesapo” y más ahora último “Jesús” y “Marilyn”.
 
C: Ha sido muy bacán ver que cada vez hay más historias que visibilicen el amor o el desamor homosexual y trans. A Chile le hace fantástico que sigan haciendo estas historias, para que aprenda a sensibilizarse y a humanizarse un poco. Ha habido el espacio y la producción y el presupuesto para estas historias, lo que falta es que más gente vaya al cine a verlas.
-Hablemos de sus propios estilos. Ahora que han tenido que aparecer en eventos oficiales y presentaciones de Cola de Mono, ¿cómo ha cambiado su propia relación con el estilo y la moda?
S: Siempre me ha gustado la ropa, y más que la ropa tener un estilo personal, saber combinar prendas para dar con un look que me acomode. Soy bastante de poleras básicas de un color. Soy fan también de las camisas con diseños más alocados o patrones de colores fuertes. Recuerdo que cuando presentamos la película en el Outfest, en Los Angeles, me atreví para la inauguración con un smoking pero en vez de pantalón largo, shorts. Entonces el énfasis lo puse en la camisa que escogí, que era negra con guacamayos rojos y en los calcetines, que quedaban a la vista. Fue una buena elección porque combinaba un estilo formal con algo más relajado… algo veraniego perfecto para el clima californiano y atrevido para la ocasión también. Recibí más de un “I love your shirt”.
C: Yo en el día a día me visto muy “normal”; como decía antes me gusta la ropa antigua, con estilo. Para mí el estilo es algo así como la carta de presentación más definitiva que puede haber. No se trata de prejuzgar a otro por su vestimenta, sino que te da a entender “el estilo” de la otra persona, qué es lo que busca mostrar, cómo se busca mostrar y eso a uno le puede gustar o no. La subjetividad máxima. Para Outfest nos mandamos a hacer un par de trajes con Wendy Pozo. Yo quedé con uno azul y uno negro, elegantísimo. Nunca había tenido un traje hecho a medida para mí, siempre había alterado chaquetas que me donaba mi papá con pantalones negros que tuviera en el momento. Esos trajes usé para todos los estrenos de la película, alternando camisas y poleras dependiendo de la solemnidad del evento.
 
-Si pudieran definir sus influencias estéticas (hablando de músicos, iconos, etc.), ¿quiénes serían y por qué?
S: Disfruto mucho al ver a las drag queens gringas y locales, por cómo están siempre trabajando con los referentes de moda, de música, de modelaje… y por construir desde la creatividad una estética única más allá del género binario.
Me gusta la estética ochentera de Soda Stereo y músicos británicos como David Bowie, Freddie Mercury y Jim Morrison. Siento que son hombres que no tuvieron miedo a arriesgarse con la moda, a coquetear con un estilo más andrógino, a usar maquillaje, pantalones apretados… Es interesante cómo abrazaron su femineidad y construyeron estéticas propias que son alabadas y respetadas hasta el día de hoy.
C: UFFF, qué buena pregunta. Mi influencia máxima diría que es el estilo urbano afroamericano. El look de los raperos de los ’80, ’90. Igual tampoco soy de usar pantalones anchos ni poleras grandes. Me gusta el jockey clásico, me gustan las poleras de fútbol igual. Influencias estéticas podrían se, no sé, ehhh Lou Reed, Mark Renton (el personaje de Ewan McGregor en “Trainspotting”), Bronko Yotte. Una cosa media punk, pero sobria, british y rapera a la vez.
 
-¿Qué podemos esperar de sus personajes y la cinta Cola de Mono?
S: Pasiones ocultas, secretos que salen a la luz en una noche extremadamente calurosa en Navidad. “Cola de Mono” es una película jugada y atrevida, que toma referentes de la época que habla, los ’80, pero con una mirada nueva. Los personajes se muestran en su intimidad, vulnerables pero también sexies. Se juega con el género del thriller, con el terror psicológico, pero también con el erotismo.
C: De Borja pueden esperar ver a un alma libre descubrir su sexualidad y la de su hermano en medio de una noche maldita, repleta de violencia pero también de ternura y de emociones. Y nada más, para no spoilear y dejarlos con las ganas.
 
-Por último, dígannos una canción, una película y un libro que les inspire.
S: Canción cinéfila: “Yo quiero ser una chica Almodóvar”, Joaquín Sabina
Película: “Hable con ella”, Pedro Almodóvar
Libro: “Tengo miedo torero”, Pedro Lemebel
 
C: Canción: “I’m free now”, Morphine
Película: “Man on the Moon”
Libro: “El extranjero”

Comentarios

Andrea Martínez Maugard
Andrea Martínez Maugard

Periodista y Magister en Comunicaciones. Creadora de Martirio’s Way, un blog donde une la moda, la música y el cine, temas que mezcla de vez en cuando a través de sus posts en Viste la Calle.

También te puede interesar