Fiebre de Amikas: Cómo es ir al popular show de María José Castro y Valeria Luna

Fiebre de Amikas: Cómo es ir al popular show de María José Castro y Valeria Luna

Fotos: Lester Villarroel.

Una larguísima fila sobresalía desde la galería donde se encuentra el tradicional Cine Arte en Viña del Mar el sábado 02 de marzo, tipo 8 de la tarde. “¿Qué es lo que pasa?”, me preguntó una señora que parecía incrédula cuando le conté que se trataba de la grabación de un podcast de dos populares figuras de las redes sociales. Y así podría mantenerse cualquiera ajeno a este verdadero culto que nos recuerda la Beatlemanía, pero que cambia el pelo largo y guitarras por brillos y pieles falsas de colores. Y ahí nos aventuramos a explorar este mundo que tiene sus propios códigos unidos por alegría, risas, glamour, hombres y mujeres, casi todas las edades. Porque todes pueden ser Amikas o Amikos, eso quedó claro desde un principio.

María José Castro o Cotesuperm o Ladyganga y Valeria Luna refrescan la tradicional labor del copucheo colectivo. Porque comenzaron a través de las redes sociales a comentar todo tipo de noticias y contingencia farandulera –su fuerte, lo cual dejan en claro durante el show-, para seguir en un podcast llamado “Con ayuda de mis amikas”, el que ha ganado la atención de muchos, quienes se autodenominan amiko/as siguiendo el nombre que lleva el programa. La dupla cuenta con la ayuda de una implacable manager, @negracesante o la periodista Ángela Díaz, quien las acompañó en la incesante labor de ordenar al público desde que entró al Cine hasta que se sacó las últimas selfies con las chicas, pero además las teloneó con una pequeña muestra de stand up, el cual también ha practicado en su carrera. ¿Y en qué consistió Fiebre de Amikas? Cada podcast tiene su propia temática principal –que se adhiere a los principios de contingencia según las redes sociales y los famosos-, y en este caso se trató de analizar todo lo relacionado con el Festival de Viña del Mar. Gala, polémicas pobres o Pobrémicas, hitos de los peores invitados, el caso de las Kikas Silvas clones y la irrelevancia cada vez mayor del certamen. Todo por supuesto con las tallas y comentarios típicos de Castro y Luna, quienes no dudan en hacer reír a todes en el camino.

El caso de Amikas es único: logra reunir a muchas personas distintas en torno a temas cotidianos, con una sororidad pocas veces vista. Apenas entramos, se anunció que el fans club de la región daría un regalo a todos los asistentes, un cintillo que también me tocó recibir. Los aplausos no se hicieron esperar, tampoco los concursos: quién tira la gaviota más lejos homenajeando a Enrique Iglesias o quién llevaba la pancarta más original obtuvieron premios de los auspiciadores recopilados por la popularidad de las chiquillas. Y una larga jornada no se vio nada de mal para una mujer ajena a este culto pero con una gran curiosidad por ver cómo lucía desde adentro. “Me reí más aquí que con los humoristas del Festival”, me dijo Lester el fotógrafo cuando ya nos íbamos. Y así, vimos sellada la fama que toma cada vez más vuelo de Cote y Valeria, quienes por qué no, capaz veamos arriba de la Quinta Vergara alguna vez.

Comentarios

Andrea Martínez Maugard
Andrea Martínez Maugard

Periodista y Magister en Comunicaciones. Creadora de Martirio’s Way, un blog donde une la moda, la música y el cine, temas que mezcla de vez en cuando a través de sus posts en Viste la Calle.

También te puede interesar