Un nuevo caso de copia a un diseñador independiente: Saúl López v/s Dilara Findikoglu

Un nuevo caso de copia a un diseñador independiente: Saúl López v/s Dilara Findikoglu

Hace un año, el diseñador español Saúl López escribía un correo para solicitar una pasantía en el equipo de la diseñadora turca Dilara Findikoglu, quien goza de gran popularidad entre los diseños más atrevidos y alternativos de Europa. Pero su sorpresa fue máxima cuando descubrió que entre la nueva colección de Findikoglu, lanzada hace algunos días, se encontraba uno de los diseños que adjuntó en aquel mensaje, perteneciente a su propia colección llamada “Pandemia”. Y así, conocemos otro caso en el que un diseñador independiente ve cómo la copia se apodera de su trabajo.

“El 26 de Marzo de 2017 envié mi portafolio en PDF al email [email protected], con la intención de buscar prácticas en su estudio, ya que comunicó por Instagram esta oferta. Mi proyecto “Pandemia” y por lo tanto el look por el que he denunciado esta situación se encontraba entre este portafolio”, nos cuenta Saúl desde España. Además de subir la imagen comparativa de su diseño en forma de boceto en contraparte a la imagen que aparece en la campaña de la diseñadora, el español contactó a Findikoglu alegando que recibió una respuesta poco satisfactoria. ¿Por qué siguen ocurriendo estas situaciones, siguiendo la línea de lo que tiempo atrás expusimos con Gucci y otros dos creativos freelance? Para Saúl, todo tiene que ver con el privilegio y la falta de creatividad. “Pienso que siguen pasando estos casos en la industria por falta de valores y creatividad pero sobre todo, por aquellos que se posicionan en un plano de privilegio por encima de cualquier otro creativo, por el hecho de trabajar en una marca de influencia. Comprendo que un diseñador que tiene que sacar varias colecciones al año se quede sin ideas por la saturación, pero desde luego copiar no es la vía ni la solución”, argumenta López.

Nacido en Zaragoza y ahora estudiante de Diseño en Valencia, Saúl es uno de los tantos artistas que trata de encontrar un lugar en la difícil industria de la moda global, la cual cada vez parece más abierta ante las redes sociales y las influencias que pueden provenir de cualquier rincón, las cuales en algunos casos, no tienen orígenes muy claros ni tampoco éticos como hemos visto. “Le debo todo a mi madre y a padre por haberme apoyado y hacer posible mi sueño. Mi trabajo está constantemente relacionado con la denuncia tanto social, política como medioambiental: encuentro en el Diseño y el Arte una vía para comunicar mis ideas y transformar si es posible la realidad. Muy pronto publico mi proyecto final de título relacionado con la moda sostenible, en el que presento una marca cuyos valores pretenden establecer las bases de un consumo que lucha por frenar el cambio climático y la equidad”, nos cuenta Saúl. Luego de publicar la comparación en su cuenta de Instagram -la cual muestra claras similitudes en detalles, líneas y el propio estilo-, ha recibido gran apoyo. “Ha sido alucinante la respuesta de aquellos que han visto mi denuncia. Me siento orgulloso de que nuestra generación apoye y no tenga ningún miedo. No puedo explicar lo agradecido que me siento, no esperaba este recibimiento”, asegura. Y con respecto a lo que espera luego de la denuncia, dice que “espero de ella, que reconozca su error y que retire el traje de rayas de su colección, tanto en redes sociales como físicamente”. A ver si algo positivo resulta en todo este nuevo caso de copia.

Fotos: Instagram.

Comentarios
VisteLaCalle
VisteLaCalle

Tendencias, actualidad, historia y más.

También te puede interesar

Deja una respuesta