La Mona, carteras nacionales hechas a mano que unen lujo y artesanía

La Mona, carteras nacionales hechas a mano que unen lujo y artesanía

Las ideas sobre moda y emprendimientos nacionales son cada vez más llamativas y dan el giro en lo que se refiere a nuevo lujo: rescatar técnicas, materiales y confección a mano para incorporar en un clóset actual. Bajo este plano nos topamos en Instagram con @monasevistedeseda, una cuenta donde La Mona ofrece carteras de todos los estilos y colores tejidas con crochet. Pero el estilo que promueve Mónica Fuentes, su creadora, es el de aprovechar materiales y tejidos para demostrar que éstos productos pueden ser de lujo, al más puro estilo de grandes marcas y sus accesorios. Aquí les dejamos a La Mona en sus propias palabras.

-¿Qué es La Mona y cómo empezó el proyecto?

La Mona es una marca que nació de mi interés y habilidad por el tejido a crochet y la moda. Partí con este emprendimiento como una apuesta, con la idea de renovar y reinventar el crochet que vemos en artículos de decoración, que por lo general tienen el sesgo de ser hechos por abuelitas y ser muy tradicional y antiguo. A mi particularmente me gustan mucho, pero no había encontrado ningún producto como accesorio de vestir tejido que tuviera las cualidades que buscaba: moderno, vanguardista, transgresor. Así que comencé a tejer mi primera cartera y de ahí nació La Mona -marca registrada; me llaman Mona, por mi nombre, Monica-, comencé tejiendo para mí y luego mis amigas me empezaron a encargar carteras y mochilas.

Me lancé creando La Mona en Julio del 2017, tejiendo en mi tiempo libre, que es bien poco. Trabajo de lunes a viernes en un banco, soy casada y tengo dos hijos de 11 y 9 años. Por lo tanto, el tiempo no abunda. Tejía en las noches y los fines de semana. Al principio me alcanzaba el tiempo para cumplir con los encargos (el slow fashion necesita tiempo), y mis clientas estaban dispuestas a esperar, pero no sabía cómo me iría si seguía aumentando mi número de seguidores en Instagram @monasevistedeseda. Entonces fue cuando comenzaron a llegar los pedidos y más pedidos y además tomé el riesgo de participar en Bazar ED en Noviembre de 2017 con un stand sola y eso hizo que no diera abasto para entregar todas las carteras que me encargaban. Una cartera demora en promedio dos días, desde que la comienzas a tejer hasta que está finalizada y puesta en su bolsa. Los materiales que uso son cordón de seda, cordón de algodón, hilos de algodón (muchos de ellos traídos desde España o Turquía) Es un trabajo muy delicado y meticuloso, que requiere de mucha atención a los detalles.

 

 

Necesitaba ayuda, por lo que comencé a buscar avisos de mujeres que necesitaran trabajar y no se por qué pero empecé a tomarle atención a aquellas mujeres que por alguna razón no pueden salir de su casa por tener que cuidar a algún familiar, o por impedimento propio. Aquellas mujeres necesitan monetizar su tiempo, y eso era lo que yo andaba buscando, alguien que me ayudara a tejer y tuviera más tiempo que yo. Comencé con Rosy, quien es mi primera y principal crochetera y a quien quiero mucho. Le he enseñado prácticamente todo lo que sé y ha aprendido muy rápido, ella sabe tejer a crochet pero no sabía nada de La Mona y de cómo construir una cartera. Hice contacto con ella por Internet; no la conocía pero cuando la vi fue amor a primera vista. Rosy se encarga de tejer la base de mis carteras y yo hago el producto final. Le agrego etiquetas, armo la cartera tejiendo los fuelles y poniéndole los mangos y las cadenas, luego la envuelvo y la guardo en una bolsa de género. Todo muy bien pensado para que cada Poppy (nombre de los modelos), sea una experiencia de compra.

 

 

Tengo la ayuda de otras dos crocheteras (Silvia y Ana), con quienes cuento para cuando tenemos muchos pedidos, como cuando me preparé para Bazar ED, en donde necesitaba mucho stock y juntas terminamos 60 Poppys exhibidas en Bazar ED. Casi las vendimos todas. Fue una experiencia muy buena y me dio la posibilidad que la gente conociera mi producto. Una Poppy (como le decimos en La Mona), es una cartera o mochila o bolso, que lleva su nombre por el punto que usamos al tejerla, esos globitos característicos en cada una. El punto puede cambiar, pero el nombre ya se quedó y mis clientas ya le llaman Poppy a las carteras, por lo que no pretendo que eso cambie.

-La Mona promulga una moda colaborativa. ¿De qué manera se realiza ésto en cuanto a producción y diseño?

Dentro de lo diminuto que es hoy el negocio de La Mona, trato de promover una moda colaborativa que nos permita a todos los que estamos en este mundo progresar; lo hago con mis proveedores (todas marcas chilenas también de emprendedores), donde promuevo y menciono siempre su trabajo en mis redes en colaboración con La Mona (Cutulaser hizo las chapas de la Marca La Mona, Todo Arpillera se encarga de las Bolsas y de la impresión de las etiquetas, por ejemplo). Además capacito a Rosy, Silvia y Ana para que aprendan la manera particular de hacer mis carteras y con quienes tengo un vínculo de confianza muy fuerte. La Mona capacita y enseña conocimientos, da trabajo y promueve otros emprendedores.

 

– ¿Cómo ha sido el recibimiento de las carteras y de qué manera juegan también con los artículos de lujo en su diseño?

El recibimiento de La Mona ha sido muy bueno; para mi sorpresa, mucho mejor de lo que yo esperaba incluso. Varias mujeres me siguen en las redes sociales y he ido acumulando muchas clientas, no solo en Chile sino también en USA, Suiza, Panamá, Colombia, y España. Por ahora, La Mona está creciendo por lo que no me sorprendería que luego la veamos en alguna vitrina fuera de Chile. Eso es parte de los proyectos que tengo para el 2018, además de lanzar una página web y una colaboración con una bloguera chilena muy conocida.

-¿De qué manera pueden adquirir un modelo quienes gusten? ¿Puede ser un diseño personalizado?

Pueden contactarme por teléfono al +56996799635 o al mail [email protected] o escribirme directamente en Instagram a @monasevistedeseda con el modelo y color que les guste. Podemos hacer ediciones a pedido y colaboraciones con otras marcas.

 

 

-¿Quiénes componen el grupo de artesanas y cómo llegaste a trabajar con ellas? 

Muy pronto cuando lance la página de e-commerce estamos preparando material para que conozcan a mis crocheteras, he querido mostrar a algunas en las redes, ¡pero ellas no han querido porque son muy tímidas!

 

Pueden revisar las carteras de La Mona en Instagram y Facebook (@monasevistedeseda). Voy alimentando las redes con fotos de cada Poppy y además, con fotos de looks que yo misma uso todos los días para trabajar, y al mismo tiempo promover mi marca y para demostrar que una cartera tejida a crochet si puede ser un objeto de lujo si se hace bien.

 

Comentarios
Andrea Martínez Maugard
Andrea Martínez Maugard

Periodista y Magister en Comunicaciones. Creadora de Martirio’s Way, un blog donde une la moda, la música y el cine, temas que mezcla de vez en cuando a través de sus posts en Viste la Calle.

También te puede interesar

Deja una respuesta