Grandes estilos, grandes artistas: Leigh Bowery

Grandes estilos, grandes artistas: Leigh Bowery

El año 2002 fue estrenado un musical en Broadway inspirado en la escena New Romantic de los años ’80; fue protagonizado por Boy George, quien se encarnaba a si mismo, apareciendo junto a otros personajes inspirados en Steven Strange y Leigh Bowery, el artista y creador del original club Taboo, que le dio nombre a la misma obra. Bowery se convirtió en un personaje icónico, gracias a su versátil manera de aparecer como modelo, promotor de artistas, estrella pop e incluso diseñador de moda, llegando sobre todo, a establecerse como un referente gracias a su particular look. Gracias a él, Taboo se convirtió en la cuna más importante de la escena nocturna inglesa de los ’80, y Bowery en uno de los líderes de la cultura gay.

Maquillaje recargado, estructuras artísticas llevadas como trajes de moda e incluso, máscaras y prótesis faciales acompañaron la imponente figura de Bowery, quien hasta el día de hoy se mantiene como un enigmático personaje. La extravagancia era el mejor arma a utilizar por el australiano asentado en Inglaterra, quien no escatimaba en llevar desde sombreros fabricados con piezas de baño hasta trajes que lo cubrían completamente de látex, antes que otros personajes como Pandemonia lo hicieran. Con sus siempre impactantes creaciones estéticas, Bowery se convirtió en “musa” del artista Lucien Freud, y también del diseñador Rifat Ozbek. Además de protagonizar performances junto al dúo de diseñadores BodyMap, e influenciar a su amigo fotógrafo David LaChapelle, Bowery inspiró a otros como Divine, la famosa musa de las películas de John Waters, y también al protagonista de “Hedwig and the angry inch” (2001), película de John Cameron Mitchell.

Aunque murió el año 1994 debido a complicaciones relacionadas con el SIDA, Bowery alimentó el mito gracias a su influencia en las nuevas generaciones de asiduos a los clubes nocturnos o Club Kids de los años ’90, especialmente de Nueva York. Michael Alig y James St. James, dos integrantes de esta nueva generación, fueron retratados en la película del 2003 “Party Monster”, donde se deja ver claramente el estilo de Bowery en las fiestas temáticas. “The legend of Leigh Bowery” es un documental del año 2002 que apareció retratando todos los aspectos de la vida de esta figura, quien creía que la mejor tela para trabajar era la propia piel. Aquí aparece además, una de las entrevistas de culto de su carrera, donde el extravagante cantante Gary Glitter lo presenta como una figura llamativa y sumamente original, algo que la escena y cultura pop reconocen ampliamente.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta