Al fin ganó un Oscar: Los roles más recordados de Gary Oldman

Al fin ganó un Oscar: Los roles más recordados de Gary Oldman

Desde que comenzó a trabajar en el cine a principios de los años ’80, el actor británico Gary Oldman demostró que no había rol que no podía interpretar: skin heads, locos, hooligans hasta personajes históricos y de terror se mantienen en su largo prontuario como uno de los más respetados actores de Hollywood pero pese a lucirse en varias ocasiones, nunca había ganado un Oscar hasta este año. Con “The darkest hour” interpretando a Winston Churchill logró imponerse, pero hay más de un rol del pasado que de seguro se alza como favorito de más de alguno de Ustedes. ¿Cuál les gusta más?

Sid Vicious en Sid & Nancy (1986). Su parecido era cercano, pero toda su actitud y por supuesto el estilo punk que debía impregnarle al rol ya estaban allí. Navegó por la historia de una de las más potentes subculturas musicales como pocos, en esta historia basada en hechos reales.

 

Conde Vlad en Bram Stokers’s Dracula (1992). Era sensual, misterioso, terrorífico y único a la vez, encarnando a uno de los iconos del terror literario y cinematográfico. Aquí se transformó en un Drácula anciano, demoníaco y seductor.

 

Bex Bissell en The Firm (1989). Antes que se pusiera de moda analizar la violencia de los asiduos a partidos de fútbol en Inglaterra desde una perspectiva “taquillera”, Oldman ya había canalizado la naturaleza del fanático desvergonzado en esta película que trata de hooligans que van más allá del instinto y se centran completamente en una doble vida.

 

Jackie Flannery en State of Grace (1990). Quizás el rol que lo vio más atractivo desde un punto de vista físico, el de Jackie lo llevó a convertirse en irlandés en Nueva York compartiendo roles con Sean Penn y Robin Wright, mezclando su vida entre un pasado y presente mafioso y una amistad con un policía encubierto.

 

Stansfield en Leon (1994). El antagonista de la historia clásica de Luc Besson, el mismo que se emociona con la música clásica y descarga toda su psicopatía cuando debe enfrentar a quienes le mienten en el circuito de las drogas.

 

Bethoveen en Amada Inmortal (1994). Su rol debería haberle dado el Oscar en esa oportunidad, pero le ayudó a conseguir otro acercamiento a lo histórico desde una perspectiva romántica, que también le ayudó a conseguir en las grabaciones el amor de Isabella Rossellini.

 

Otros recomendados: Drexl True Romance, Sirius Black en Harry Potter, Zorg en El Quinto Elemento, Mason Verger en Hannibal.

Fotos: Zimbio.

Comentarios
Andrea Martínez Maugard
Andrea Martínez Maugard

Periodista y Magister en Comunicaciones. Creadora de Martirio’s Way, un blog donde une la moda, la música y el cine, temas que mezcla de vez en cuando a través de sus posts en Viste la Calle.

También te puede interesar

Deja una respuesta