Barón Adolph de Meyer, el primer fotógrafo de moda

Barón Adolph de Meyer, el primer fotógrafo de moda

Pocos nombres pueden dejar una huella tan indeleble en la moda, y ser reconocidos como pioneros en su estilo. Pero el llamado “Debussy de la fotografía” – según el propio Cecil Beaton-, no solo completó las características anteriores, sino también se convirtió en el primer fotógrafo oficial de moda a principios del siglo XX. Famosas actrices, modelos, bailarinas y diseñadores, fueron retratados bajo el lente del Barón Adolph de Meyer, el primer fotógrafo contratado por la revista Vogue en 1913, puesto que ocupó hasta 1921.

Cuando surgieron las revistas de moda a fines del siglo XIX, la ilustración era el centro de las portadas, editoriales donde se mostraban las tendencias y retratos de la sociedad en general. El art decó y la bohemia de los años ’20 acompañaron a diferentes nombres famosos en el rubro, como George Le Pape, el mismo que retrató la moda de Paul Poiret, o Eduardo García Bonito, que llevó sus dibujos a calendarios oficiales de la revista. Los fotógrafos de moda no aparecían aun en la escena, pero en 1903 un joven fotógrafo parisino que publicaba su trabajo en la revista Camera Work fue contratado para retratar a las tendencias en ropa de aquella época. Los vestidos largos y brillantes, una luz suave y el blanco y negro más elegante, forman parte de la técnica desplegada por Meyer, quien además pudo retratar a más de un famoso en su trabajo.

Uno de los bailarines más grandes de la historia, Vaslav Nijinski, formó parte de los modelos que aparecieron en el trabajo del fotógrafo. Una serie de retratos bajo el nombre de “L’Apres midi d’un Faune”, han sido mundialmente reconocidos y exhibidos en importantes museos. Paralelamente, Meyer trabajó para la revista Vanity Fair, donde retrató a la bailarina rusa Anna Pavlova, mientras en Vogue aparecían con su estilo actrices como Gloria Swanson, o íconos del arte como Gertrude Vanderbilt, tía de Gloria. El Barón tuvo además la oportunidad de capturar a Coco Chanel en plenos años ’20, para fotos que aparecieron en su próximo trabajo para Harper’s Bazaar, revista en la que se quedó desde 1923 a 1937. Sin embargo, su musa eterna fue siempre su esposa, la Baronesa Olga de Meyer, quien posó para varios de sus trabajos más conocidos. Pero en los años ’30, su estilo fue sustituido en las revistas por la modernidad surrealista de Man Ray o Lee Miller, y por ello se retiró a fines de los años ’30. Murió en 1949, y aunque la mayoría de su obra fue destruida durante la II Guerra Mundial, varios de sus trabajos y retratos, como los que realizó para campañas de moda en Elizabeth Arden, aun pueden ser vistos en museos como el MET en Nueva York o el Getty en Los Ángeles, Estados Unidos.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta