Ossie Clark, una historia de talento y decadencia

Ossie Clark, una historia de talento y decadencia

¿Qué tienen en común mujeres de distinta época como Twiggy y Liza Minelli con Naomi Campbell y Kate Moss? Todas ellas, a pesar de sus diferencias generacionales, usaron alguna vez un diseño de Ossie Clark, el talentoso diseñador británico que supo cómo hacer felices a las mujeres de los años 60 y 70 y cuyos diseños siguen volviendo locas a las amantes del vintage.

Ossie Clark vistió con diseños tan extravagantes como su personalidad a las celebridades más aplaudidas de su tiempo, entre las que se cuentan Penelope Tree, Marianne Faithfull, Talitha Getty, Bianca Jagger, Jean Shrimpton y Elizabeth Taylor. Su talento creativo lo llevó a ser sindicado por la revista Vogue en 1965 y con sólo 23 años, como uno de los modistos a los que había que poner atención. De ahí en adelante, su ascenso fue imparable, ganándose el apodo de “el maestro del corte”.

Sus creaciones destacaron por su perfección técnica y excelente moldaje. Se vanagloriaba de ser capaz de hacer con sus propias manos desde un brasier, hasta un par de zapatos, pero por lejos lo que sus clientas más demandaban eran sus vestidos. Todo lo que le sobraba de talentoso le faltaba de buen administrador. Estuvo muchas veces en quiebra durante su carrera y sus penurias económicas fueron, desde luego, limitantes a su talento.

La década del 70 fue testigo del apogeo y caída de este gran modisto. A pesar de ser abiertamente gay, en 1969 se casa con su antigua compañera de aulas Celia Birtwell de quien se divorcia a mediadios de los setenta. Ella, diseñadora textil, era la responsable de los estampados de los diseños de Clark y de poner orden y estabilidad en su vida. Junto con ese episodio de crisis personal, viene la crisis profesional la que fue gatillada por la llegada del punk a la escena musical, impregnando su estética a la moda londinense. Sus diseños que ocupaban telas como chifón y crepe no eran muy amigos de esta nueva estética más dura y que aborrecía lo romántico. El siguiente paso en su decadencia fue el alcoholismo que lo tuvo alejado de cualquier actividad creativa por algunos años.

En 1984, la marca londinense Radley llevó de vuelta al diseño a Clark, estando a cargo de su dirección creativa por dos temporadas. Sin embargo, estas fueron sus dos últimas colecciones, dado que no pudo resistirse a una vida desordenada de drogas y alcohol.

En 1996 muere asesinado por su amante italiano Diego Cogolato. Pero el gusto por lo vintage, hizo que reviviera en los cuerpos de famosas como Kate Moss o Nicole Kidman que desempolvaron sus impecables vestidos.

En Julio de 2003 el Victoria and Albert Museum de Londres inauguró una restrsopectiva en su honor, que repasó su trayectoria desde 1964 a 1974. En 2008 un empresario de la moda quiso revivir la marca y la relanza a manos del diseñador israelita formado en Central Saint Martins Avsh Aslom Gur, proyecto que tan sólo duró dos colecciones.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta