La influencia de las groupies, parte II

La influencia de las groupies, parte II

Jane Asher, Linda McCartney y Pattie Boyd: Más que groupies

En el mundo de la música, el término groupie es a menudo aplicado a quienes se emparejaron con famosos, pero ocuparon un lugar de musa que fue ampliamente codiciado pero reducido al lugar de unas pocas. En el caso de groupies/musas, son reconocidas aquellas mujeres que llegaron a la vida de ciertos integrantes de The Beatles y marcaron su huella con algunas de las canciones más famosas del cuarteto: Jane Asher, la actriz inglesa y casi esposa de Paul McCartney, no fue una groupies en el amplio sentido de la palabra, pero gracias a su larga relación con el músico dio paso a canciones como “And I love her”. En el mismo lugar apareció tiempo después Linda Eastearn, la fotógrafa que antes de tomar el apellido McCartney anduvo de farra con Jim Morrison, Mick Jagger y Jimi Hendrix. Patti Boyd, una reconocida modelo y musa del diseñador Ossie Clark, también apareció bajo esta silueta en su matrimonio con George Harrison, quien le dedicó uno de los temas más famosos de la banda, “Something”. Además, bullada fue la situación en la que Eric Clapton, mejor amigo de Harrison, se encontraba al estar enamorado de Boyd y tiempo después emparejarse con ella, dedicándole su tema “Wonderful tonight” y por supuesto, “Layla”.

Charlotte Martin era una cantante y modelo francesa que se emparejó con Clapton, tuvo un idilio con George Harrison y se casó en 1971 con Jimmy Page, relación de la cual nació la hoy fotógrafa Scarlet. Para la actriz Patti D’Arbanville, la vida le regaló el conocer a Cat Stevens en los ’60, y tener dos canciones famosas del artista inspiradas en ella: “Lady D’Arbanville” y “Wild World”.  Sus mismas aventuras están plasmadas en el libro y en la serie de VH1 “Let’s spend the night together”, de la famosa Pamela Des Barres, para quien “cualquiera que ame a un músico y guste de estar con ellos, es groupies”. Pero en los ’60, un nombre se convertiría en la versión “Swingin’ London” de Miss Pamela: Chris O’Dell. Con 20 años, la asistente de la discográfica Apple tuvo una canción de Ringo Starr dedicada en su nombre (“Miss O’Dell”), y también otras de parte de su novio, el cantante Leon Russell. Formó parte de los coros de “Hey Jude” de The Beatles, y además tuvo un idilio con Mick Jagger.

Por otra parte, Catherine James se convirtió con el tiempo, en una verdadera estrella de la escena groupie. En su adolescencia, fue amiga de un joven Bob Dylan, y a mitad de los ’60 se encontraba en medio de The Factory, posando para Andy Warhol y formando parte de sus fiestas. Mick Jagger, Jimmy Page y Jackson Browne aparecieron en su lista de amoríos, y al igual que Pamela Des Barres, contó todos los detalles en un famoso libro titulado “Dandelion”, que apareció el año 2007 y donde también relata sus aventuras con Eric Clapton. Y si hablamos de groupies/musas reconocidas más allá de sus andanzas con rockeros, no podemos olvidar a Marianne Faithfull y Anita Pallenberg, la dupla que aún cautiva a las nuevas generaciones por su estilo, influencia en la música y vida de los Rolling Stones y de íconos posteriores como Kate Moss o Sienna Miller, quienes las reconocen al igual que muchos como parte importante del rock clásico.

Anita Pallenberg y Marianne Faithfull, las musas originales

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta